Filipinas abre su mercado a la carne argentina

16-01-2017
Compartir

El sector ganadero arrancó el año con una buena noticia. Y es que la apertura del mercado a la carne vacuna argentina por parte de la República de Filipinas se concretó en el momento justo, ya que en la actualidad las exportaciones son el factor más importante para que la actividad despegue, debido a los bajos precios de la hacienda en pie y a la caída del 7% en el consumo interno.

Las negociaciones comenzaron a fines de septiembre pasado, cuando el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, se reunió con su par de ese país, Emmanuel Fantín Piñol, y acordaron promover el acercamiento bilateral en la agricultura. Si bien durante aquel encuentro Piñol prometió una pronta definición luego de los comentarios muy positivos que había recibido de los inspectores filipinos, lo cierto es que la medida se conoció recién la semana pasada en la Embajada en Manila.

Todo comenzó con un análisis de riesgo que llevó a cabo la autoridad sanitaria de Filipinas, y que incluyó una visita de inspección in situ al territorio nacional a principios de junio del año pasado con el objetivo de evaluar el sistema de control oficial a la producción y exportación de carne vacuna congelada con o sin hueso, y auditar las primeras plantas frigoríficas. Por eso, ahora ya se sabe cuáles serán los ocho primeros establecimientos que están habilitados para realizar despachos al país asiático. De todas maneras, todavía falta que el Senasa y su contraparte acuerden el modelo de certificado sanitario para que el mercado quede plenamente operativo.

Nuevo destino

La decisión suma a Filipinas a la lista de países del sudeste de Asia que ya importan carne argentina, como Vietnam y Singapur. Según datos de Naciones Unidas, sus principales proveedores son la India, Australia, Estados Unidos, Brasil, Irlanda y Nueva Zelanda, con aproximadamente 100.000 toneladas por US$ 340 millones.

Con más de cien millones de habitantes, el país cuenta con hábitos de consumo de carne vacuna similares a los de Centroamérica debido a su marcada cultura occidentalizada. En los últimos años, el comercio global con nuestro país rondó los US$ 250 millones, en el que Argentina mantiene un saldo favorable gracias a sus colocaciones de harina de soja, maíz, maní y cítricos.

En ese sentido, Buryaile celebró la incorporación del rubro ganadero y afirmó que “poco a poco, Argentina va recuperando terreno en el comercio internacional de carnes, logrando el acceso a mercados no tradicionales para nuestro país”.

Para el presidente del Senasa, Jorge Dillon, “este mercado que se suma a los veintidós destinos que logramos abrir para cuarenta productos agropecuarios es resultado de la tarea conjunta del Estado y del sector privado”; en tanto que según Marisa Bircher, secretaria de Mercados Agroindustriales, “el Sudeste Asiático es una prioridad en la agenda de negociación y promoción comercial externa, ya que se trata de una de las regiones más dinámicas del mundo, en términos de población y crecimiento del poder adquisitivo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés