El Economista - 70 años
Versión digital

dom 02 Oct

BUE 14°C
Versión digital

dom 02 Oct

BUE 14°C
Finanzas

Esperando las transferencias, el dólar blue acentuó el rebote

Los productores locales se adelantan y toman posiciones en dólar blue, que volvió a subir fuerte. Los bonos repuntaron y las acciones estuvieron aun mejor.

La ventana que les ofreció Massa a los sojeros hizo que ayer se acentuara la liquidación y que crecieran las reservas del BCRA.
La ventana que les ofreció Massa a los sojeros hizo que ayer se acentuara la liquidación y que crecieran las reservas del BCRA. Archivo
Luis Varela Luis Varela 08-09-2022
Compartir

Como si se tratara de un trámite garantizado, en una especie de “soja hot sale”, un gran regalo de ocasión, los productores de soja se lanzaron a vender porotos y ayer permitieron que el BCRA logre comprar el en mercado local US$  300 millones, que al final del día se tradujeron en un aumento de reservas en el BCRA por US$ 262 millones por otras compensaciones de comercio exterior y  la debilidad del yuan.

En realidad, los que participan de este regalo de primavera, esperan la demora de unos cinco días que tarda en el ciclo de la operación, desde que el yuyito se liquida en Rosario o en Bahía Blanca y finalmente llega vía transferencias a las cuentas bancarias de cada uno de los productores. Allí, inmediatamente, porque los pesos se queman, realizarán una de dos maniobras: o bien usarán los pesos para comprar dólar MEP o bien se lanzarán a comprar insumos importados, para que cada dólar de $200 sea tomado por dólar de $140, comprando maquinaria, fertilizantes, semillas o lo que se elija para hacer la ganancia del día y, a partir de eso, volver a sacarle reservas al BCRA.

Otros sectores piden

Mirándolos con gran envidia, otros 15 sectores están gastando las pilas de Economía y del Banco Central para poder tener también el "dólar Malbec", el "dólar limón" o el "dólar de cualquier cosa exportable", para tener también la ventaja de recibir 200 pesos por dólar y con eso poder sumar dólares en el MEP o comprar los insumos importados que se necesiten para adquirirlos a valores regalados, gracias al descuento de $60 por dólar que permite esta maniobra de Massa para tener más reservas en septiembre, por lo menos hasta que finalice la importación de gas: calculan que de acá a la primavera quedan sólo ocho días de frío y fin del la ventanita que se abrió temporalmente.

Adelantándose a lo que se espera que empiece a concretarse a partir del lunes, el dólar blue empezó a moverse con fuerza. Desde el piso de $270 del lunes, subió a $276 el martes y ayer tuvo un aumento de $8 hasta $284. La maniobra se establece porque se descuenta que todos estos dólares que está comprando el Tesoro son adquiridos con emisión del BCRA que terminarán convirtiéndose en más inflación y, además, en posterior incremento de Leliq, a días de que encima el BCRA vuelva a elevar las tasas de interés hasta un nivel efectivo anual cercano al 100%, por lo que los intereses de las Letras de Liquidez significarán de acá a setiembre de 2023 una suma cercana a los $6,5 billones, que se sumarán a los $4,4 billones que le vencerán al Tesoro, por el dólar dual canjeado por Massa hace un par de semanas para procrastinar el ahogo que había con la deuda en pesos.

Con todo este componente, los titulos argentinos tuvieron una buena reacción, tanto los públicos como los privados, ya que Massa con todo este movimiento logró efectivamente apagar el incendio y quizás logre también mandarle la bomba de tiempo al próximo gobierno que asuma en diciembre de 2023, entregando entre junio y septiembre una promesa de rendimiento tan jugosa que será imposible de rechazar por la codicia de los inversores más especulativos.

Repunte de los bonos

Así, los bonos pudieron repuntar ayer otro 0,4%, por lo que el riesgo país logró bajar en otras 6 unidades, hasta 2.360 puntos básicos, por lo que puede decirse que durante toda la actuación de Massa, a pesar de su viaje a EE.UU. de los préstamos en dólares que está logrando con el BID y con el Banco Mundial y de los encuentros que tendrá con los petroleros en Houston y con Georgieva el martes próximo, el país está teniendo un riesgo lateral, que no se mueve demasiado desde el nivel en el que lo dejó Guzmán antes de que pegara el portazo. 

Lo irónico del caso es que Massa no solo está haciendo lo que quería hacer Guzmán y que el kirchnerismo no lo dejaba. Sino que está haciendo un pecado capital para los kirchneristas: está tomando deuda en dólares, tal como hizo Macri en su momento, circunstancia por la que durante casi treinta meses estuvieron criticando al expresidente del PRO como si fuera un demonio que terminó haciendo caer al país en una trampa, fugando dólares, llevándoselos él mismo, o sus supuestos amigos de siempre.

Las acciones argentinas tuvieron un día también positivo, incluso mucho mejor que las acciones. En realidad, el impulso de los papeles privados surgió de un gran día en Wall Street, ya que la tasa a 1 año de los bonos del Tesoro norteamericano voló hasta el 3,6% anual, pero por los plazos más largos (5, 10 y 30 años) los rendimientos achicaron apenas (se ubicaron entre 3,3 y 3,4%), lo cual hace suponer a los inversores muy especulativos que la Reserva Federal no tendrá tanto espacio para subir este mes la tasa corta 75 puntos básicos % como se especula, sino menos.

Así, la Bolsa de Nueva York anotó una suba promedio del 1,8%, con clima aún más positivo para el Nasdaq, mientras que no hubo negocios en la Bolsa de San Pablo porque Brasil festejó sus 200 años de independencia, con Bolsonaro realizado todo tipo de movilizaciones para ver si logra acortar distancia con Lula, que sigue siendo favorito para la presidencial que se celebrará en 24 días. Y la Bolsa de México no tuvo un día muy entusiasta ya que subió 0,3%.

A nivel local, el clima bursátil fue casi festivo, con un gran volumen de negocios y con precios muy firmes. Con $3.372 millones operados en acciones y $4.236 millones en Cedears, hubo una suba del 2,7% en la Bolsa de Buenos Aires. Mientras que los ADR argentinos que operan en Nueva York tuvieron una suba en bloque del 2% al 9,6%, con YPF, TGS, Central Puerto, Macro, Francés, Galicia, Pampa E y Supervielle como las más beneficiadas.

Lo ciertamente particular de todo este movimiento fue que con la tasa cortísima de EE.UU. muy firme pero con las más largas algo más flojas, en el exterior el dólar global subió 0,2% contra el yen pero luego bajó 0,1% contra la libra, 0,2% contra el real, 0,7% contra el mexicano y el chileno, y cayó 1% contra el euro, con el BCE preparándose para realizar una suba del tasas de interés que equipare a los movimientos de la Fed.

Commodities debilitadas

Sea como fuere, la realidad que está generando estas tensiones financieras provocada por los bancos centrales mundiales están debilitando a los commodities y generando gran alboroto. Ayer, por ejemplo se anotó un derrumbe del 5,1% para el petróleo, hasta su precio más bajo del año. Hubo recuperación para los metales preciosos y precios débiles para los metales básicos. En Chicago la soja bajó otro 1,2%, el maíz achicó 0,6% con el trigo anotando un alza del 4,4%. Y en Rosario la respuesta fue bien diferente: con suba del 1,8% para el maíz, baja del 1,8% para el trigo y baja del 0,6% para la soja. Y el leve alivio del día, tras el repunte de las últimas ruedas, fue para el mundo cripto: hubo un repunte del 2% para el bitcoin con subas de hasta el 3% en casi todas las monedas del panel.

¿Cuáles son los comentarios que más se repiten en el mercado? Sebastián Maril, de Latam Advisors, planteó que "lo primero que hay que entender es que todo gobierno argentino intenta recuperar diálogo con empresas de EE.UU. y es una buena noticia. Eso es bueno para el mercado, pero no es suficiente, porque no están poniendo la casa en orden, no hay ajuste creíble que terminen poniendo los números macro en línea. Hay que cambiar el rumbo que tenía el Gobierno hasta la llegada de Massa al ministerio de economía. Ahora Massa intentan alinearse con el mundo y eso hace que el mercado argentino muy barato se recupere. Pero veremos qué pasa en Houston por las inversiones en Vaca Muerta y con la reunión con Georgieva".

"El mercado internacional tiene muy poca paciencia con la Argentina -completó Maril- El país defraudó con Macri, defraudó con Guzmán y ahora con Massa tuvo un amague, la pregunta es si Alberto, Cristina y el Congreso lo van a acompañar de aquí en mas. Ahora entramos en un año electoral, y cada coalición va a plantear sus objetivos y eso puede plantear momentos complejos. La oposición no quiere que a Massa le vaya bien, porque Massa quiere ser Presidente; y dentro del oficialismo no sabemos qué tan bien quieren que le vaya a Massa porque Cristina quiere ser la candidata. Y lo sabemos, la política económica de Massa no está en línea con los K".

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés