El Economista - 70 años
Versión digital

mar 16 Abr

BUE 16°C
Panorama

La gente sufre, pero el mercado está de fiesta

La escasez de pesos más los cambios orquestados por Caputo en el BCRA y en la relación con los importadores determinó que los dólares libres cayeran. Los bonos saltaron hasta el mejor nivel desde el canje de Guzmán. Y las acciones bajan en pesos pero suben en dólares, con ADR trepando.

Hay 16 jefes de fondos grandes que están en la Argentina preguntándole a todo el mundo cuál será la gobernabilidad que tendrá Milei.
Hay 16 jefes de fondos grandes que están en la Argentina preguntándole a todo el mundo cuál será la gobernabilidad que tendrá Milei. .
Luis Varela 15 febrero de 2024

Mientras la población sufre una inflación insoportable, con el menor poder de compra desde 2001, con la mayor parte de la población sumida en la pobreza y la indigencia, el mercado financiero argentino está viviendo un veranito notable: los dólares libres se hunden, los bonos suben al mejor nivel desde el canje de Martín Guzmán en agosto de 2020, el riesgo país baja y las acciones se bifurcan, ya que bajan en pesos pero suben medidas en dólares, con alza en bloque para los ADR argentinos en Nueva York.

Aparecen datos de la economía real durísimos. Según Adimra, la producción metalúrgica argentina cayó 5,5% en 2023. Según el Indec, la utilización de la capacidad instalada en la industria se ubicó en 54,9% en diciembre, 8,9% por debajo de lo registrado en diciembre 22. Persiste la caída para los granos en el mercado de Chicago: la soja volvió a precios de octubre de 2020. Y un economista como Gabriel Caamaño, de Consultora Ledesma, advirtió que "la caída en la demanda de alimentos no hará caer los precios, aunque si puede afectar a los valores no transables".

Con esa durísima foto de la realidad actual, mientras las consultoras privadas estiman que en febrero la inflación volverá a bajar 5 puntos, como de diciembre a enero, bajando del 20% al 15% mensual, el Presidente Javier Milei volvió de su exitosa gira por Israel e Italia y volvió a actuar como si estuviera en campaña: le dio pelea a todos los que lo critican en las redes y, tras la caída de la Ley Ómnibus, y con el DNU en veremos, le anticipó a la política, que no quiere aceptar su ajuste, que eliminará los fideicomisos por decreto, y que excluirá a los "traidores" de su Gobierno.

El marco global 

Con ese duro ambiente confrontativo a nivel local, el mundo sigue avanzando con su propia problemática. Se conoció que las ventas minoristas en Estados Unidos cayeron 0,8% en enero, contra el aumento del 0,4% que tuvieron en diciembre. Y eso provocó que las tasas largas de EE.UU. volvieran a invertirse, con las más cortas subiendo, pero las de muy largo plazo cediendo: se pagó 5% anual a 1 año de plazo, 4,2% a 5 años, 4,2% a 10 años y 4,4% a 30 años. Y con eso en el exterior el dólar global subió 1,3% en Chile, no cambió en China pero bajó 0,1% en Brasil, 0,3% contra la libra y el mexicano y 0,4% contra el euro y el yen.

A nivel local, cuando todavía faltan dos meses para empezar a cobrar la cosecha gruesa, el Banco Central sigue acumulando reservas. Con un dólar exportador de $935,34, compró en el mercado otros US$ 126 millones y al final del día la autoridad monetaria sumó reservas por US$ 38 millones. 

Con ese marco, con gran necesidad de pesos para pagar gastos e impuestos, y por cambios de políticas con los importadores, los dólares libres estuvieron absolutamente ofrecidos, y se derrumban entre 7% y 10% en la primera mitad de febrero. Tanto que el dólar blue cayó $30  hasta $1.075, el Senebi cayó $20,93 hasta $1.157,22, el MEP cayó $28 hasta $1.154,33 y el contado con liquidación bajó $24,46 hasta $1.154,33. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue cayó al 22% y la del CCL con el mayorista se redujo al 38%.

Además de pesos en circulación absolutamente escasos, el Gobierno tomó dos medidas que dieron vuelta al mercado. Por un lado habilitó a las minipymes a que regularicen sus deudas de comercio exterior a valor de dólar oficial (por lo que dejaron de demandar dólares libres). Y, al mismo tiempo, el BCRA realizó la segunda subasta de la Serie 2 de los Bonos para la Reconstrucción de una Argentina Libre (Bopreal). Se recibieron 480 ofertas, que fueron adjudicadas en su totalidad por US$ 1.170 millones, por lo que el monto acumulado en esta serie ya llega a US$ 1.440 millones.

Todo este ajuste se está dando con un marco internacional en el que los grandes fondos de inversión temen un traspié inminente en Wall Street, por lo que empiezan a explorar la compra de bonos emergentes y la movida llega a tal punto que hay 16 jefes de fondos grandes que están en la Argentina preguntándole a todo el mundo ¿cuál será la gobernabilidad que tendrá Milei y cuánta paciencia le tendrá la gente a un ajuste tan feroz?

El rumbo del dólar

Se verá qué pasa hacia abril o mayo si la inflación no baja fuerte, pero por lo pronto, como respuesta inmediata siguen bajando los valores en los contratos de dólar oficial futuro en el Rofex: se pagó $885 para fin de marzo, $945 para fin de abril y $1.039 para fin de mayo, por lo que la estimación de una fuerte devaluación si la inflación sigue alta se va desinflamando. Y así, con más negocios, los bonos argentinos saltaron 4%, y llegaron al mejor nivel desde setiembre de 2020, por lo que el riesgo país bajó 35 unidades hasta 1.895 puntos básicos.

Wall Street
Wall Street

La caída en el consumo en EE.UU. fue música para los toros especulativos de Wall Street, que siguen apostando a que la Fed deberá rendirse y empezar a bajar su tasa base dentro de menos tiempo que lo que plantea el jefe de ese organismo Jerome Powell. Por eso, hubo una nueva suba en la Bolsa de Nueva York: el Dow mejoró 0,9%, el S&P 0,6% y el Nasdaq 0,3%. Al tiempo que la Bolsa de San Pablo subió 0,6% y la de México terminó sin cambios.

Y en el mercado bursátil local hubo una bifurcación. Con $22.439 millones operados en acciones y $23.079 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires bajó otro 1,1% medida en pesos (pero subió otro 1,6% medida en dólares). Y los ADR argentinos anotaron una suba en bloque del 1% al 4,5% para Edenor, Cresud, Telecom, IRSA, Francés, Galicia, TGS, Despegar y Mercado Libre, con una única baja, del 1,5%, para Central Puerto.

El gran tema de fondo, y las incógnitas, siguen estando en los conflictos geopolíticos y en la danza del precio de las commodities. Esta vez hubo una suba del 1,3% para el petróleo. Los metales preciosos volvieron a estar en alza. Los metales básicos actuaron mixtos. Los granos tuvieron importantes achiques en la Bolsa de Chicago y reacciones mixtas en la Bolsa de Rosario. Y el refugio que resiste es el mundo cripto: el Bitcoin subió otro 0,9%, con alzas de hasta el 6% en el resto de los valores de ese panel.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés