El Economista - 73 años
Versión digital

dom 21 Jul

BUE 14°C
Guerra

Suecia quedó a un paso de ser nuevo miembro de la OTAN

El Parlamento de Hungría aprobó el ingreso de país nórdico a la alianza militar

Suecia quedó a un paso de ser nuevo miembro de la OTAN
26 febrero de 2024

Tras varios meses de idas y vueltas, finalmente, este lunes el Parlamento de Hungría aprobó el ingreso de Suecia a la OTAN, lo que le pone fin a la histórica neutralidad del país nórdico. 

Después de conocerse la noticia, el primer ministro sueco, Ulf Kristersson, expresó: "Suecia está dejando atrás 200 años de neutralidad y no alineación militar".

"Nos unimos a la OTAN para defender aún mejor lo que somos y todo en lo que creemos. Estamos defendiendo nuestra libertad, nuestra democracia y nuestros valores, junto con otros", agregó.

Por su parte, Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, publicó en su cuenta de X: "La membresía de Suecia nos hará a todos más fuertes y más seguros".

Así, al igual que sucedió el año pasado con Finlandia, la OTAN suma un nuevo miembro en lo que ya podría ser considerada una política para contener a Rusia. Justamente, Estocolmo abandonó su política de no alineación en aras de una mayor seguridad tras la invasión rusa de Ucrania en 2022, que el pasado 24 de febrero cumplió dos años. 

En ese momento, cuando Vladimir Putin ordenó la invasión de Ucrania, su argumento era que quería evitar la expansión de la OTAN hacia la frontera rusa.

Sin embargo, aunque los líderes occidentales alardean que Putin logró todo lo contrario con los ingresos de Finlandia y Suecia, lo cierto es que esto no es tan preocupante para Rusia como el caso de Ucrania, región sin "fronteras naturales" por la que sufrió importantes invasiones, como las de Napoleón Bonaparte, y las de la Primera y Segunda Guerra Mundial. 

Sin embargo, Kristersson consideró que "cuando se trata de Rusia, lo único que podemos esperar es que no les guste que Suecia se convierta en miembro de la OTAN. Qué harán además de eso, no lo podemos saber. Estamos preparados para todo tipo de cosas".

Suecia, que no ha estado en guerra desde 1814, le aportará a la OTAN importantes recursos, como submarinos de última generación adaptados a las condiciones del mar Báltico y una flota considerable de aviones de combate Gripen, de producción nacional.

Cabe recordar que, para ser aceptada, Suecia tuvo que negociar con Turquía y aplicar acciones más duras contra los militantes del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), además de cambiar y relajar las reglas sobre la venta de armas.

En cuanto al caso de Hungría, las trabas estaban relacionadas con las molestias de Budapest por las críticas suecas a la dirección de la democracia bajo el primer ministro Viktor Orbán.

Ahora, la ratificación húngara, respaldada por una gran mayoría de legisladores, será firmada dentro de unos días por el presidente del Parlamento y el presidente del país. Finalmente, se realizará el depósito de la documentación sueca de adhesión en Washington. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés