El Economista - 70 años
Versión digital

lun 30 Ene

BUE 24°C
Versión digital

lun 30 Ene

BUE 24°C
Entrevista

Finnegans: la tech argentina que crece al 50% anual

Con 30 años en el mercado, la empresa informática tiene la misión de transformar la gestión de las organizaciones a través del desarrollo de herramientas digitales

Blas Briceño, CEO y fundador de Finnegans. También es vicepresidente de la Cámara de la Industria Argentina del Software (Cessi).
Blas Briceño, CEO y fundador de Finnegans. También es vicepresidente de la Cámara de la Industria Argentina del Software (Cessi).
Ludmila Di Grande Ludmila Di Grande 29-11-2022
Compartir

El CEO y fundador de Finnegans, Blas Briceño, cuenta cómo se desarrolló la compañía desde su nacimiento en 1992 hasta la actualidad y cuáles son los próximos objetivos. 

"El año que viene vamos a apostar a Perú y a México con una inversión que supera el US$ 1.000.000", afirmó Briceño en diálogo con El Economista. Sin embargo, sus inversiones van mucho más allá de los negocios: tiene un fuerte compromiso social con el empleo joven. En este sentido, el empresario da detalles acerca de la iniciativa de la compañía en brindar becas para cursos de capacitación profesional.

Además, Briceño es actor y explica cómo se relaciona el mundo artístico con el empresarial.

¿Con qué objetivo nació Finnegans?

La empresa nació hace 30 años, en la época del diskette, con la idea de digitalizar la gestión de negocios de diferentes sectores de manera integral. Al principio empezamos trabajando con empresas de agro y construcción porque así se dieron las condiciones del mercado. Fue un proyecto que se fue desarrollando y pensando para desarrollar softwares, pero al principio no sabíamos que iba a pasar en el tiempo y como se iba a configurar. Yo venía del mundo del desarrollo de software a medida para corporaciones como bancos, compañías de seguro y en un momento entendí que prefería pensar en productos que a mí y al equipo con el que estuviera nos pareciera interesante y ofrecer eso al mercado. Es un diseño empresarial distinto a las empresas que dan servicios con las necesidades ya delineadas por el cliente, como por ejemplo Globant. Nosotros hacemos un producto que después ponemos en mercado. 

¿En qué productos están trabajando actualmente?

Actualmente, estamos trabajando en una línea muy grande de productos. El corazón de nuestra propuesta es la automatización de negocios y procesos productivos o comerciales. Hoy nos estamos enfocando también en cómo automatizar la gran cantidad de información digitalizada para evitar redundancias o duplicaciones porque tal vez hay dos organizaciones digitalizando lo mismo, con las dificultades de tiempo e inconsistencias que esto representa. Entonces estamos volcando mucho tiempo en desarrollar un producto específico llamado Deals que está vinculado a hacer que si una organización tiene digitalizado el inicio de un proceso de negocios, lo pueda compartir con otra para que sea más eficiente todo el proceso en la cadena de valor. El desafío es integrar los softwares. Nosotros desarrollamos productos que resuelvan problemas de la forma más sencilla posible.

¿Con qué sectores suelen trabajar y cuál es el que predomina? 

Actualmente tenemos una ponderación bastante equilibrada entre distintos tipos de negocios. Trabajamos en sectores como el agro que incluye exportadores y productores, acopios y fábricas de alimentos. Estos representan más del 30% de nuestros clientes. También tenemos una presencia significativa de empresas de manufacturas, distribución, de software, de construcción, de servicios profesionales y salud. Respecto a este último, estamos trabajando en alianza con proveedores específicos de salud de nivel global para integrar los procesos.

¿Qué fue lo que impulsó a la compañía para que actualmente tenga tasas de crecimiento de más del 50%?

En primer lugar hay que decir que la empresa no está apalancada por capital externo. Tenemos un modelo de reinversión que es más lento que el de otras organizaciones que sí reciben inversiones significativas pero preferimos siempre mantener la estructura de capital propio. Si bien esto define una limitación de crecimiento, hace 5 años hicimos un restart up . Creímos necesario pensarnos de nuevo y reinventarnos. Reevaluamos por qué hacíamos lo que hacíamos, cómo nos organizábamos internamente y esto nos permitió incorporar muchos nuevos recursos, crear una dinámica de trabajo distinta, hacer foco en el cliente y tener una perspectiva de negocios diferente. En este sentido, creemos que tenemos tasas muy altas de crecimiento porque nos alineamos con los objetivos de los clientes, negocios, equipos y comunidad. Cuando estos elementos confluyen, se produce una síntesis que funciona muy bien y que nos permite pensar que no sólo este año, sino también el año próximo y los siguientes seguiremos con tasas de crecimiento muy significativas para una empresa que no tiene inyección de capital externo excedente. 

La compañía se plantea destinar el 1% de los ingresos a programas de impacto social. ¿Cuáles puede mencionar?

Una de las cosas que nos comprometimos era dar 100 becas de formación para el empleo. Las damos gratuitamente y creemos que contribuye a que 100 personas puedan conseguir un empleo más rápidamente. Esto estaba planificado para el 2023 pero decidimos empezar antes y en este último trimestre ya otorgamos las primeras 80 becas. La primera fase de la convocatoria ya está cerrada y los 25 chicos becados para programación full stack ya empezaron su formación la semana pasada. Esta capacitación la da nuestro equipo junto con un formador externo que convocamos. Hay una segunda capacitación, cuya convocatoria continúa abierta, que está orientada exclusivamente a desarrolladores de software, más precisamente a Angular. Los cursos se dan de manera gratuita a 25 becados en acuerdo con Alchemy, que es una empresa que se encarga de ofrecer este tipo de formaciones. Nuestra intención es prepararlos para que puedan conseguir un empleo y para que alguno de esos chicos puedan sumarse a Finnegans. Generalmente, entre el 25% y 30% de los chicos que formamos tienen las condiciones para sumarse a la empresa. Hay una tercera formación de digitalización en la gestión de negocios orientada a estudiantes de contabilidad, administración de empresas o semejantes. Son cursos que duran alrededor de 2 meses. Estamos muy entusiasmados por lo que probablemente, además de las 100 que nos comprometimos a ofrecer, abramos una convocatoria en marzo para llegar a otorgar 160 o tal vez 200 becas de formación gratuitas.

¿Cómo se ve afectada la empresa por el contexto económico actual y de qué manera atenúan los efectos de la crisis? 

Nuestro propósito va más allá de la generación de ganancias por lo que la rentabilidad es lo que primero sacrificamos en momentos de crisis. Actualmente, uno de los problemas es que tenemos una competencia desafiante con el exterior ya que empresas de otros países tienen un menor costo para brindar la misma retribución.  Por este motivo, siempre subimos los sueldos por encima de la inflación. 

La empresa tiene una fuerte relación con la cultura y, de hecho, se llama Finnegans en honor al libro de James Joyce. ¿Cómo llega a confluir esta faceta con el mundo de los negocios?

Personalmente, siempre estuve vinculado con el teatro independiente, como actor y como productor. Puedo decir que la relación con muchísimos artistas del ámbito teatral y con empresarios y miles de clientes de Finnegans, nos permite aprender uno del otro en términos de procesos creativos. Es un diálogo que puede aportar a la comunidad. El arte expresa elementos de la sociedad que hay que acercar al mundo de los emprendedores también. En las oficinas de la empresa hacemos una obra de teatro que se llama "La Capacitación", cuya temática juega con las relaciones laborales. Esto permite acceder a expresiones artísticas y cruzar mundos. Por otro lado, damos subsidios para proyectos artísticos.

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés