El Economista - 70 años
Versión digital

lun 03 Oct

BUE 13°C
Versión digital

lun 03 Oct

BUE 13°C
Escenario

Mientras Massa consigue dólares del campo y en Washington, BCRA acelera la "mini" devaluación

En los tres primeros días de esta semana el tipo de cambio mayorista subió $1,77, la corrección semanal más alta en casi tres años

El Banco Central compró US$ 300 millones en el MULC, acumulando US$ 440 millones en lo que va de septiembre.
El Banco Central compró US$ 300 millones en el MULC, acumulando US$ 440 millones en lo que va de septiembre.
Leandro Gabin Leandro Gabin 08-09-2022
Compartir

El plan de un salto cambiario, en lo inmediato, está descartado por el equipo económico. Mientras que Sergio Massa empieza a conseguir billetes verdes del campo (se aceleró fuerte la liquidación tras el dólar soja a $200) y algo de los multilaterales en sus reuniones en Washington (US$ 1.200 millones por parte del ahora aliado, Mauricio Claver-Carone del BID), el Banco Central pone cuarta en la suba del dólar oficial.

El denominado crawling peg toma temperatura y es parte de la estrategia oficial para ir reduciendo la brecha y encarecer las importaciones. En los tres primeros días de esta semana el tipo de cambio mayorista subió $1,77, la corrección semanal más alta en casi tres años. El dólar que maneja el Central está corriendo a un ritmo de 6,5% mensual (más o menos compatible con la inflación), a una tasa nominal anual en torno al 70% cuando en los últimos tres meses lo hacía al 60%.

Estos movimientos se explican porque el equipo económico, con el ingreso de dólares del campo se siente más cómodo para acelerar el tipo de cambio sin que eso provoque un movimiento alcista de la brecha. "Ir recomponiendo las reservas, o al menos que haya algo más de certidumbre con el ingreso de dólares, te permite que muevas un poco más el oficial. Pero es tarea fina porque tampoco querés que los precios de los alimentos, que están atados al dólar oficial, empiecen a reaccionar por esto", explicaban desde un banco privado de capitales nacionales. 

El mercado parece convencerse de a poco con la idea de que no habrá un salto cambiario. De hecho, eso se ve en los contratos de dólar futuro. La tasa implícita que imaginaba una devaluación para los próximos meses empezó a ceder. "Hay cierto consenso en que este equipo económico irá hacia un esquema de devaluación por sectores y no en forma tradicional", apuntaban desde la misma entidad. 

Massa prometió a los exportadores de la economía del conocimiento que les permitirá vender parte de los dólares obtenidos a un tipo de cambio más alto, se evalúa un esquema similar para las empresas mineras, y se intentará encarecer el dólar para los viajes al exterior (además mejorándole el tipo de cambio a quienes vengan al país). 

La pregunta es si esto alcanzará. “Hay que ver si aceleran más el ritmo de devaluación este mes, que arrancó con un nuevo salto. Mientras que sigan a la baja los dólares alternativos es una buena manera de ir acercando la brecha”, apuntó el trader de un banco extranjeros.

La visión del mercado, no obstante, es que Massa podría quedarse corto para lograr el destino final: recomponer reservas y cumplir con la meta que tiene el país con el FMI. "Se espera que a medida que se acelere el ingreso de divisas del agro y préstamos de organismos internacionales, las reservas tengan un respiro, aunque parece poco probable que alcancen el nivel acordado con el FMI", dice Cohen Asset Management. 

El Gobierno todavía está lejos de sus meta trimestral (de septiembre) y anual (diciembre) en términos de acumulación de dólares. Y el BCRA tendrá que elegir entre vender los dólares que le ingresan a la importación o “pisarlos” con el obvio efecto sobre el nivel de actividad. ¿Más dólares a costa de menos crecimiento? Esa pareciera ser la disyuntiva oficial.  

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés