El Economista - 70 años
Versión digital

mie 08 Feb

BUE 29°C
Versión digital

mie 08 Feb

BUE 29°C
Resulta altamente atractivo para un emprendedor ir a poner en marcha su negocio a un país que otorga esta cantidad de beneficios.
Tendencias

¿Qué beneficios fiscales existen para instalarse en Uruguay?

Uruguay es uno de los países que ofrece una serie de incentivos impositivos que buscan tentar a los extranjeros a radicarse en el país con el objetivo de atraer inversiones mayormente para el sector empresarial. ¿Cuáles son los requisitos y los beneficios?

Carolina Techera Carolina Techera 30-11-2022
Compartir

Relocalizarse en otro país, ya sea por trabajo o por estudios, por un tiempo determinado o de forma permanente, es una gran decisión y un paso complicado de dar. Es difícil saber por dónde empezar, especialmente si se considera reubicarse por cuestiones de trabajo.

Este proceso puede ser una gran oportunidad para la carrera profesional y, para aprovecharla, antes se debe tomar en cuenta la mudanza, la nueva cultura y quizá un idioma diferente.

No solo requiere una investigación acerca de la calidad de vida, si no también sobre las condiciones laborales y los impuestos a pagar como nuevo residente en el país destinado a transformarse en un nuevo hogar.

En este sentido, Uruguay es uno de los países que ofrece una serie de incentivos impositivos que buscan tentar a los extranjeros a radicarse en el país con el objetivo de atraer inversiones mayormente para el sector empresarial.

Residencia legal

Para instalarse en un país distinto al de origen de forma permanente -o por un tiempo mayor al permitido para turistas-, será necesario tramitar una residencia legal que permita a la persona obtener un documento nacional de identidad y trabajar.

En Uruguay, los trámites asociados para obtenerla varían según la nacionalidad del extranjero interesado y del plazo por el que pretenda radicarse en el país. En caso de cumplir con ciertos requisitos mínimos, la ventaja será el otorgamiento en plazos menores.

Por ejemplo, los nacionales de países miembros y asociados del Mercosur, así como los familiares de uruguayos, pueden solicitar un procedimiento simplificado de residencia permanente ante el Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay.

Residencia fiscal

Un concepto totalmente distinto es la tramitación de la residencia fiscal de una persona física, que es determinante para establecer la jurisdicción en donde deberá declarar sus ingresos y su patrimonio, y en base a ello pagar sus impuestos.

En Uruguay las personas físicas pueden obtenerla por cualquiera de los siguientes motivos:

  • Permanencia por más de 183 días en el país durante el año civil (las ausencias "esporádicas" no se computan, siempre que sean eventuales).
  • Radicación en Uruguay del núcleo principal de intereses vitales: se presume se configura si residen cónyuge y/o hijos menores de edad.
  • Radicación de núcleo principal de actividades en Uruguay: se verifica cuando las rentas generadas en el país son mayores a las del resto del mundo.
  • Radicación en Uruguay de intereses económicos: salvo que se acredite la residencia fiscal en otro país, se presume que se configura si posee en Uruguay una inversión: 
  • En bienes inmuebles por un valor superior a aproximadamente US$ 1.935.000. El importe varía año a año en función de la evolución de la UI y del tipo de cambio del dólar americano.
  • En bienes inmuebles por un valor superior a aproximadamente US$ 452.000, que se realicen a partir del 1/7/2020, y se verifique una permanencia en territorio uruguayo por un mínimo de 60 días durante el año civil.
  • En empresas que cuenten con proyectos de inversión aprobados por US$ 5.800.000.
  • Empresas por un valor superior a US$ 1.935.000, realizadas a partir del 1/7/2020, y generen al menos 15 nuevos puestos de trabajo directos en relación de dependencia a tiempo completo, durante el año civil.

Beneficios para nuevos residentes fiscales uruguayos

Las personas físicas que logren la residencia fiscal en Uruguay estarán sujetas al pago de impuesto a la renta a la tasa del 12% sobre rendimientos financieros provenientes del exterior (intereses, dividendos, beneficios de Trust y fundaciones y rescates en fondos de inversión).

Sin embargo, los extranjeros que accedan a la residencia fiscal uruguaya pueden optar por no pagar ese impuesto durante el año civil en que se convierten en residentes y durante los 10 siguientes. También pueden optar por tributar el 7% indefinidamente.

Finalmente, los extranjeros que se convirtieron en residentes fiscales antes de 2020 y hubieran optado por no pagar el 12% durante el año de adquisición de la residencia y por los 5 siguientes, podrán extender la opción durante 5 años más si realizan inversiones en inmuebles y permanecen en Uruguay durante un plazo no menor a 60 días, dentro del año civil.

Resulta altamente atractivo para un emprendedor ir a poner en marcha su negocio a un país que otorga esta cantidad de beneficios. Si lo pensamos para argentinos, ni siquiera hay que ir tan lejos. No es más que cruzar el charco y apostar por un camino sin tanta complicación.

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés