El Economista - 70 años
Versión digital

vie 19 Abr

BUE 18°C
La próxima reunión de la Fed está prevista para los días 20 y 21 de marzo
Clave

La Fed está dispuesta a apretar más y ahora no se descarta una suba de tasa de medio punto en marzo

No hay dudas de que la Fed seguirá con su apretón monetario porque se esperaba una mayor caída de la inflación

22 febrero de 2023

La Reserva Federal publicó las actas de su última reunión, realizada el primer día del mes, en la que se decidió subir la tasa 25 puntos básicos, llevándola a un rango de 4,5%-4,75%. 

Se trató de un incremento menor a los seis previos porque se estimaba que la inflación se estaba desacelerando.

A comienzos de febrero prevalecía en el mercado la visión de que la tasa subiría otro cuarto de punto en la reunión prevista para los días 20 y 21 de marzo y que a partir de allí se podría finalizar el ciclo alcista. 

Sin embargo, en las últimas semanas todos los datos mostraron un nivel de actividad, ventas minoristas y empleo superiores a los esperados. 

Al mismo tiempo, la tasa de inflación, que tuvo un pico de 9,1% en junio, viene descendiendo lentamente. Frente a ese cuadro, no hay dudas de que la Fed seguirá con su apretón monetario porque los resultados hasta ahora no han sido satisfactorios porque se esperaba una mayor caída de la inflación.

En este contexto, hay quienes sostienen que la tasa podría llegar a subir medio punto en marzo, un incremento que algunos integrantes de la Fed hubiesen acompañado en la reunión de este mes. De todas maneras, Jerome Powell siempre sostuvo que las decisiones se irían tomando  en función de los indicadores que se vayan conociendo. 

Y hasta el encuentro de marzo de la Fed se publicarán el índice precios al consumidor y todos los indicadores correspondientes al mercado laboral de febrero. Y este viernes se conocerá el Indice de Precios de los Gastos en Consumos Personales, la medida de inflación que más toma en cuenta la Fed, para definir su política monetaria, que daría cuenta de un nuevo descenso, pero moderado. 

La reacción de los mercados fue la habitual frente a los escenarios de mayor dureza monetaria: cayeron las acciones, se recuperaron los rendimientos de los bonos del Tesoro y el dólar subió contra el resto de las monedas. 

Para Argentina y los países emergentes la suba de la tasa y del dólar no es una buena noticia porque encarece la deuda, atrae más capitales hacia los activos estadounidenses y puede debilitar el valor de las commodities. Y todo indica que deberán convivir con ese marco durante los próximos meses.    

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés