El Economista - 70 años
Versión digital

jue 28 Oct

BUE 23°C

Versión digital

jue 28 Oct

BUE 23°C

El Gobierno anuncia incentivos para las autopartes nacionales

El proyecto de ley sectorial busca lograr una integración local mayor al 30% y generar 27.000 empleos.

30-06-2016
Compartir

Esta semana la industria automotriz generó dos hechos sin predecentes. En primer lugar, se renovó por cuatro años el acuerdo automotor con Brasil, manteniendo las condiciones vigentes, algo que promovía la Casa Rosada. Por otro lado, comenzó en la Cámara de Diputados el debate de un proyecto de Ley Autopartista Nacional, que ya obtuvo despacho de comisión y se tratará hoy en el pleno de la Cámara.

Pero lo más llamativo es que el propio presidente Mauricio Macri presentó en la Casa Rosada el proyecto, elaborado por el diputado Oscar Romero, dirigente de Smata y titular del bloque Justicialista. El proyecto prevé beneficios impositivos a las automotrices que incorporen autopartes de fabricación nacional, tanto para automóviles, vehículos comerciales, camiones, ómnibus y también maquinaria agrícola.

En una entrevista que concedió a El Economista hace dos días, Romero ya había adelantado que se trata de “una ley que fortalece al sector autopartista, uno de los que actualmente está más complicado”, y valoró que el proyecto “tiende a incrementar la integración de piezas nacionales, que hoy tiene un bajo nivel, para lo que dispone un sistema de incentivos, que es un bono fiscal electrónico”.

El despegue

Durante la presentación, Macri se mostró esperanzado en que la ley sea “una herramienta importantísima para impulsar que los futuros modelos tengan como mínimo un 30% de integración nacional. Eso apunta a generar 27.000 nuevos puestos de trabajo”. Luego envió un mensaje al “mundo automotriz”, porque “las piezas y autos que vamos a exportar tienen que utilizar infraestructura que estamos construyendo, tienen que salir por puertos que hoy tenemos y que funcionan muy mal”.

A su turno, el ministro deProducción, Francisco Cabrera, afirmó: “Queremos que los autos argentinos sean más argentinos. En los últimos años, las piezas argentinas de nuestros autos cayeron a 22% del total. Con esta ley, apuntamos a que el 38% de laspiezas sean producidas en nuestro país generando oportunidades para cientos de pymes de la industria de autopartes”.

Juan Cantarella, gerente general de la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC), destacó que “es un instrumento que despierta mucho interés y muy buenas expectativas para la definición de nuevos proyectos, tanto de las empresas terminales para nuevas plataformas, como también el efecto derrame sobre el autopartismo”.

En cuanto a los incentivos el ejecutivo destaca tres esenciales, el reintegro fiscal que “le da más chances a la producción local”, el hecho que a mayor integración el incentivo es mayor, y fundamentalmente, que ahora la ley “permite que se adelanten parte de los reintegros contra la aprobación del proyecto, así las terminales ya no tienen dudas de que van a cobrar”.

Incentivos

El bono edectrónico para el pagode impuestos nacionales, por un monto proporcional al valor de compra de autopartes locales, subirá 0,6 puntos por cada punto adicional de integración nacional. Además, las terminales recibirán una ayuda fiscal que va del 4 al 15% de valor de las partes y piezas adquiridas en el país, pero para ello deberán ser autos que se produzcan sólo en Argentina y por otra parte, tener un contenido mínimo nacional, medido pieza por pieza, mayor o igual al 30% en autos y 25% en utilitarios. Como tercera condición, las empresas que se adhieran al régimen deberán comprometerse a no reducir empleos.

Otros beneficios son la reducción de derechos de importación con origen extrazona (D.I.E) al 0% para operaciones destinadas a la compra de moldes y matrices y el anticipo del 15% del beneficio a las terminales para el desarrollo de proveedores durante los cinco primeros años de vigencia del régimen. Las empresas podrán ingresar al régimen durante los diez años posteriores a la sanción del mismo, con dos años adicionales para aquellas empresas que ingresen luego del quinto año de vigencia.

Gonzalo Dalmasso, Coordinador de Análisis Sectorial de Abeceb, considera que “el Gobierno está entendiendo la necesidad de desarrollar más el contenido local de los vehículos y el desarrollo autopartista para dar sostenibilidad al sector. “Hoy quizás es más importante para el Gobierno aumentar el contenido local, llegar a un 40/45% que llegar al millón de vehículos producidos”.

Un aspecto relevante del proyecto, señala Dalmasso, es que “se le dan 7% adicionales a los procesos de forja y fundición, un segmento en el que Argentina ha perdido posibilidades en los últimos 30 años, ahí tiene bastante obsolescencia tecnológica y es clave para el desarrollo de proveedores”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés