El Economista - 73 años
Versión digital

vie 19 Jul

BUE 13°C
Data

Por qué la IA es la nueva herramienta de poder y cómo los profesionales de marketing pueden aprovecharla

La inteligencia artificial (IA) y el machine learning cambiaron nuestra forma de ver el mundo.Y siguen superando los límites de la imaginación en todos los aspectos.

.
. Pexels
Rocío García Paz 07 noviembre de 2023

Con la aparición de la inteligencia artificial generativa y herramientas como Chat GPT, el enfoque del marketing sufrió una transformación que no será opcional para los profesionales del área, si no que su adaptación será esencial para lograr ventajas competitivas. 

Actualmente, y como ocurre con cada transformación tecnológica, existen las dos caras de la moneda. Por un lado, están quienes desde el comienzo tomaron estas nuevas herramientas como una gran oportunidad para potenciar sus esfuerzos. 

Por el otro, está el discurso de la amenaza hacia los puestos de trabajo, ya que la IA será capaz de predecir comportamientos y ofrecer soluciones acordes. Entonces surge la pregunta: ¿sigue siendo importante el valor agregado que le puede dar un ser humano a su trabajo? 

IA y marketing

La discusión es infinita y las aristas hacia dónde derivarla, también. Pero hay ciertos aspectos que el mundo del marketing ya considera innegables, y que, si no son tomados como una oportunidad, pues entonces será una batalla perdida contra una tecnología que no ha mostrado ninguna intención en disminuir su avance. 

La IA nos va a permitir construir un futuro en el que los conocimientos basados en datos, el marketing personalizado y la eficiencia mejorada en los procesos de trabajo serán la norma, no la excepción.

La era del data-driven campaigns ha llegado, ofreciendo la posibilidad de predecir los comportamientos de nuestros consumidores, personalizar los esfuerzos de marketing y así lograr ofrecer un producto o servicio acorde a sus preferencias. 

Y ahí es donde estará la mano del profesional. En entender la magnitud de datos que las personas entregan día a día por su interacción en sus diversos dispositivos móviles, y lograr identificar cuáles son relevantes y cuán profundo se puede ahondar en ellos. 

Descubrir patrones de comportamiento es otra de las claves, que si bien la inteligencia artificial seguramente podrá desarrollar una función que los detecte, el profesional deberá identificar cuáles de ellos son relevantes como para generar campañas que atraigan a ese tipo de consumidor

La nueva estrella

La personalización es el nuevo gran objetivo del marketing. Desde las redes sociales, hasta plataformas de streaming o aplicaciones de delivery de comida entendieron que al ser humano le sorprende que una tecnología lo conozca. 

Esa intriga lleva inevitablemente al consumo, en algún punto por querer descubrir la "falla" de la tecnología, u otro de los casos, por querer ponerla a prueba y ver qué tanto nos conoce. El problema es que no hay 100% de consciencia sobre la cantidad de información que les entregamos día a día. 

En línea con la personalización, aparece el fenómeno de la predicción. La IA tiene la capacidad de predecir los comportamientos por acciones pasadas, lo que resulta en datos de lo más jugosos para cualquier marketinero que está pensando en una campaña de producto. 

Y el broche de oro es una segmentación de clientes de lo más específica. Las 4 variables (demográficas, geográficas, psicográficas y conductuales) han quedado ya en un plano más que general, dado que el doble clic que se puede hacer dentro de cada una de ellas gracias a la IA es casi infinito. 

Y aquí se retoma nuevamente el valor agregado del profesional, con la responsabilidad de hasta dónde es relevante segmentar y con qué objetivo según el tipo de negocio o la campaña de marketing en la que se esté trabajando. 

La realidad es que el futuro de la Inteligencia Artificial es incierto, en algún punto, pero muy prometedor. Las tendencias van en aumento y la interacción con clientes seguirá mutando a medida que avance. 

Mantenerse a la vanguardia y con actitud de receptividad y adaptación será la clave para aprovechar el poder de la información combinado con el de la tecnología. Solo así se podrá brindar una experiencia al cliente con un valor diferencial. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés