Respuesta de los mercados tras reunión con gobernadores

Negociación con el FMI: más ruido político que económico

Los mercados sospechan que el kirchnerismo no acompaña una negociación que puede ser vista como concesiva y pretende que el Gobierno tenga una posición más dura

Alberto Fernández y Martín Guzmán en la reunión con los gobernadores
Augusto Milano Augusto Milano 06-01-2022
Compartir

El presidente Fernández dejó en claro que quiere firmar el acuerdo con el FMI porque conoce las consecuencias económicas, y consecuentemente políticas, de no hacerlo y la mayoría del arco político con responsabilidades institucionales lo acompaña en ese deseo. Sin embargo, la lectura de los mercados, luego de la presentación de ayer, es que el acuerdo está más lejos. 

De todas maneras, la lectura política y la económica no parecen coincidir. De acuerdo a la presentación del ministro Guzmán, los puntos de acuerdo alcanzados no son pocos, entre ellos están el financiamiento del Tesoro, el monto de las reservas y el nivel de la tasa de interés.  Además, a diferencia de otras épocas, el organismo no pide reformas estructurales que entrarían en colisión con la visión del Gobierno.

Todo se concentra entonces en la velocidad de reducción del déficit. El Gobierno apunta a un desequilibrio de 3% del PIB, en línea con  el resultado del año pasado, pero ese porcentaje ya implica un ajuste dado que en 2021 se logró  con aportes que ya no estarán en 2022 como el impuesto a la riqueza y los DEG. Es decir que el Gobierno se resiste hacer un ajuste adicional al que deberá hacer para llegar a un déficit de 3%. En este estado de la negociación, no parece muy complejo lograr un acuerdo. Hay diferencias, pero no parecen insalvables desde el punto de vista técnico.

Pero las sospechas vienen más por el lado político. En los mercados se sospecha que el kirchnerismo no acompaña una negociación que puede ser vista como concesiva y pretende que el Gobierno tenga una posición más dura. Y algunas frases del Presidente parecieron destinadas a conformar a ese sector. Por otro lado, resultó escasa la concurrencia a la presentación de Guzmán y quedó en evidencia que nunca debió haberse hecho porque no aportó nada y sólo mostró debilidad.

Era más razonable seguir negociando antes de reunir los gobernadores en lugar de dejar en evidencia tantas desavenencias políticas.  Por otra parte, la concurrencia de los gobernadores de Juntos por el Cambio fue motivo de debate dentro de la coalición opositora. En los próximos días los gobernadores y los jefes parlamentarios de ese espacio se reunirán con Fernández y Guzmán. Se trata de un encuentro relevante porque será en el Congreso en donde deberá aprobase el acuerdo, claro que previamente tiene que haber uno. Y el Gobierno debe avanzar en esa dirección, porque más allá de la retórica, están en condiciones de hacerlo. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés