El Economista - 70 años
Versión digital

mar 16 Ago

BUE 10°C
Versión digital

mar 16 Ago

BUE 10°C
Riesgo país en 2.754

Ni los fondos extranjeros que compran "baratijas" en el mercado quieren bonos argentinos

"No estamos interesados en Argentina. Cuando se visualice un cambio de Gobierno volvemos a hablar", dicen los portfolio managers de los fondos "distressed"

La renta fija argentina no seduce ni con rendimientos fuera de serie
La renta fija argentina no seduce ni con rendimientos fuera de serie -
Leandro Gabin Leandro Gabin 17-07-2022
Compartir

"No gracias, paso". Así responden los portfolio managers de los fondos “distressed”, o sea los que compran deuda a precio de remate en el mercado internacional, cuando algún ejecutivo local intenta contactarlos avisándoles que los bonos argentinos valen hasta 18 centavos de dólar y caen más del 60% desde que surgieron del canje. 

"No estamos interesados en Argentina. Cuando se visualice un cambio de Gobierno volvemos a hablar", repiten, según describió un conocido financista argentino en recientes charlas con los inversores. 

Además, el súperdólar en el mundo y la potencial caída de commodities los hace pensar que el país tendrá más problemas para hacerse de los dólares y pagar la deuda. 

screenshot_3
El durísimo tuit de Argentina Exchange Bondholders

Muchos de los fondos distress también cayeron en el canje anterior. Agrupados en Argentina Exchange Bondholders Group (EBG), los principales son HBK Investments, Monarch Alternative Capital, Paloma Partners Management Corp., Pharo Management, Redwood Capital Management y VR Capital Group. Estos fondos se muestran públicamente muy críticos del Gobierno y hasta incluso de la nueva ministra Silvina Batakis

screenshot_2
Los Globales no encuentran piso (ni el riesgo país un techo). Con precios de menos de 21 centavos de dólar, valen lo mismo que los bonos en default a mitad de 2002

Recientemente cuando se conoció el nombramiento de la "Griega", este grupo tuiteó un mensaje dirigido a la economista: "Cuando se te está incendiando la casa, en general es mejor llamar a los bomberos que a un pirómano, ¿no?". 

Sin siquiera el "soporte" de estos inversores que compran a precios de remate, pero antes que los denominados "buitres" que lo hacen cuando el país ya ingresó en default, la deuda argentina queda huérfana de compradores.

Así, los bonos Globales no encuentran piso y el riesgo país tampoco. Está en 2.754 puntos y sube 63% en lo que va del año. Según GMA Capital, con precios de menos de 21 centavos de dólar, la deuda que emitió Martín Guzmán vale lo mismo que los bonos en default a mitad de 2002. 

Desde el canje, el derrotero fue pavoroso: las pérdidas promediaron 57%, aunque superaron el 60% en los bonos 2029 y 2030. "No es preocupante el hecho de que estén baratos, sino que nadie parece ver valor relativo en los títulos a estos precios", advierte. La renta fija argentina no seduce ni con rendimientos fuera de serie: los que vencen en 2029-2030 pagan hasta 44% en dólares y los más largos entre 25% y 29%. 

Para Delphos Investment, las actuales paridades indican que el mercado ve probable una reestructuración de los títulos soberanos más agresiva que la de 2020, que probablemente incluya quitas de capital y extensiones adicionales en los plazos de pago. 

"En términos más generales podemos decir que los precios actuales tienen implícitas quitas entre 30% y 50% del capital y un aplazamiento en los pagos de capital de 5 años para los bonos Hard Dollar Ley NY (dependiendo de la exit yield que se asuma), bajo el supuesto que se mantienen los bajos cupones actuales. Esto parece indicar que los precios actuales tienen implícitas condiciones de reestructuración muy agresivas consistentes con un entorno de creciente incertidumbre", indican. 

Hacia adelante tampoco hay mucho entusiasmo por parte de los fondos más agresivos con la Argentina. Creen que el BCRA nunca acumulará reservas tratando de comprar dólares a un valor que nadie vendería libremente. "La respuesta es permitir que los mercados funcionen. Con una tasa de cambio libre, los argentinos tendrán todos los incentivos para ganar dólares en el exterior y gastar en el país. Los mercados funcionan, los cepos no", dice el EBG. 

¿Habrá trade electoral? También está en duda, teniendo en cuenta la gravedad de la crisis actual. El director de FMyA, Fernando Marull, dice que la herencia que dejará Alberto Fernández es peor que la que dejó Cristina en 2015. La inflación hoy está mucho más acelerada (90% versus 26%), la brecha cambiaria ahora es de tres dígitos (130% versus 54%), la deuda neta es el doble, las reservas líquidas son mucho más negativas (US$5.000 millones). 

"Para suavizar el pesimismo, hoy el dólar oficial y las tarifas están menos atrasadas qué en 2015, el déficit fiscal es un poco menor (y más controlado con el FMI), el precio de la soja es casi el doble, que, junto al cepo, permite que el superávit comercial sea muy alto", acota. Igualmente, advierte Marull, el deterioró es visible y puede empeorar bastante más hasta las elecciones. "Hoy luce cada vez más probable que la economía no pueda llegar a 2023 sin explotar (como en 2015). La falta de dólares y la inflación está haciendo daño", alertó. No es precisamente un panorama que seduzca ni a los más intrépidos a comprar bonos de un país. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés