Management

Descentralizar: la estrategia para ser más competitivos

La tercerización no implica pérdida de control. Muy por el contrario, obedece a concentrarse en aquello que diferencia a cada organización.

Descentralizar: la estrategia para ser más competitivos
Carlos Rewerski Carlos Rewerski 07-12-2021
Compartir

¿Invertimos, reducimos o esperamos? ¿Con qué recursos contamos? ¿Cuáles son los costes y los riesgos? ¿Cómo hacemos para ser competitivos en un contexto de cambio permanente?

Estos y otros interrogantes son los que hoy las empresas se plantean, en vistas de aumentar sus niveles de competitividad. En un mundo en el que las estructuras organizacionales se achatan y se tiende a operar cada vez más en red, es importante identificar dónde realmente cada compañía agrega valor y, en ese sentido, trazar una estrategia.

Hoy, en la economía “copycat”, puede parecer muy sencillo copiar modelos exitosos, ya sea de productos, de servicios o de procesos. Y a su vez, podemos tener la sensación de que todo puede ser imitado. 

Sin embargo, hay algo que no se puede copiar: la esencia, el talento y el conocimiento que, a su vez, constituyen los verdaderos diferenciales del negocio en los que vale la pena enfocarse. Y para ello, resulta también importante que las empresas y sus líderes logren desprenderse de otras aristas del negocio.

En ese marco, la tercerización de las actividades que no son el core de la empresa se posiciona como un punto clave. En la medida en que quienes asuman las tareas sean especialistas en las mismas, la firma tendrá la oportunidad de ganar competitividad: una mayor eficiencia operativa y un ahorro de tiempos son algunos de los beneficios derivados de la descentralización de procesos.

¿Cuáles son entonces alternativas disponibles para hacerlo?

1) Internalizar. Es aconsejable llevar adelante los procesos core del negocio con personal propio ?aquello que no es posible delegar.

2) Intermediación por medio de agencias de empleo. Aquí, la empresa se reserva una importante cuota de dirección sobre las tareas, o supervisión y control de los procesos.

3) Tercerización. La empresa delega en su proveedor la dirección de las tareas. La descentralización es un modo de externalizar aquellos procesos que exceden el foco principal, y de esa manera delegar la supervisión y el control, para atender únicamente la obtención o no de los resultados previstos.

En el caso de las operaciones logísticas, dejar el asunto de manipuleo de mercaderías en especialistas es sólo una de las razones para tercerizar procesos. A ello se suman una mayor facilidad para controlar indicador clave de gestión (KPI) y acceder a un esquema de mermas limitados y controlables en lugar de tomar todo el riesgo. Para muchas empresas, a su vez, implica una forma de posibilitar su crecimiento: no tener inversiones propias, importantes y significativas en infraestructura suma mucho al momento de tomar una decisión. Claro que los asuntos asociados a los riesgos laborales, ambientales y tecnológicos también juegan un papel cada vez más importante en la decisión de descentralizar procesos y aumentar los niveles de competitividad.

 En tiempos donde la experiencia de compra define mucho del vínculo ya sea entre empresas y también entre estas y el consumidor final, no operar correctamente puede llevar aparejada una pérdida de confianza de los clientes. Y ello redundará en menos ventas en el futuro, errores de inventarios, problemas de vencimiento, roturas, entre otros muchos inconvenientes que afectará la rentabilidad de la empresa.

En síntesis, si bien típicamente el empresario pyme (y no tanto) gusta de “estar encima de todos los procesos”, la tercerización no implica pérdida de control. Muy por el contrario, obedece a concentrarse en aquello que diferencia a cada organización, a privilegiar el conocimiento adquirido, y tiene que ver con derivar (monitoreando) en especialistas los procesos (logísticos u otros) que posibilitarán ser más competitivos.  Cual zapatero a su zapato, la mayor especialización resultará en productos o servicios de la más alta calidad y vanguardia.

*

Acerca de iFLOW. Es una empresa logística integral con más de 50 años en el mercado argentino. Se caracteriza por diseñar y desarrollar negocios junto a sus clientes apalancados en la logística. Trabaja en diversos segmentos, entre otros: alimentos secos, refrigerados y congelados, temperatura controlada, eCommerce, internacional, cosmética, pharma, gas & oil. Tiene presencia en 5 países, 400.000 mts cubiertos en CDS, 30.000 posiciones en racks, 1.200.000 millones de bultos movidos mensualmente.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés