El Economista - 70 años
Versión digital

dom 26 Jun

BUE 9°C
Versión digital

dom 26 Jun

BUE 9°C
Escalada

La inflación acelera en Europa y presiona al BCE

Ayer se publicaron los datos de España (10%) y Alemania (7,6%) y hoy los de Italia y Francia

La aceleración de la tasa de inflación no da tregua en la zona euro.
La aceleración de la tasa de inflación no da tregua en la zona euro.
31-03-2022
Compartir

La aceleración de la tasa de inflación no da tregua en la zona euro. Ayer se informó que el Indice de Precios al Consumidor registró en España una suba de 9,8% anual, su mayor nivel desde mayo de 1985. Se trata de un dato preliminar mientras que el definitivo se conocerá el 13 de abril. También se anotó una fuerte suba con relación a febrero. 

Los rubros que explican ese comportamiento son la energía y los alimentos, pero, aunque a menor ritmo, también subieron los demás ítems. Según el Gobierno, el 73% del aumento de la inflación es consecuencia de la guerra en Ucrania

También Alemania informó ayer que el dato preliminar de inflación en enero alcanzó a 7,6%, el registro más alto desde la reunificación del país a principios de los '90.

Hoy se conocerán los índices de Francia e Italia y el viernes, el correspondiente a toda la zona euro, que según los analistas alcanzaría a 6,6%, un porcentaje nunca alcanzado desde el nacimiento de la moneda común. 

La invasión de Rusia a Ucrania complica a Europa más que a cualquier otra región del mundo y la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, afirmó que “cuanto más se prolongue la guerra, mayores serán los costos”.

En este contexto, el mercado descuenta que el BCE deberá subir la tasa de interés antes de lo que suponía. Podría ser a partir de junio cuando termine el programa de compra de activos, pero hay distintas opiniones sobre cuándo comenzará y qué intensidad que tendrá el ciclo alcista. 

El desafío para la autoridad monetaria es enfrentar la suba de la inflación y al mismo tiempo evitar que la economía se frene más porque el nivel de actividad también está siendo afectado por la guerra en Ucrania. Una de las mayores preocupaciones está en un eventual recorte en los suministros de energía que complique el funcionamiento de la actividad industrial que tiene mucho peso en la zona euro. 

El caso más evidente es el de Alemania que sólo crecería 1,8% en 2022, según los propios consejeros económicos del Gobierno.

Lagarde considera que la tasa de inflación se mantendrá en niveles altos, pero que dejará de acelerarse y que la política monetaria debe manejarse con un criterio flexible y que cualquier cambio de estrategia que se decida debe ser gradual. También afirma que no puede seguir los pasos de la Reserva Federal que subiría la tasa en otras seis oportunidades este año, porque Estados Unidos y la zona euro están en diferentes etapas del ciclo económico.

Tendencia global

También Rusia sufre las consecuencias del desequilibrio mundial que produjo al invadir Ucrania y la inflación está trepando al del 15% anual superando todas las marcas anotadas desde 2015. El impacto de las sanciones dispuesto por otros países y la fuerte devaluación del rublo explican este desempeño de los precios. 

Un proceso diferente se observó en Brasil con una desaceleración en la suba del índice de precios a los productores que pasó de 1,20% en enero a 0,56% en febrero. Uno de los motivos que favorecieron este comportamiento fue consecuencia de una apreciación de la moneda brasileña frente al dólar que fue de casi 3% en febrero. El real es la moneda que más se apreció en el mundo en los últimos meses por el endurecimiento de la política monetaria puesto en marcha para enfrentar la suba de la inflación. Es el camino que están siguiendo casi todos los países de la región. 

Esta semana también subió la tasa de interés el Banco Central de Chile y la llevó a 7% para frenar una tasa de inflación que apunta superar el 8%, muy por encima de la meta. El costo será un menor crecimiento que ahora la autoridad monetaria ubica entre 1% y 2%.

En otra situación se encuentra China, que al no sufrir presiones inflacionarias en el tramo minorista, puede mantener sus políticas monetarias expansivas. El Gobierno se planteó como objetivo una suba del PIB de 5,5% en 2022, pero los bancos de inversión y el FMI proyectan un incremento menor. 

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés