El Economista - 70 años
Versión digital

lun 24 Jun

BUE 7°C
En los últimos días, se aceleró la velocidad de la fuga de capitales
Panorama

En los últimos días, se aceleró la velocidad de la fuga de capitales

Los tiempos se acortan, Massa prepara más de lo mismo y, con eso, los dólares libres se despertaron y el BCRA pierde reservas.

Luis Varela 24 julio de 2023

Puede haber nuevos anuncios en cualquier minuto (ahora se habla de miércoles o jueves y desde Washington aseguran que se "han finalizado lo aspectos medulares del trabajo técnico de la próxima revisión"), pero hasta ahora no hay nada firmado. (Ayer se conocieron las medias que tomaría el Gobierno).

Desde este lado,Sergio Massa sigue sin cumplir con los acuerdos firmados y desde el otro una Kristalina Georgieva -más acotada por los directores de los 180 países que conforman el board- no retrocede: se cansó de la magia contable y de los conejos, y pide devaluación real, menos déficit y alguna acumulación de reservas.

La devaluación existe, el peso pierde valor todos los días, pero es casi ficción porque va casi a la par con la inflación. Y el recorte del gasto que muestra el ministro es más de lo mismo: retraso en los pagos y recorte en las jubilaciones, mientras hay más gasto en sueldos públicos, no porque suba el ingreso promedio estatal, sino porque hay nombramientos nuevos todos los días. Así, en junio hubo un déficit fiscal de $661.700 millones y en el semestre el rojo es de $1,89 billones.

Los pagos que vienen

Con esta realidad, Massa debe pagar el lunes próximo US$ 2.700 millones y el martes 1° de agosto hay otro vencimiento por US$ 830 millones, y en el BCRA no hay ni un solo dólar y tampoco quedó ningún DEG. Frente a esta situación, para que el país no vuelva a ser calificado como "deudor en mora" (paso previo a ser determinado "en default") hay dos opciones: o Massa paga con más yuanes, si Xi le libera más fondos del swap carísimo, o Georgieva le libera DEG atrasados, pero de modo contable, justito, sin un dólar de más. Eso sería para que llegue a las PASO, y que el board defina cuando vuelva de sus vacaciones de verano, después de que Argentina vote en sus primarias.

El viernes de la semana próxima, 4 de agosto, se cumplirá exactamente un año desde que Massa es cuasi Presidente, con tres ministerios a su cargo, y con un Alberto Fernández sin poder, desdibujado, desplazado a hacer actos meramente protocolares. 

La economía se enfría

Así, repitiendo lo mismo una y otra vez desde hace un año, procrastinando, sin concretar medidas que impulsen la inversión, Massa se encuentra en este momento con la economía en retroceso. Al contrario, como solución, propone subir más los impuestos, hacer devaluaciones parciales, manteniéndoles el dólar a mitad de precio a algunos "elegidos". Esta inoperancia llevó al país a una situación de recesión con alta inflación, con la economía en terapia intensiva.

Y el empecinamiento no es casual.  Al asumir, Massa prometió congelamiento en los empleos del Estado, y todos los días en el Boletín Oficial aparecen decenas de nombramientos, con gente que había conseguido un contrato y es designada en planta permanente, para que de por vida sus ingresos sean mantenidos por los impuestos que pagan los argentinos.

Y ahora, con una deuda pendiente con importadores que según algunas consultoras ya supera los US$ 15.000 millones, su solución es ponerle un nuevo impuesto a los que traen productos del exterior, lo cual sin dudas será trasladado inmediatamente a precios, generando más inflación. Y después de que el dólar agro a $300 no funcionara, ahora estudia anunciar un valor que estaría en $340, es decir: un valor actualizado por inflación que ya claramente no funcionó. 

Como forma de ahorro, los productores tienen unas 11 millones de toneladas de soja por liquidar, y no lo harán con un valor alejado del dólar real. 

Al mismo tiempo, con entidades como la UIA, la CAC y AEA rechazando el adelanto de Ganancias a las grandes empresas, el titular de la Sociedad Rural, Nicolás Pino, ya anticipó que "un dólar soja 4.0 no resolverá nada"

El papel del Central

Es cierto que hay menos recaudación por la sequía, pero también hay menos recaudación porque la actividad económica está en caída desde hace cien días. Por eso, siguen los adelantos transitorios del BCRA al Tesoro, la maquinita de emitir pesos no se detiene. Y el IPC aplastado del 6% de junio, por precios regulados postergados, para que la difusión del último IPC pre-PASO diera bajo, se encontrará con subas de precios mensuales más firmes, que terminarán concretando lo que los pronosticadores del REM que consulta el propio BCRA ya calcularon: una inflación del 140% en 2023.

En esas condiciones, un Massa metido en un laberinto, que debe ser más ministro de Economía que candidato, atravesó todo el fin de semana con los ojos puestos en las urnas: en la posible vuelta de la derecha a España, en la posibilidad de que el peronismo se quedara sin Chubut y sin la intendencia de la Ciudad de Córdoba, donde al cierre de esta edición se empezaban a contar los votos. Pero Massa no miró solo eso: le puso los pelos de punta que Axel Kicillof se paseara con Juan Grabois por el conurbano. 

El contexto político

¿Cuál será el resultado de las PASO en menos de tres semanas? Nadie lo sabe, la incertidumbre es total. Hay encuestas para todos los gustos y colores. Hasta ahora ninguna acertó. Ahora dicen que Patricia Bullrich supuestamente está algo arriba de Horacio Rodríguez Larreta y que Javier Milei está un poco más atrás. Los operadores dicen "eso es lo que imagina el mercado, que el próximo gobierno sea de JxC, más Bullrich que Larreta, y si se diera otro resultado, con Massa o Milei, sería una ruptura con lo esperado, si eso se diera los precios del 14 de agosto se dispararían".

Elecciones 2023
 

Y estos no son únicamente rumores entre operadores, sino que son contratos firmados, plata jugada: se multiplican los contratos de dólar futuro en el Rofex, con saltos esperados para el tipo de cambio para fin de agosto y para fin de diciembre. Hoy el dólar oficial cotiza a $282, para fin de agosto hay contratos establecidos con un valor de $329 y para fin de diciembre están firmados a $ 518. Hoy la brecha cambiaria es otra vez del 100%. Si esa diferencia se mantuviera, en los bancos de inversión afirman que los dólares libres para fin de año podrían superar los $ 900...

Además, con ese ambiente, lentamente, los gremios empiezan a mostrar los dientes. El gobierno les cubrió los agujeros de las obras sociales, que es lo que buscaban, y ahora preparan el ambiente para mostrar lo que plantearán si el oficialismo pierde en las PASO. La UOM lanza paros, el gremio de los neumáticos hace lo mismo, y los colectiveros y los subtes, hasta los maestros programan un paro para el primer día ¡después de las vacaciones de invierno!

La sociedad mira. Y, por si todo eso no fuera poco, el kirchnerismo impidió terminar con la ley de alquileres que generó un caos sin precedente en el mercado inmobiliario. Máximo Kirchner, después de no haber presentado ningún proyecto en mucho tiempo, presentó uno para que no se pueda tocar Aerolíneas Argentinas. Y eso no es todo: en el Senado hay traba para 180 proyectos de ley, pero se busca lograr una sesión con una única obsesión, mantener en su puesto a una jueza que puede ponerle punto final a la causa Hotesur, manteniendo a la jueza Ana Figueroa, además de buscar colocar una oleada de jueces afines que dominen la Magistratura.

Dólares para arriba

Con todo esto, obviamente, los precios de los dólares libre volvieron a saltar, fueron a récords nominales, pero con evolución más tranquila en el blue y en el MEP, que es donde el BCRA interviene. Así, en la semana, el contado con liquidación saltó 6,9%, mientras que el blue subió 1,3% y el MEP (con venta de bonos de parte del BCRA) cedió 0,3%.

Y estos dólares récord no fueron superiores porque la semana pasada el BCRA entregó reservas por US$ 827 millones (US$ 165 millones por día, lo cual indica que se duplicó la velocidad de fuga). Con esto, en lo que va de junio se pierden reservas por US$ 2.728 millones. Con esto, gracias a una tasa de interés sostenida arriba de la inflación temporal, los depósitos en dólares están planchados: todo lo que se pagó por los cupones de los bonos en dólares el 9 de julio, se fue al exterior, a cajas de seguridad o al colchón.

Pero como hay una lluvia de pesos encepados, muchos de los inversores que miran el largo plazo e imaginan otra Argentina hicieron que los títulos públicos subieran 1,2% en la semana, por lo que el riesgo país está en 2.021 puntos básicos, prácticamente sin cambios a lo largo de las últimas tres semanas.

De igual modo, muchos de los que están encepados en pesos resuelven salir de lo estatal comprando acciones, por lo que la Bolsa de Buenos Aires fue la estrella de la semana: el índice Merval subió 6,7% en pesos o 5,3% en dólares, con un volumen diario equivalente a US$ 14 millones, una gota respecto de lo que se operaba hace unos años. Con esos pocos fondos apostando, en julio hay unas pocas empresas que suben entre 25% y 50% en las últimas tres semanas (Dycasa, Comercial del Plata, Capex, Agrometal, Aluar y Semino) y aparecen Cedeares que en el mismo lapso trepan entre 12% y 16%. 

Esperando a la Fed

En el exterior, en cambio, pasa otra cosa. Todo está enfocado en lo que pasará el miércoles con la Fed. Hay coincidencia del 95% en que Jerome Powell subirá la tasa base otro escalón, a un rango de 5,25% a 5,5% anual y con eso las tasas largas de EE.UU. se invirtieron más: el viernes se pagó 5,4% anual a 1 año de plazo, 4,1% a 5 años, 3,8% a 10 años y 3,9% a 30 años. Eso hizo que el dólar global tuviera una semana brillante: subió 2,2% en Japón, 1,9% contra la libra, 1% en Chile, 0,9% contra el euro, 0,6% en China y 0,5% contra el franco suizo. Sólo bajó, 0,3%, en Brasil, porque la tasa Selic paga 13% contra una inflación que viaja al 3%, un regalo que confirma que "la alegría es brasilera".

fed
 

A partir del miércoles, la gran discusión es si el nuevo escalón de la Fed se queda ahí o si vuelve a subir en setiembre. Los inversores altamente especulativos están convencidos de que Powell no podrá subirla es setiembre, como dice, ni mantenerla hasta mediados de 2024, sino que creen que la bajará antes. Pero el jueves hubo un dato que generó una mueca y congeló a Wall Street: los pedidos de ayuda por desempleo bajaron de 237.000 a 228.000, el empleo sigue muy firme, la tasa de desocupación es muy baja, hay pleno empleo. La inflación bajó rápido de 9,1 a 3% anual en pocos meses, pero la amenaza sigue latente.

Las empresas que crecen

En línea con eso, mientras se asegura que muchos de los empleos generados están impulsados por las empresas que motorizan la inteligencia artificial, llegaron varios balances que decepcionaron, como los de Tesla o Netflix. Y en los bancos hubo claroscuros: algunas entidades grandes engordaron porque se comieron a los chicos durante el colapso bancario. Y así Morgan Stanley y Bank of America lograron resultados mejores que los estimados, pero con Goldman Sachs no ocurrió lo mismo.

Tesla Cybertruck
El Tesla Cybertruck es lo que se viene para la líder de los autos eléctricos

Esto está generando una gran rotación de papeles, con inversores saliendo de tecnológicas y comprando empresas que alimentan el consumo masivo, denominadas cíclicas, por lo que se acorta la distancia que se dio hasta ahora. Así, la semana pasada el índice Dow Industrial subió 2,1%, pero el tecnológico Nasdaq bajó 0,6%. Con el resto de las bolsas a medio camino, muy lejos del brinco bursátil argentino: Santiago de Chile tuvo una suba semanal del 2,8%, San Pablo avanzó 2,1%, Madrid 1,4% y Frankfurt 0,4%, Mientras que México cedió 0,1%, Tokio perdió 0,3%, Hong Kong cayó 1,7% y la china Shenzhen se hundió 2,4%.

Por eso, la gran pregunta que se hace el mercado global es: ¿aflojará la Fed con la suba de su tasa base? Eso dependerá sin dudas de la inflación. Y hay datos climáticos y geopolíticos que plantean precios de las commodities internacionales con mucho movimiento. En lo que va de julio la soja salta 11% en Rosario, el petróleo sube 9,2%, la onza de plata gana 8%, el girasol rosarino se empina 5,1% y el resto de los metales trepa: el avanza 2,6% en el mes, el oro 2,1%, el níquel 1,9% y el cobre 1,5%. Hay algunos valores dislocados: en Chicago el trigo sube pero la soja y el maíz caen. Y el reino de las criptomonedas perdió momentum: el Bitcoin retrocedió 1,8% en el mes. El momento es incierto: los especialistas dicen que, si los árabes sigue cerrando canillas y si Vladimir Putin sigue cerrando el Mar Negro, será difícil que la inflación mundial se siga desinflando y que la tasa de interés mundial deje de subir.

En esta nota

Dolar Blue

Compra $1270.00

Venta $1300.00

19/06 16:56

0.38%

DOLAR OFICIAL

Referencia $924.5

23/06 19:59

0%

DOLAR CCL

Compra $1291.63

Venta $1291.63

19/06 19:59

0%

DOLAR TARJETA

Compra $1312

Venta $1479.2

23/06 19:58

0%

DOLAR QATAR

Compra $1312

Venta $1479.2

23/06 19:58

0%

DOLAR MAYORISTA

Compra $907

Venta $907

18/06 13:00

0%

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés