El Economista - 70 años
Versión digital

sab 01 Oct

BUE 21°C
Versión digital

sab 01 Oct

BUE 21°C
Actualidad

¿Qué está pasando con las mujeres en Irán?

La muerte de Mahsa Amini no solo desató una ola de protestas sino que también puso de manifiesto el descontento con el orden establecido

Miles de mujeres de quitan sus velos y se movilizan por la muerte de Mahsa Amini
Miles de mujeres de quitan sus velos y se movilizan por la muerte de Mahsa Amini
Ludmila Di Grande Ludmila Di Grande 22-09-2022
Compartir

Las protestas por la muerte de Mahsa Amini, en Irán, crecieron en estos últimos días y con ellas, la represión por parte del gobierno que dejó hasta el momento 31 muertos, según informó la ONG Derechos Humanos de Irán (IHR). Además, señaló que "las fuerzas represivas de la República Islámica están disparando a los manifestantes con balas de guerra y perdigones".

La joven iraní de origen kurdo había sido arrestada el martes 13 en Teherán por la “policía moral” ya que no estaba usando correctamente su hiyab, incumpliendo el código de vestimenta que rige para las mujeres en Irán.

A modo de ilustrar el nivel de extremismo, su presidente, Ebrahim Raisi, canceló este jueves una entrevista con Christiane Amanpour, de CNN, después de que ella rechazara la condición de usar un velo en la cabeza para conversar con él.

  • El periodista de internacionales y especialista en Medio Oriente, Ezequiel Kopel, señala que el origen de Mahsa no es un detalle menor ya que la República Islámica siempre se ha sentido amenazada por los intentos de independentismo kurdo. Una nación sin Estado repartida entre Turquía, Siria, Irak e Irán.

Tras su detención y traslado a una comisaría para asistir a "una hora de reeducación", fue ingresada en el Hospital Kasra de la capital donde permaneció 3 días internada hasta que finalmente, el viernes falleció, con tan solo 22 años.

Las autoridades iraníes afirmaron que murió luego de sufrir un ataque cardíaco y caer en coma, pero su familia negó que la joven tuviera una afección cardíaca preexistente. 

Es por este motivo que la oficina de Derechos Humanos de la ONU y Amnistía Internacional ha pedido que se inicie una investigación penal por la muerte sospechosa de Mahsa. Se cree que la joven fue brutalmente golpeada y torturada. 

Mientras tanto, la Guardia Revolucionaria ha pedido a la Justicia que persiga a "quienes difunden noticias y rumores falsos" sobre el hecho. Incluso, diferentes organizaciones denuncian cortes de Internet lo cual impide que se difunda información sobre lo que está sucediendo.

La politóloga por la Universidad de Buenos Aires (UBA) y periodista de internacionales María Constanza Costa afirma que las movilizaciones aumentaron “porque tocan una fibra sensible de la sociedad iraní, no sólo por la brutalidad de esa muerte, sino que también porque las mujeres vienen luchando desde el inicio de la revolución contra esta imposición, que es una de las tantas formas en las que se manifiesta la opresión del régimen sobre ellas”. 

“Con la aparición de las redes sociales las campañas se fueron multiplicando cada vez más. La más popular fue la de los 'miércoles blancos' que surgió en 2017 por iniciativa de Masih Alinejad, una periodista iraní que milita por los derechos de las mujeres. Exiliada en Estados Unidos, creó un sitio web para que estas tengan la posibilidad de subir sus videos contra la obligatoriedad del uso del hiyab. Pero las acciones en las calles y en las redes, son muchas”, agregó.

Mirando debajo de la superficie...

No obstante, Costa asegura que las protestas cuestionan al régimen en su totalidad.

“Es un régimen profundamente impopular. Una de las consignas más escuchadas es 'Muerte al Dictador', en referencia al líder supremo de la revolución iraní, Ali Khamenei”, sostuvo.

No se pueden entender las movilizaciones de estos días sin un contexto más general.

En el año 2018 y 2019, se produjeron en Irán una serie de protestas que comenzaron por el aumento del combustible, pero las demandas fueron más allá y la respuesta del régimen a la movilización fue la represión. El resultado: cientos de manifestantes muertos y arrestos masivos. 

  • Desconectar al país del resto del mundo no es una estrategia novedosa del Gobierno iraní. La politóloga sostuvo que en aquel momento el Gobierno también utilizó los “apagones” de Internet como una forma de controlar la propagación de las movilizaciones, pero aun así, se le hace cada vez más difícil contener la protesta social. 

Costa subraya que las sanciones de Estados Unidos contra Irán sumergen al país en una crisis económica muy profunda. “Si a eso le sumás la pospandemia, la guerra en Ucrania con su consecuente aumento en los precios de la energía y los alimentos y la crisis por falta de agua que enfrentan, te encontrás con un altísimo deterioro del nivel de vida de la población, que junto con la falta de libertades individuales que no están garantizadas en un régimen teocrático con fuertes rasgos anti democráticos, te da como resultado una impugnación que va más allá de demandas puntuales. Lo cual no significa que vaya a haber cambios inmediatos”, analizó la politóloga.

  • Un dato es la pérdida de interés de los iraníes por participar en las últimas elecciones: fue el índice de participación más bajo desde el inicio de la revolución. Siempre fueron para el régimen una fuente de legitimidad y, por eso, ese ausentismo fue un acto de desobediencia civil. 


“Para los iraníes, las posibilidades de transformación dentro del propio régimen se vuelven cada vez más imposibles. El Gobierno de Raisi es un Gobierno con poco apoyo popular y las movilizaciones lo debilitan aún más”, concluyó Costa.

¿La política por sobre la religión?

Al tratarse de una república islámica, el Corán regula la vida diaria y el hiyab no queda exento de las imposiciones religiosas. En un contexto en que cientos de mujeres iraníes se quitan sus velos e incluso algunas los queman, cabe preguntarse si la política prevaleció por sobre la fe.

“Creo que lo religioso se sigue imponiendo sobre lo político. La revolución islámica ha sobrevivido durante 40 años, en gran parte, porque ha sabido amoldarse a los cambios de la sociedad y se 'aggiorno' en muchas cosas”, afirma Kopel. 

“No me sorprendería que más adelante, cuando muera Ali Khamenei, la vieja guardia se acabe con la nueva persona que lo vaya a suceder. Lo que queda son los jóvenes que nacieron luego de la revolución y muchas cosas empiezan a flaquear cuando la nueva generación toma el poder”, agregó.

“En este momento no sé si lo político se impuso a lo religioso. Creo que lo que se impuso es el abuso de lo religioso en lo político”, concluyó. 

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés