Las noticias no auguran un piso

bonos-convertibles
02-03-2020
Compartir

Durante el fin de semana, los titulares mostraron que el coronavirus siguió avanzando y que ya se cobró su primera víctima en Estados Unidos. Así, subieron las posibilidades de que haya un brote en la principal economía del mundo mientras que los efectos de segunda ronda ya se empezaron a sentir en la segunda: la actividad industrial en China se contrajo a un ritmo récord en febrero, incluso peor que durante la crisis financiera mundial de 2008, y el conocido índice PMI se ubicó en 38,8 puntos.

Todo eso configura un entorno más que desafiante para los mercados, que reabren hoy tras su peor semana desde 2008.

“Por ahora, la sensación es que el virus fue una excusa para una corrección en los mercados americanos. Igualmente, si empeora los gobiernos no se quedarán de brazos cruzados. Es esperable que den señales de lanzar políticas fiscales o monetarias para buscar erradicar los temores de recesión, y ahí es cuando los mercados rebotan, sino lo hacen antes”, dijo Fernando Marull en su tradicional reporte del fin de semana.

“En este adverso contexto internacional, el Gobierno está terminando de delinear su oferta de canje, que lanzará en dos semanas. Todavía falta definir québonos incluirá en la oferta externa. Un escenario global adverso empeora las chances de éxito del canje, porque empeora las perspectivas económicas y hace más exigente los objetivos fiscales y la sostenibilidad de la deuda”, agrega Marull, que también dice que afectará el menor crecimiento de Brasil y China. No casualmente, los principales socios comerciales de Argentina.

En una línea similar se ubica Matías Daghero. En diálogo con El Economista, dice: “La semana pasada fue la de mayor caída para las bolsas estadounidenses desde el año 2008. El mercado entró en pánico a causa del coronavirus y se dio una venta masiva de papeles. Es muy difícil determinar si la corrección terminó o si continuará. Sin embargo, si uno mira el impacto de otras enfermedades en los mercados se está repitiendo el mismo patrón: primero se subestima su impacto, luego las acciones caen por el pánico y finalmente se encuentra una cura o se disipan los temores haciendo que los mercados retomen sus senderos alcistas. Para inversores de largo plazo, es una excelente oportunidad para comprar a precios más baratos acciones de sectores muy golpeados, como los vinculados al turismo”.

Más cautos fueron desde el Grupo SBS. “La corrección global fue mucho más abrupta de lo que esperábamos y el mercado se muestra más conservador, aunque aún no está claro que la caída haya finalizado. Hasta que el panorama aclare, preferimos mantener posturas defensivas”, dijo Adrián Yarde Buller, Jefe de Research de SBS.

Falta poco para saber de qué lado cae la moneda. Los billones, mejor dicho.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés