Doing Business 2019: Argentina está ubicada en la posición 119°

Héctor Rubini Héctor Rubini 26-11-2018
Compartir

Por Héctor Rubini Instituto de Investigación en Ciencias Económicas de la USAL

El Banco Mundial (BM) publicó a fin de octubre el informe anual “Doing Business 2019”. Los indicadores relevados en 190 países se focalizan en las regulaciones de 11 ámbitos de la vida empresarial: iniciar un negocio, obtener permisos de construcción, acceder a energía eléctrica, registración de propiedades, acceso al crédito, pago de impuestos, protección de derechos de accionistas minoritarios, facilidad para el comercio internacional, mecanismos para hacer cumplir contratos, resolución de situaciones de insolvencia, y regulación del mercado laboral.

Los rankings se construyen a partir de un sistema de scoring que toma en cuenta las dimensiones mencionadas, salvo la relacionada con la normativa laboral. El ordenamiento se basa en mediciones tomadas en la ciudad de mayor movimiento económico de cada país, y en 11 de ellos se incluye una segunda ciudad. En el caso de Argentina se relevó la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El reporte provee un ordenamiento según el grado en que las regulaciones aplicadas sean transparentes, eficientes y fáciles de implementar, de modo que promuevan las actividades empresariales y el crecimiento y el desarrollo económico.

El informe actual evaluó la situación y las reformas aplicadas en 2017 y 2018. Los 10 países con mayores avances han sido asiáticos y africanos: Afganistán, Djibouti, República Popular China, Azerbaiyán, India, Togo, Kenia, Costa de Marfil, Turquía y Ruanda. En este último caso, cabe observar que las inversiones privadas crecieron 60% en los últimos 8 años y la inversión extranjera directa creció casi 40%.

El caso más destacable de nuestra región es Brasil, que mostró una mejora en su puntaje gracias a avances en cuatro esferas de reforma. China avanzó 30 lugares hasta el puesto 46° e India avanzó 23, ubicándose en el puesto 77°. Los 10 países con regulaciones más favorables para las actividades empresariales son Nueva Zelanda, Singapur, Dinamarca, Hong Kong, Corea del Sur, Georgia, Noruega, EE.UU., Reino Unido y Macedonia.

Argentina continúa posicionada en la zona inferior del ordenamiento mundial. En el ranking de facilidad para hacer negocios sobre 190 países aparece en el puesto 119°, registrando así un descenso de dos posiciones respecto del “Doing Business” de 2018.

En términos relativos, indica que las regulaciones vigentes tornan más difícil desarrollar actividades empresariales en Argentina que en el 70% del resto de países del mundo. Peor aún: en los últimos dos años no sólo nuestro país se ha “quedado” en la materia, sino que ha retrocedido. Con respecto a otros países de la región también está relativamente mal posicionada. México se encuentra en el puesto 54°, Chile en el 56°, Colombia en el 65° y Brasil en el 109°.

Por el lado positivo el informe reporta mejoras respecto de la constitución de sociedades de responsabilidad limitada, aunque en el ranking general sobre ese aspecto, nuestro país aparece en el puesto 128°.

Donde está peor posicionado es en lo relacionado a la facilidad para obtener permisos de construcción (174°) y para pagar impuestos (169°). En el caso de los permisos de construcción, la demora promedio en Argentina es de 341 días, pero en Brasil es de 434 días. Por el contrario, en Chile es de 195 días, en Rusia 194, en la República Popular China 155, en Colombia 132, en Paraguay 121 y en México 82.

En cuanto a los impuestos, el reporte suma la totalidad de tributos que paga una empresa mediana tipo: gravámenes sobre ingresos brutos y ganancias, cargas sociales, impuestos sobre ganancias empresariales, transacciones financieras, tasas municipales, patentes de autos y otros. En dicho ranking, Argentina aparece en el puesto 169°, superando en la región a Brasil (184°) y Venezuela (189°), pero detrás de Chile (76°), Uruguay (101°), México (116°), Perú (120°), Paraguay (127°), Ecuador (143°) y Colombia (146°). En Argentina el pago de impuestos insume 311 horas por año, algo menos que el promedio de América Latina y el Caribe (330 horas) pero muy por encima del promedio de los países de altos ingresos de la OCDE (159,4 horas). El mejor en la materia es Singapur: tramitar el pago de impuestos allí sólo requiere 49 horas en un año.

A su vez, la carga de impuestos y contribuciones en Argentina equivale a 106% de las utilidades empresariales antes de impuestos. El promedio de dicha carga es de 46,7% para América Latina, y 39,8% para los países de altos ingresos de la OCDE.

Otros indicadores no muestran variaciones relevantes. Para el caso argentino el informe sólo destaca las mejoras en los aspectos relacionados con la constitución de sociedades, legalización de libros contables y registración en materia impositiva y de pago de contribuciones a la seguridad social.

No está nada mal, pero es insuficiente, respecto de los avances de los demás países del mundo. De hecho, no impidió caer dos posiciones respecto del año anterior, lo cual debiera servir de llamado atención para nuestra dirigencia: el informe en cierta forma indica en qué países conviene o no conviene localizar inversiones y empresas.

Y para los mal posicionados, como Argentina, la necesidad subyacente de una agenda de reformas estructurales para reducir costos y asegurar un entorno más favorable para las actividades empresariales. Caso contrario, no será nada fácil atraer inversores del exterior ni recuperar un sendero de crecimiento sostenido.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés