El Economista - 73 años
Versión digital

lun 22 Jul

BUE 13°C
Guerra

"Rusia podría haber ganado la guerra en Ucrania en el último invierno europeo"

En el marco de las últimas declaraciones de Vladimir Putin y Emmanuel Macron, El Economista dialogó en exclusiva con Guillermo Lafferriere, veterano de la guerra de Malvinas y analista de Asuntos Estratégicos.

"Rusia podría haber ganado la guerra en Ucrania en el último invierno europeo"
21 marzo de 2024

El pasado 22 de febrero, se cumplió el segundo aniversario del estallido de la guerra en Ucrania. 

Sin embargo, tras ese momento de alta tensión, la mayor preocupación se ha vivido en las últimas semanas.

Por un lado, en la previa de las elecciones de Rusia, el presidente, Vladimir Putin, advirtió que su país estaba listo para una guerra nuclear contra Occidente.

Por el otro, pese a que la derrota de Ucrania parece inevitable, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, dijo que estaba dispuesto "a hacer lo que sea necesario para lograr nuestro objetivo, que es que Rusia no gane", y por ello no descartó enviar tropas a la guerra.

Ante la crítica situación, intentando analizar qué se esconde detrás de las declaraciones de ambos líderes, El Economista dialogó en exclusiva con Guillermo Lafferriere, veterano de la guerra de Malvinas y analista de Asuntos Estratégicos.

Tras el ya claro fracaso de la contraofensiva ucraniana, ¿cuándo y cómo cree que se dirimirá el conflicto? 

Creo que, hablando en términos militares, los rusos podrían haber ganado la guerra en el último invierno europeo porque tenían una masa de tropas y recursos muy superiores a los de Ucrania.

"Ganar" significaba correr la línea del frente a una zona que va desde el río Dniépery hasta las alturas que están al sudeste de Kiev, y no tomar toda Ucrania como muchas veces se dice.

Pero no lo hicieron por razones políticas, ya que, desde octubre de 2022 hasta la actualidad, los rusos han llevado adelante una guerra de desgaste en la que se sienten muy cómodos, porque las pérdidas materiales y de vidas que tienen no son significativas para ellos.

Por ello, ante este panorama, desde Moscú quieren ver qué sucede con las elecciones en Estados Unidos: si, para agosto, la victoria de Donald Trump es casi una realidad y teniendo en cuenta lo que el líder republicano ha dicho sobre terminar con la guerra, creo que Rusia operará ofensivamente.

Así, cuando se materialice el triunfo de Trump, estarán en mejores condiciones de negociar. Pero, si lo que se vislumbra es una victoria de Biden, es probable que Rusia mantenga esta estrategia y la guerra continúe hasta 2025.

De todas formas, para el Estado Mayor de Rusia, el conflicto no debe estirarse más allá de esa fecha. 

Al igual que a principios de 2022, Vladimir Putin recientemente ha agitado el fantasma de que su país está listo para una guerra nuclear. ¿Por qué ha retomado esta idea? 

Con sus declaraciones al principio de la guerra, sobre el hipotético uso de armas nucleares, Putin intentaba dejar en claro que, si a Rusia le iba mal en el campo de batalla, existía la posibilidad de utilizar bombas atómicas.

Sin dudas, el avance de Moscú ha demostrado que esa hipotética situación ya no existe. Pero lo que sucede ahora es que algunos líderes europeos han sugerido que no descartan el envío de tropas a Ucrania. 

Ante esas amenazas, y teniendo en cuenta que las capacidades convencionales rusas no son suficientes para enfrentarse a la OTAN, el único recurso que Rusia tiene para generar disuasión es su armamento nuclear. 

putin
 

¿Qué hay detrás de las últimas declaraciones de Emmanuel Macron, quien no descartó enviar tropas francesas a Ucrania? 

Macron está viendo un escenario de victoria de Trump, lo que no solo significa el fin de la guerra en Ucrania, sino también una mala noticia para la OTAN. 

Por eso, centrándose en la seguridad de Europa, está viendo que existe la posibilidad de cumplir el viejo sueño francés de una defensa europea. 

Sin embargo, una cosa es que él tenga esa idea y otra muy distinta es que el resto de los países europeos lo sigan. 

Creo que él busca sacar provecho de una situación negativa, en la que se puede perder el apoyo de EE.UU., para colocar a Francia como el núcleo de una defensa europea. Hoy en día, Francia es la potencia nuclear más importante de Occidente después de EE.UU. 

Además, en la actualidad, como máximo, Francia podría desplegar en Ucrania unos 30.000 soldados, mientras que Rusia tiene allí entre 700.000 y un millón. 

Por lo tanto, en términos materiales, esto no sería significativo, aunque sí lo sería la intervención de una nación europea. Yo tengo seriamente mis dudas de por qué Francia correría el riesgo de un enfrentamiento con Rusia. 

En el hipotético caso de un triunfo ruso en Ucrania, ¿cree que el Kremlin podría invadir otro país de Europa? 

No lo creo porque Rusia no tiene la capacidad convencional para invadir Europa.

Además, Rusia se ha aliado con China, está operando en el Sahel, de África, y vende sus recursos en India. ¿Qué ganaría con una invasión de Europa? 

Por otro lado, el riesgo sería incalculable, ya que en menos de 10 días escalaría a un conflicto nuclear.

Para tomar noción de esto, hay que considerar que incluso la Unión Soviética, que tenía muchas más capacidades convencionales que Rusia, contaba con pocas probabilidades de llegar mucho más allá de Alemania en el caso de un ataque a Occidente.

Ni siquiera existe la necesidad política de imponer una cierta idea en Occidente, como sucedía con la Unión Soviética y el comunismo en la Guerra Fría.

¿Qué opina sobre el claro acercamiento del gobierno de Javier Milei a sus pares de Kiev? 

El gobierno necesita drásticamente diferenciarse de la desastrosa política de alineamiento que tenía el gobierno kirchnerista con Irán, Nicaragua, Cuba y Venezuela, entre otros.

Con ese objetivo de diferenciarse, el gobierno se compromete tan vehementemente con Ucrania. Pero Argentina no tiene nada que ofrecerle a Ucrania militarmente hablando. Por eso, creo que es un tema de diferenciación del "otro". 

Igualmente, hay que tener en cuenta que Ucrania no es una democracia, como se hace creer: al igual que sucedió recientemente con la muerte de Alekséi Navalni en una prisión en el Ártico, hace unos meses el ciudadano chileno-estadounidense Gonzalo Lira, opositor al régimen de Volodímir Zelenski, falleció en una cárcel en Ucrania.

En Ucrania se han suspendido todo tipo de elecciones y muchos miembros de la oposición han sido encarcelados, por lo que hay que dudar seriamente de si esto es una guerra entre una democracia y una tiranía.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés