El Economista - 70 años
Versión digital

mie 19 Jun

BUE 14°C
Data

La política metió la cola y el mercado giró en "U"

Los legisladores quisieron seguir desguazando el ómnibus, Milei se sacó y ordenó terminar con la iniciativa. El mercado lo tomó muy mal.

Los dólares resucitaron, los bonos cayeron, el riesgo subió y la Bolsa local y los ADR argentinos cayeron.
Los dólares resucitaron, los bonos cayeron, el riesgo subió y la Bolsa local y los ADR argentinos cayeron. .
Luis Varela 07 febrero de 2024

Con las redes informando todo lo que pasa al instante, estos últimos tiempos del periodismo se están convirtiendo en momentos de alto estrés para los editores, porque los cronistas suelen cerrar los panoramas a determinada hora y la realidad supera a la ficción, ocurren cambios de último momento y como ocurría en las viejas redacciones, cuando los cables de papel se pegaban arriba de una mesa, llegaba el editor en jefe y, en un tris, decía "cambió todo", y el trabajo de horas era arrastrado al piso. La realidad había cambiado.

Algo parecido sucedió entre el cierre de los mercados del martes y lo que ocurrió en las horas siguientes. A las 5 de la tarde parecía que la Ley Ómnibus reducida marchaba como un tren, pero la oposición amigable que había dado el "sí" a la votación en general por 47% a 43%, empezó a meter la cuchara en cada uno de los artículos, el cercenamiento de lo pedido del Ejecutivo se seguía podando y, directo desde Israel, llegó la orden enfurecida del Presidente Milei: "Retiren todo, así no seguimos".

Javier Milei en Israel.
Javier Milei en Israel

Y sucedió exactamente ese. Un miembro de La Libertad Avanza pidió que la discusión volviera a comisión, como pedían el kirchnerismo y la izquierda para trabar todo desde un principio, y lo más sorprendente fue que el riojano Martín Menem, titular de la Cámara de Diputados, no pidió un cuarto intermedio, sino que dio por cerrada la sesión. Habían querido cambiar las cosas, y el tablero fue pateado por los aires por pedido directo del Presidente.

Para peor llegó un dato que generó gran inquietud. Mientras las principales consultoras, incluso las que sigue el BCRA en el Relevamiento de Expectativas de Mercado, están viendo que la inflación de enero fue claramente menor que en diciembre, posiblemente 6 puntos más baja. Pero apareció el dato de la inflación porteña, que fue de 21,7% en enero (238,5% anual), más alta que el 21,1% que hubo en diciembre. A nivel nacional el Indec midió 25,5% en diciembre. ¿Será el índice de enero seis puntos más bajo?

En la dureza sin alma del mercado financiero, la respuesta inicial a esta resistencia de la política a aceptar los cambios pedidos por el Presidente, reduciéndolos primero y pretendiéndolos achicar como piel de zapa después, terminaron provocando un giro en "U" en todas las variables: el martes había terminado con dólares muy para abajo, bonos en los mayores niveles en 41 meses y riesgo país cayendo, mientras que ahora la respuesta fue dólares libres otra vez para arriba, fuerte baja de los bonos, riesgo país en alza, con importante baja en la Bosa de Buenos Aires y retroceso en bloque para los ADR argentinos en Nueva York.

Esto que muchos analistas vuelven a calificar como "otra oportunidad perdida", se dio con los mercados mundiales moviéndose en un sube y baja. A la espera de lo que va a decidir la Fed con sus tasas, volvieron a aplanarse las tasas largas de EE.UU.: se pagó 4,8% anual a 1 año de plazo, 4% a 5 años, 4,1% a 10 años y 4,3% a 30 años. Y con eso en el exterior el dólar global subió 0,4% en Chile, 0,2% en Japón, 0,1% en Brasil, México y China, pero bajó 0,2% contra el euro y la libra.

A nivel local, sorpresivamente, con un dólar exportador de $ 956, el BCRA compró US$ 75 millones en el mercado y al final del día la autoridad monetaria sumó US$ 89 millones a las reservas. Pero el mercado cambiario cambió de dirección: el dólar blue saltó $25  hasta $1.170, el Senebi subió $12,76 hasta $1.267,19, el MEP subió $19,64 hasta $1.205,89 y el contado con liquidación subió $13,99  hasta $1267,50. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue fue del 33% y la del CCL con el mayorista fue del 53%.

A pesar de que Milei estaría dispuesto a no seguir con la Ley Ómnibus en la comisión, sino mandar diferentes proyectos de ley por separado en ordinarias, sin extender las extraordinarias que terminan en una semana, con volumen medio, los bonos argentinos tuvieron una dura caída del 3,2% y el riesgo país trepó 96 unidades hasta 1.928 puntos básicos, volviendo a colocar en los portales la palabra "reestructuración" para enfrentar la deuda que viene.

En cuanto a los papeles privados, con China temblando y Europa en baja, hubo otro día con subas en la Bolsa de Nueva York, con alza del 0,4% para el Dow, del 0,8% para el S&P y del 1% para el Nasdaq. Al tiempo que la Bolsa de San Pablo bajó 0,3% y la de México subió 0,1%.

Pero el que se llevó lo peor del día fue el mercado bursátil argentino. Con $28.683 millones de pesos operados en acciones y $23.319 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires cayó 5,2% en pesos (se hundió 7,3% en dólares). Y los ADR argentinos en  mostraron una suba del 4% para Bioceres y caídas en bloque del 2% al 10% para Supervielle, Francés, TGS, Macro, Galicia, Telecom, Pampa E, Central Puerto, Loma Negra, YPF, IRSA, Cresud, Despegar y Edenor.

Todo esto fue coronado por la tensión que se sigue mostrando en materias primas. Hubo otra suba del 0,8% para el petróleo, metales preciosos débiles, metales básicos mixtos, granos mixtos en Chicago y con sensibles bajas en Rosario (con el país invadido por la ola de calor). Y la inquietud es tanta que hubo otra suba del 0,7% para el Bitcoin, con mejoras de hasta el 3% para el resto de las criptomonedas.

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés