“Empiezan a ver con ganas nuestra lista de precios”

Daniel Dimare, Director de Marketing y Comunicación de Juguetes Rasti se entusiasma con el momento que vive la industria y apuesta a la exportación.

22-04-2016
Compartir

Desde hace medio siglo Juguetes Rasti acompaña a millones de argentinos en los mejores años de la infancia, aquellos en lo que se descubre el mundo y se incentiva la creatividad a través del juego y la interacción lúdica con el entorno. Esta empresa familiar, fundada en 1965 y líder en el segmento de bloques de encastre, ha integrado hoy en puestos directivos a los herederos del fundador Antonio Dimare.

En diálogo con El Economista, Daniel Dimare, director de Marketing y Comunicación de Juguetes Rasti, una típica pyme nacional, habla sobre las oportunidades que se abren hoy a la industria argentina, la competencia de las multinacionales del sector y el clima de inversiones.

¿Ha cambiado algo en esta industria desde la devaluación y la liberación del cepo?

Desde finales de diciembre y hasta febrero hemos visto que firmaron todas las DJAI (Declaraciones Juradas Anticipadas de Importaciones) que estaban pendientes y eso hizo que ingresara una gran cantidad de mercadería esos dos meses y medio, más que en otros años. Pero parecería que después, o bien los importadores no estaban preparados para embarcar o también que por el tipo de cambio tan alto no haya ingresado tanta mercadería a partir de marzo.

¿Ahí ya se normalizó el flujo de importaciones?

Parecería que sí porque, por lo que comentan los clientes jugueteros, los importadores están vendiendo todo lo que les quedó para fin de diciembre y lo que ingresó en enero y febrero. Si se vuelve a un flujo de importación va a ser para mayo o junio, que es cuando se hacen los embarques nuevos porque lo que está en el mercado ahora es lo que estaba pendiente de 2015.

¿Cómo está el sector a nivel de producción y ventas? Se habla mucho de que el consumo interno se está débilitando.

Vemos que a nuestros clientes, que son los jugueteros, les han mermado las ventas al público, por el hecho de no vender esos jugueteros no reponen. Los fabricantes e importadores notamos que hay una falta de ventas, no hay tanto interés en comprar y los jugueteros están un poco a la espera de lo que va a pasar.

¿Cuánto cayeron las ventas en lo que va del año?

En nuestro caso es alrededor del 20% pero hay que tener en cuenta que enero, febrero y quizá marzo no son meses de muchas ventas de juguetes. O sea que 20% en estos meses es muy poco en volumen. Lo que ahora notamos es que empezó a haber un poco de interés en reponer y prepararse para el Día del Niño. En los últimos 15 días comenzó a repuntar y recibimos más pedidos. Lo que también sucedió es que el fabricante, el importador, el juguetero al no tener ventas, genera una necesidad financiera. Al no poder satisfacerla con créditos bancarios porque son de difícil acceso, con tasas de interés que con con suerte llegan al 22% o si no, arriba del 35% anual, recurren a salir a vender en condiciones extremas, con descuentos y plazos. Algo parecido es lo que está sucediendo en Brasil, incluso allí hay una juguetería que se ha presentado a concurso preventivo y hay una importadora que cerró.

¿Esta situación es común a todo el sector juguetero?

La situación que describo es generalizada, en todas las fábricas está pasando lo mismo. Lo que también se ve es que los clientes que empezaron a comprar apuntan a los productos más económicos, juguetes que están $200 a $300 al público. Si el importador no tenía un portfolio de marcas con distintos tipos de precios, tiene algún inconveniente. Se puede quedar afuera de la actualidad que vive el mercado. Con Rasti veníamos trabajando desde el 2008 con modelos más económicos, que los llamamos de ingreso a la línea, que tienen la misma calidad y presentación.

Hay rumores acerca de jugadores globales que estarían evaluando venir al país. ¿Cómo impacta eso en la industria nacional?

Uno de ellos es Hasbro (una de las tres mayores compañías a nivel mundial), que hace bastante ya había estado en el país, se fue y dejó un importador (Fibro SRL) hasta 2014 y a partir de allí tomó un nuevo representante que era Wabro SRL. Ahora viene Hasbro directamente, seguramente porque ven que las condiciones para importar son más fáciles y quieren tener un posicionamiento en el país. Básicamente son importadores. En su momento ya tuvieron un alianza con la fábrica argentina Toyco. No sé qué pasaría si directamente desembarca Hasbro como se espera, con el presupuestso que tiene para Marketing y todos sus productos los importa de China, donde logra un buen margen. Seguramente van a ser un poco más competitivos y van a tratar de tomar una buena tajada del market share.

¿Hay otros big players interesados en el mercado argentino?

Hay rumores de una empresa internacional (no puedo anticipar el nombre) que trabaja en el nicho de primera infancia. Igual no es competencia para los productos de Rasti porque es otra categoría.

En alguna época Rasti exportaba a América Latina ¿Cómo ven hoy el mercado de exportación?

Desde el 2004 al 2014 veníamos exportando en forma habitual, llegamos a exportar el 12% de nuestras ventas. A partir de 2014 empezamos a no ser competitivos porque nos perjudicó el atraso cambiario. Pero igualmente viendo que iba a haber algún tipo de cambio con un nuevo gobierno, desde el 2015 venimos trabajando con una consultora de comercio exterior y junto a la Fundación Export.Ar, que es muy buena para buscar contrapartes en el exterior. Hemos viajado a países de la región como Colombia, Brasil, Chile.

O sea que los destinos a los que apuntan son de América Latina.

Así es, nuestro objetivo es principalmente la región, de México para abajo. La semana pasada volví de Brasil porque tuve algunas reuniones allá, hay interesados, todavía no hay nada cerrado pero parecería que con el actual tipo de cambio es un poco más fácil competir con los precios chinos.

¿El actual tipo de cambio es competitivo para la industria argentina?

Empiezan a ver con ganas nuestras listas de precios en el exterior, pero obviamente, los precios de China siguen siendo mucho más baratos. Los juguetes argentinos con diseño y calidad, de alguna manera les podemos hacer frente a los chinos pero en precio, claramente no. En ese sentido, la cercanía con los países de la región permite que el importador de esos países no tenga que stockearse tanto y poder comprar a medida que va vendiendo la mercadería, cosa que no sucede con China, de donde tienen que traer un contenedor.

¿Ya están exportando a algún país o intentar abrir los mercados?

Estamos tratando de desarrollar nuevamente los mercados que en algún momento tuvimos y estamos muy enfocados, haciendo esfuerzos para ver si logramos los precios que necesita Brasil, porque es un mercado que sería muy importante para nosotros.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés