El Economista - 73 años
Versión digital

mie 24 Jul

BUE 13°C
Cumbre CELAC-UE

Cuatro caminos hacia una relación estratégica entre la Unión Europea y América Latina

El año 2023 será clave para relanzar la relación entre la Unión Europea y América Latina.

El principal desafío consiste en identificar los caminos para sentar las bases de una relación estratégica que se proyecte más allá del corto plazo.
El principal desafío consiste en identificar los caminos para sentar las bases de una relación estratégica que se proyecte más allá del corto plazo. .
16 julio de 2023

Por Andrés Allamand Secretario General Iberoamericano

El año 2023 será clave para relanzar la relación entre la Unión Europea y América Latina. La Presidencia Española del Consejo de la UE, la necesidad de acelerar los procesos de transición energética y la lucha contra el cambio climático, así como la búsqueda de socios confiables en la defensa de la democracia, los derechos humanos y los principios contenidos en la Carta de Naciones Unidas, son factores que deberían impulsar el acercamiento entre ambas regiones.

En estas circunstancias, el principal desafío consiste en identificar los caminos para sentar las bases de una relación estratégica que se proyecte más allá del corto plazo. 

  • Camino político

Los encuentros periódicos entre las partes son fundamentales en toda relación saludable.  Es crucial consensuar una agenda que le entregue continuidad al trabajo y que permita proyectar la relación hacia el futuro. Parte del camino ya lo tenemos avanzado pues, al menos a nivel iberoamericano, se han alcanzado ya importantes acuerdos en materias como digitalización, medio ambiente y seguridad alimentaria, que son clave para el desarrollo de la región y que bien podrían servir de base para una agenda birregional de futuro y convergencia estratégica.

  • Camino comercial

América Latina y el Caribe son la región que posee la más densa red de acuerdos formales con la Unión Europea, siendo ésta el tercer socio comercial de la región. El desafío en este ámbito, como bien señalara el Alto Representante Josep Borrell en la Cumbre Iberoamericana de Santo Domingo, consiste en mostrar que la relación comercial puede seguir siendo una fuente de progreso y que, por lo tanto, es de interés para ambos bloques impulsar el cierre de los acuerdos que se encuentran pendientes.

  • Camino de la cooperación

La UE es el primer donante de ayuda oficial al desarrollo en América Latina y el Caribe. Sin embargo, es importante avanzar hacia una cooperación más flexible, capaz de evolucionar y adaptarse a los nuevos desafíos que enfrentan los países de la región y de seguir acompañándolos en su camino al desarrollo. Fortalecer la participación europea en iniciativas de cooperación triangular, incorporar nuevos actores y expandir el ámbito de acción de la cooperación, para que pueda impulsar inversiones en áreas clave para el desarrollo regional como infraestructura, digitalización y transición energética, son algunas de las medidas que podrían tomarse para reforzar el rol de la cooperación en la construcción de la relación estratégica birregional.

  • Camino de la inversión

Para superar los grandes desafíos que enfrenta la región es fundamental recuperar el crecimiento, y para impulsar el crecimiento se requiere de inversión. Europa es hoy el mayor inversor en América Latina y el Caribe. Sus inversiones en la región superan la suma de las realizadas en Rusia, China, India y Japón. Sin embargo, durante los últimos años los flujos han ido disminuyendo. Es de esperar que la nueva agenda de inversión que, en el marco de Global Gateway, estaría preparando la Comisión Europea, no sólo impulse las inversiones de calidad, sino que sirva también para incentivar la transferencia de tecnologías y conocimientos, descartando así el fantasma de un nuevo ciclo extractivista. En todo caso, para el éxito de estas medidas será fundamental contar con el apoyo, la confianza y el compromiso de los empresarios, que están llamados a demostrar que son parte de la solución y no del problema.

Las condiciones para el establecimiento de una relación profunda y de largo plazo entre América Latina y el Caribe y la Unión Europea están encima de la mesa. Estamos en presencia de una gran oportunidad -y una gran necesidad de ambas regiones- de relanzar una relación bilateral más intensa, más horizontal y con mayor contenido. Nada justificaría, y por lo tanto resultaría inexplicable, que no se aprovechara en plenitud.

***

LLYC presentó Nuevos tiempos, nuevas alianzas, el número 40 de la revista UNO

.
 

+ info: https://actualidad.llorenteycuenca.com/temas/noticias/llyc-presenta-nuevos-tiempos-nuevas-alianzas-el-numero-40-de-la-revista-uno

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés