El mundo le da más margen a Yellen

26 de abril, 2016

El mundo le da más margen a Yellen

La Reserva Federal no subirá las tasas de interés en su reunión de esta semana y tampoco lo haría en la de junio según la opinión de la mayoría de los analistas. Ahora predomina la visión de que habrá una sola suba de tasas en 2016 –en septiembre o en diciembre– y no dos como se creía a comienzos de año.

En sus últimos comunicados, la Fed dejó en claro que estaba tomando cada vez más en cuenta el escenario económico mundial antes de tomar sus decisiones.

Y precisamente una de las razones que hacían poco viable una suba de la tasa era que produciría un fortalecimiento adicional del dólar que en marzo de este año alcanzó su mayor valor desde 2002 contra una canasta de monedas. Una moneda fuerte “importa” deflación del resto del mundo lo cual, sumado a una energía barata, llevó a que la tasa de inflación en Estados Unidos fuera muy baja y consecuentemente la tasa se ubicó en un nivel mínimo.

Pero el contexto cambió en las últimas semanas dado que la economía de la eurozona está comenzando a moverse lo cual está fortaleciendo al euro frente al dólar. A su vez, la situación financiera de China se estabilizó. Estos dos datos le otorgan mayor margen de maniobra a la Fed que ahora podría subir las tasas de interés sin que ello implique un derrumbe del euro o un problema para China.

Por lo tanto si la Fed no sube las tasas no es como consecuencia de factores globales sino internos. Concretamente, los pronósticos apuntan a un crecimiento muy magro –menor al 1%– del PIB durante el primer trimestre luego de haber registrado una suba de sólo el 1,4% en los últimos tres meses de 2005. No habrá una suba de tasas porque la economía estadounidense no la necesita aunque ahora el escenario internacional se lo permita.