El Economista - 73 años
Versión digital

vie 12 Jul

BUE 6°C
Entrevista

"Como ya lo demostró en 2019, si hace las cosas bien, JxC puede resurgir de las cenizas una vez más"

Entrevista exclusiva con Nicolás Roibás y Miguel Velarde, autores de "24 de agosto: Cambiemos en 2019, de las PASO a las calles".

"Como ya lo demostró en 2019, si hace las cosas bien, JxC puede resurgir de las cenizas una vez más"
21 agosto de 2023

Tras las últimas elecciones PASO, el nivel de incertidumbre ha aumentado considerablemente en Argentina, ya que, por primera vez en muchos años, realmente es una gran incógnita quién será el nuevo Presidente del país.

Sin embargo, hay una certeza: los dos partidos políticos más grandes -Unión por la Patria y Juntos por el Cambio- están en serios problemas, ya que no solo han perdido una gran cantidad de apoyo, sino que además ninguno tiene asegurado su lugar en un hipotético balotaje.

Por ello, en las próximas semanas serán claves las negociaciones y medidas que ambos partidos tomen puertas adentro para intentar revertir la actual situación.

En las PASO de 2019, el Gobierno de Mauricio Macri sufrió una derrota que lo dejó casi sin posibilidades de cara a las elecciones generales. Sin embargo, en el peor momento de su Gobierno, recibió un gran apoyo, lo que luego se vio reflejado en las urnas.

Y, aunque esto no fue suficiente para obtener el triunfo, le permitió a Macri no solo terminar su mandato, sino además retirarse del poder dignamente. 

Justamente de esto habla el libro "24 de agosto: Cambiemos en 2019, de las PASO a las calles", que recientemente Nicolás Roibás y Miguel Velarde publicaron a través de la editorial Sudamericana. 

En diálogo con El Economista, los consultores políticos no solo analizaron lo que ocurrió hace ya cuatro años, sino que además dieron sus perspectivas de cara a lo que se viene el próximo 22 de octubre. 

Sin dudas, los resultados de las PASO de 2019 fueron un duro golpe para JxC. Sin embargo, en parte esto se debe a que las expectativas del oficialismo eran muy altas. ¿Qué explica esta desconexión?

MV: Yo creo que fueron dos las principales variables que contribuyeron a esto.  La primera, sin duda, las encuestas. No podemos olvidar que, en ese momento, no eran tan cuestionadas como lo son hoy y Cambiemos las había utilizado siempre como uno de sus más importantes instrumentos de vuelo. Como repasamos en el libro, no hubo casi ninguna que pronosticara una derrota como la que sufrió Cambiemos. La segunda variable, en mi opinión, fue la realidad económica de ese momento. Es un hecho que varios de los indicadores económicos habían empezado a mejorar y la economía se había empezado a estabilizar. Como nos cuentan en el libro algunos de los principales tomadores de decisiones en ese momento, tenían una gran expectativa para los siguientes cuatro años de gestión si se concretaba la reelección de Macri. El problema fue que el oficialismo en ese momento no se dio cuenta de que esa realidad no estaba siendo percibida por los argentinos.   

NR: Yo agrego algo a lo que dice Miguel. La incorporación de Miguel Ángel Pichetto a la coalición tuvo buena recepción por parte del círculo rojo, que venía reclamando una ampliación, y eso generó un microclima. Pero, coincido en que la falla de las encuestas, que no pudieron medir el humor social que se había instalado especialmente en una franja de la clase media baja, fue determinante. Todo eso armó una especie de tormenta perfecta.

¿Cómo podrían describirse esos 13 días dentro de JxC posteriores a las elecciones?

NR: En el libro hablamos de tres etapas. De hecho, se divide en 3 partes: shock; crisis y resurrección. Creo que eso da una idea de esos 13 días. Un golpe inicial y sorpresivo a partir de una derrota por una diferencia inesperada. Una etapa de dudas, de medidas de emergencia, de críticas externas e internas, de rumores de renuncias. Y un 24 de agosto en que muchos ciudadanos salen a las calles a pedirle a Macri que se levante y pelee. Esto último le da el impulso al Gobierno para retomar la campaña e incluso (algunos dicen) terminar el mandato. Pero esa movilización fue mucho más que eso: fue un conjunto de ciudadanos defendiendo ideas y una forma de vida. Las personas que participaron de esa movilización y de las posteriores, en muchísimos casos eran completamente apolíticas. No habían participado de espacios políticos o de otras marchas. Eso fue muy impresionante y habla de un cambio de era.

MV: Nadie imaginaba que podía darse una derrota de esa magnitud y, por eso, no estaban preparados para enfrentar ese escenario. El desconcierto y la confusión se apoderó de todos y, de paso, no tenían la oportunidad de encerrarse a vivir su "duelo": tenían que seguir gobernando. Además, como si las dificultades políticas no fueran suficientes, ese lunes post-PASO comenzó una crisis económica histórica que solamente complicaba más la realidad.  

24
 

En un momento en el que JxC seguramente se sintió más débil que nunca, ¿qué explica el fenómeno del 24 de agosto?

MV: El 24 de agosto no se puede explicar sin la gente. El momento que vivía la dirigencia, como ya comentamos antes, era de total desconcierto y, por supuesto, desmoralización. Por eso, la convocatoria a esa movilización y el apoyo masivo de la gente fue tan importante y tan extraordinario, porque no se trataba de una movilización de celebración, ni siquiera de una con algún optimismo, se trató de un acto de resiliencia y lucha por las ideas y los valores que tantos argentinos compartían. De encontrarse unos con otros y reconocer que eran muchos los que estaban dispuestos a seguir luchando. 

NR: Yo creo que se dieron varias cosas a la vez. El PRO durante muchos años había trabajado en una comunicación que involucraba al ciudadano como protagonista. Esto era un proceso que se venía dando en el mundo, porque las redes sociales modificaron la forma en que nos informamos y participamos de la agenda pública. Eso lo supo ver muy bien Marcos Peña. En las calles, este proceso se advertía en las movilizaciones que se fueron dando desde 2008. Todo eso desembocó en la conformación de Cambiemos, que fue el resultado de un cambio de era en la vinculación entre el ciudadano y el poder. Y en un país en el que, además, en el Gobierno había un ejercicio desmedido del poder en manos del kirchnerismo. Todo eso, generó un sentido de pertenencia con respecto a ese Gobierno de Cambiemos y al espacio. Por algo, esas movilizaciones en 2019 fueron inéditas en la región hasta ese momento. Confluyó todo eso, y también la idea del kirchnerismo retornando al poder. Fue muy fuerte lo que pasó. 

macri
Foto tomada por el propio Macri el 24 de agosto de 2019. 

Pese a la fortaleza con la que JxC pareció abandonar el poder en 2019, en las elecciones primarias del pasado domingo 13 de agosto el partido incluso sacó menos votos que en las PASO de 2019. ¿JxC no ha sabido capitalizar su "17 de octubre" (24 de agosto)?

MV: No olvidemos que también en las parlamentarias del 2021 JxC ratificó su fortaleza y, por eso, había tanta expectativa por su resultado el último 13 de agosto. Su buen posicionamiento fue, quizá, su mayor debilidad, porque muchos creyeron que en la interna de JxC se estaba eligiendo al próximo presidente, y eso derivó en una dura campaña que, en mi opinión, le hizo mucho daño a la coalición. Ahora, tampoco podemos perder de vista que las elecciones son el 22 de octubre y, como ya lo demostró en 2019, si hace las cosas bien, JxC puede resurgir de las cenizas, una vez más. 

NR: Coincido con Miguel, creo que hubo una pérdida de identidad del espacio, con lo cual se dañó ese sentido de pertenencia del que hablábamos, y se dio en estos últimos meses. Por un lado, la dirigencia como la protagonista excluyente del espacio, cuando en realidad la dirigencia solo está para cumplir el rol de representar a la demanda de Cambio de los ciudadanos y, por sobre todo, entender y empatizar. Por otro lado, durante los años de Cambiemos había una idea de que el espacio estaba conformado con un conjunto de personas/dirigentes, cuyo fin era sacar al país adelante. El contraste era con la vieja forma de hacer política. De ahí nacía una buena parte del desafío y el apoyo. Creo que la interna hizo que esa idea sufra en el imaginario de la sociedad. Pero, Juntos por el Cambio, todavía puede recuperar esa identidad, capitalizar la experiencia del Gobierno anterior, mejorar y plantear un Cambio sólido y serio que sea confiable para una mayoría. Transmitir cercanía va a ser fundamental para eso. Creo que este libro también deja una gran enseñanza sobre la capacidad de resiliencia del espacio.

Aunque la crisis económica en 2019 era mucho menor a la actual, el oficialismo (Unión por la Patria) parece haber salido mucho menos golpeado de las PASO que JxC en aquella oportunidad. ¿Qué creen que explicaría esto?

MV: No estoy seguro que el oficialismo haya salido menos golpeado que JxC en 2019, salió tercero y fue la peor derrota del peronismo en 40 años. Lo que pasa es que habiéndose dividido el voto en tres tercios esta vez, la percepción puede ser diferente, pero la realidad es que el 70% del país votó por alguna alternativa diferente a UxP. Si, además, esta alternativa se queda fuera de un eventual balotaje en octubre, se confirmaría una debacle sin precedentes para esa fuerza política y un futuro absolutamente incierto. 

NR: El peronismo en conjunto hizo una elección pésima, mucho peor de la que hizo JxC estando en el Gobierno que, aun perdiendo, había hecho crecer su base. Si ves el panorama del domingo pasado, una mayoría de la sociedad eligió opciones que se alejan del dogma kirchnerista. Incluso, Milei, terminó golpeando fuerte en un electorado que era afín al kirchnerismo y eso es novedoso. Ahora, en términos económicos, la situación es mucho más dramática que la del 2019. 

Tras los resultados del pasado domingo, ¿cómo creen que transcurrirán los próximos 13 días en JxC? ¿y en Unión por la Patria? 

NR: Es difícil hacer pronósticos. Por el lado de JxC debería haber un replanteo en la estrategia de campaña, porque las campañas se dividen en etapas. Ahora debería quedar atrás la etapa de la interna y consolidar una estrategia común. Si el espacio hace las cosas bien, puede generar expectativas y mejorar. Ya lo ha hecho en otras instancias como la etapa contada en este libro. En el caso del Gobierno, va a tener la compleja tarea de administrar la crisis que cada vez es más profunda, con el agregado de que su candidato, Sergio Massa, es nada menos que el ministro de economía. Eso va a ser complejo. Pero el escenario que nos dejó esta PASO es totalmente abierto.

MV: Creo que si en algo se parece este momento tanto para JxC como para UxP a lo que le ocurrió a Cambiemos en 2019 es en que hoy también existe desconcierto. En este caso, es por un resultado de Milei en las PASO que nadie esperaba y que, una vez más, ninguna encuesta pronosticó. En todo caso, también va a ser importante el acompañamiento de la gente de cara a las elecciones de octubre y, por lo menos en JxC, esperemos que con el aprendizaje de los días de 2019 que repasamos en el libro, se enfoquen en conectar con tantos argentinos que, en mi impresión, siguen dispuestos a dar esa batalla por sus ideas y sus valores. 

 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés