El Economista - 70 años
Versión digital

lun 20 May

BUE 14°C
Wall Street en verde

La montaña de vencimientos se acerca y el blue se despereza

Las acciones y los bonos argentinos subieron. Pero los dólares financieros libres empezaron a despertarse. Mañana hay una licitación fácil.

El dólar blue avanzó $2 el martes: pedían $293
El dólar blue avanzó $2 el martes: pedían $293
Luis Varela 26 octubre de 2022

En un día en el que se desinflamó el incendio británico, con el nombramiento del nuevo primer ministro de origen indio, planteándole a su partido un nuevo rumbo fiscal, los bonos ingleses recuperaron precio y de una tasa larga peligrosa del 4,5% anual con los anuncios de Liz Truss ahora se ubicaron en un nivel más tranquilo del 3,6%, luego además del Repo que le proveyó la Fed al Banco de Inglaterra. 

Ese histórico paso inglés, más la presentación de más buenos balances trimestrales en la Bolsa de Nueva York, hicieron que Wall Street tuviera otro día festivo, que fue acompañado por las acciones y los bonos argentinos, con baja del riesgo país.

El en frente cambiario las cosas no fueron tan bien. Se espera que este jueves el Banco Central Europeo anuncie una nueva suba de tasas de interés y aparecieron en EE.UU. algunos indicadores que apagaron buenos números contables entregados por Coca Cola y General Motors. 

Se supo que la confianza del consumidor estadounidense cayó de 107,8 a 102,5 puntos, lo cual indica que se están preparando para una menor demanda, lo cual haría que la inflación afloje. Con eso se dio una mínima baja para las tasas largas de EE.UU.: 4,6% anual a 1 año, 4,2% a 5 años, 4,1% a 10 años y 4,2% a 30 años. La FED decide en una semana si sube la tasa corta en otro 0,75%, hasta 4% anual. Y como no hay señales de que la pegajosa inflación amaine, en el exterior el dólar subió 0,1% en Brasil, pero bajó 0,3% en México, 0,7% en Japón, 1% contra el euro, 1,6% en Chile y 1,7% contra la libra.

El dólar en Argentina

En el mercado cambiario argentino las cosas tampoco estuvieron bien. Más consultoras privadas sacaron informes estimando que la inflación de octubre estará nuevamente en el 7% anual, y con eso empezaron a desperezarse los dólares dormidos. 

  • El dólar blue saltó $2 hasta $293, su mayor precio de las últimas nueve semanas. 

El dólar Qatar se estiró hasta $324,20. El dólar Senebi cedió $3,37 hasta $312,58, el Mep subió $1,74 hasta $293,63 y el Contado Con Liquidación subió $1,86 hasta $305,82. Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue subió al 81% y la del CCL con el mayorista fue del 97%.

A nivel local, mientras el Gobierno saca todo tipo de incentivos, Ahora 12, Ahora 30, pago de bono a gente con menores recursos y otras ayudas, el consumo se resintió en agosto: las ventas en súper y en mayoristas cayeron hasta 2,1%. Y hay gran preocupación porque China sigue devaluando el yuan, está suspendiendo todo tipo de compras. 

Los meteorólogos locales anticipan que viene otra ola de frío, lo cual complicará aún más las cosechas y las siembras en marcha. Y todo eso contribuye a pensar en que habrá menor cantidad de dólares en los próximos 120 días.

Además, como de alguna manera el mercado local está muy colgado del mercado norteamericano, preocupó en el postcierre la aparición de un mal dato de viviendas estadounidenses ya que la tasa hipotecaria saltó al 7% anual y los precios de las propiedades comenzaron a ceder, 0,8% de un mes para otro. Y aparecieron tras el cierre de Wall Street los balances de Microsoft y de Google que no convencieron demasiado, lo cual puede entregar un miércoles que quizás sea nuevamente apacible, tras los fuertes repuntes de los últimos días.

O sea, en EE.UU. empieza a verse una fuerte desaceleración en cada vez más sectores económicos. Todo parece indicar que Lula va a ganar de manera muy ajustada en Brasil, y que puede haber problemas con eso, de ahí que la Bolsa paulista volvió a ceder, con el dólar subiendo únicamente en Brasil. 

Y viendo que las barbas se recortan en mercados vecinos, el mercado local se aplaca: el BCRA pudo comprar apenas US$ 1 millón en el Mulc, sumó solo US$ 14 millones en el final del día con las importaciones bloqueadas bajo siete llaves. 

Además, el BCRA chupó de los bancos depósitos $835.284 millones en Leliq cortas. A los bonos argentinos les fue bastante bien, no tanto como en las últimas tres ruedas (pero mejorando respecto del resto de los emergentes) y lo más destacado fue que los ADR argentinos estuvieron muy sostenidos.

En titulos públicos argentinos se vio una mejora cercana al 1%, que posibilitó que el riesgo país cediera en otras 28 unidades, hasta 2.494 puntos básicos, el menor nivel en un mes. Y mientras la Bolsa de Nueva York tuvo una mejora promedio del 1,5%, con San Pablo 1,2% abajo y México 1,8% arriba, la Bolsa de Buenos Aires pegó un brinco del 3%, con $2.370 millones operados en acciones y  $4.501 millones en Cedears. Al tiempo que las ADRs argentinas subieron en bloque en Wall Street, con mejoras del 1% al 7% para Edenor, Central Puerto, IRSA, Bioceres, Pampa E, Telecom y Mercado libre como las más beneficiadas.

Commoditties sostenidas

Frente a todos estos datos contado que plantea recesión en marcha, con inversores especulativos comprando papeles privados, los commodities tuvieron un día en el que de alguna manera parecen plantear que la Fed puede pisar el palito, equivocarse otra vez en los tiempos y los precios en general actuaron sostenidos. 

Hubo una suba del 0,5% para el petróleo. Los metales preciosos crecieron aún más. Los metales básicos estuvieron mixtos. Se vieron mayoría de subas en los granos tanto en Chicago como en Rosario (sobre todo por más riesgo de heladas).

  •  Y el semáforo verde del día se lo llevaron las criptomonedas: el bitcoin saltó 4,7% con subas de hasta el 15% en el resto de valores del panel, sobre todo el cardano y el ethereum, ya que si el súper dólar se empieza a desinflar puede llegar el momento de salir de la zona lateral que recorren desde hace casi seis meses.

¿Qué ven los analistas por delante? En general piensan que estas subas de Wall Street son provocadas por la llegada de los últimos balances con ganancias, y que la recesión empezará a entregar pronto números peores, por lo que los índices de Nueva York deberían experimentar por delante un nuevo piso. Todos están convencidos que el 2 de noviembre Powell subirá la tasa en 75 puntos básicos, algunos se esperanzan con que las subas de diciembre y febrero sean de medio punto,  pero no se sabe demasiado, ya que los titulares de la Fed ya entraron en zona de silencio, hasta hablar dentro de una semana.

Además, debe tenerse en cuenta que este domingo llega el balotaje en Brasil, y que su resultado puede mover el amperímetro. Y en dos semanas se celebrará la elección de medio término en EE.UU., lo cual puede entregar muy malas noticias para Biden. Con todo eso en el medio, anoche el Congreso estaba sumergido en un interminable debate por el Presupuesto, con muchos números muy discutidos. 

Y otro semáforo a mirar con atención es la licitación de deuda en pesos que hará Massa mañana jueves. No es un desafío muy grande ya que debe conseguir solo $137.000 millones para pagar bonos que en su mayoría están en manos privadas. 

Si sigue pagando tasas altas y plazos cortos, no tendrá problemas. 

Pero el llamado irá colocando más cerca la montaña de vencimientos que llega en enero, y hasta ahora no aparece ninguna voz que pueda sugerir de qué modo se resolverá ese gran callejón sin salida.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés