El Economista - 73 años
Versión digital

vie 19 Jul

BUE 9°C
Panorama

El tiempo pasa mientras que las soluciones no aparecen

El mercado argentino abrió marzo sin fuerza. Catorce de los quince dólares de Alberto subieron, y no lo hicieron más porque el BCRA volvió a vender dólares.

Los bonos bajaron, el riesgo subió. Y la Bolsa local aguantó, pero con casi todo operado en empresas extranjeras.
Los bonos bajaron, el riesgo subió. Y la Bolsa local aguantó, pero con casi todo operado en empresas extranjeras.
02 marzo de 2023

Ayer, un día después de que las sesiones extraordinarias del Congreso cerrara con la aprobación de una sola ley, la moratoria previsional, que incluirá en el sistema de pagos a 800.000 personas que tenían aportes insuficientes, el presidente Alberto Fernández se dirigió al Congreso para iniciar las sesiones ordinarias de 2023, y la sensación que dejó en la boca de todos fue univoca: no hubo anuncios.

Con su discurso siempre ambiguo, en el que comienza una frase amenazando con grandilocuencia hacia un extremo y la finaliza relativizando lo que acababa de decir, los analistas políticos cerraron el día: "Dio un discurso más para propios, ratificando que será candidato, diciendo que defenderá a Cristina, pero sin ir contra la Constitución, y reiterando fuertes críticas a la Corte, a la oposición y a los medios, absolutamente nada nuevo, tal como en el discurso que dio desde la Antártida".

Mientras el tiempo transcurre y las soluciones no aparecen, el país sigue enfrentando dificultades. Pronostican que habrá otra semana entera con muy altas temperaturas, con chaparrones aislados en algunas partes (como ocurrió ayer en Santiago del Estero durante media hora), pero los signos de sequía siguen complicando todo, y los pronósticos que hacen los especialistas plantean un año difícil.

Ayer se dio a conocer la cosecha de granos que tendrá Brasil este año, en un contexto sin retenciones, con productores recibiendo dólares llenos, que se lanzan con todo lo que tienen a producir, y eso hace que los analistas adviertan que el precio de la soja, que está en Chicago en la zona de los US$ 550 (US$ 100 menos que hace seis meses) puede llegar a bajar hasta US$ 420, lo que sería una calamidad, en un año en el que Argentina tendrá la peor cosecha desde 2009.

Para colmo, probablemente por el calor, por incendios y por problemas en la transmisión, medio país se quedó ayer sin energía eléctrica, con consultoras de todo el espectro calculando que la inflación de febrero fue del 6,2%, que ya estaría arriba del 100%, y que marzo viene con peores números.

Todo este cuadro de situación hizo que, después de un febrero en rojo, marzo se iniciara también con una tónica muy inestable, con un mercado que vuelve a empalidecer, para peor con un marco internacional que luego de haber sido viento de cola durante bastante tiempo, ahora se está transformando en un viento de frente que va a ser difícil de atravesar.

Ayer, a pesar de no aparecer nuevos datos oficiales (las cifras de empleo de la economía norteamericana se conocerán el viernes 10), las tasas largas de los bonos de EE.UU. volvieron a empinarse: se pagó 5,1% anual a 1 año,  4,3% a 5 años, 4% a 10 años y 4% a 30 años. Todo indicaría que el escenario está preparado para que Powell le pegue otro golpe duro a la tasa corta de la Fed el 22 de marzo. Pero esta novedad no alcanzó para que se beneficiara el dólar a nivel global, pero si fue suficiente para que Wall Street iniciara el mes con el pie izquierdo.

Por supuesto, nadie sabe cuál será el dato oficial de empleo y también se desconoce cuáles serán los IPC que anunciarán tanto EE.UU. como la Argentina el martes 14 próximo, pero todos los analistas parecen estar seguros de que el ajuste de cinturón de la Fed continuará y por largo rato. Se teme que la recesión no pueda evitarse. Y en ese contexto en el exterior, el dólar subió ayer 0,3% contra la libra y 0,1% en Japón, pero bajó 0,7% contra el euro y en Brasil, 1% en China, 1,1% en México y cayó 2,1% en Chile.

El dólar en Argentina

A nivel local, a pesar de esfuerzos del BCRA, que vendió US$ 40 millones en el mercado de cambios para que los dólares no subieran más (aunque pudo terminar el día con una suba de US$ 4 millones en las reservas), 14 de los 15 dólares de Alberto subieron. 

Mientras el BCRA abrió marzo sin novedades en las tasas (sigue pagando 75% anual por leliqs y plazos fijos, pese a que la inflación vuela arriba del 100%) y chupó de los bancos depósitos por otros $ 51.975 millones en Notaliqs a seis meses de plazo, el dólar blue terminó sin cambios a $375, pero el dólar Qatar subió 68 centavos hasta $409,46, el Senebi subió $3,73 hasta $372,17, el MEP subió $2,31 hasta $359,78 y el contado con liquidación subió $1,87 hasta $367,90. Por lo que la brecha entre oficial y blue fue del 83% y la brecha entre CCL y el mayorista subió a 86%.

Sin dudas, la movida de Powell podrá alterar a los mercados, pero por el momento es China la que mueve, con su apertura económica, que empieza a darle forma al valor de las commodities, con casi todos los gobiernos de Occidente rogando que con esto la inflación mundial no vuelva a incendiarse. Ayer hubo una nueva suba del 0,7% para el petróleo, los metales preciosos actuaron sostenidos, las criptomonedas repuntaron y los metales básicos terminaron con una fuerte suba. En Chicago, mientras tanto, se vio una reacción positiva para el maíz y la soja (no para el trigo), pero en Rosario se anotó un nuevo descenso para el trigo y el maíz, colocando al valor promedio del puerto santafesino en el menor nivel en quince meses.

Caída de los bonos

Esta situación plantea un año muy comprometido para las arcas públicas. Con una situación ahora un tanto más desconectada con el FMI, los bonos argentinos sufrieron ayer una nueva estocada, con un fuerte descenso promedio de más del 2%, que derivó en un salto de 59 unidades en el riesgo país de Argentina, que volvió a ubicarse en 2.019 puntos básicos.

El temor a la tasa de la Fed y a una baja en los granos determinó ayer un cierre mixto en la Bolsa de Nueva York (el Dow subió 0,1%, el S&P bajó 0,5% y el Nasdaq achicó 0,7%), al tiempo que la Bolsa de San Pablo bajó otro 0,7%, aunque la de México logró subir 1,3% de la mano de una inesperada alianza del muy criticado Andrés Manuel López Obrador con Elon Musk, que acordó instalar una gran fábrica de autos Tesla en territorio azteca.

En el mercado local, con $3.234 millones operados en acciones y $8.146 millones en Cedears, hubo una suba del 0,8% en la Bolsa de Buenos Aires, como puede verse con el grueso de los negocios en papeles extranjeros. Mientras que los ADR argentinos que cotizan en Nueva York estuvieron mixtos, con subas del 1% al 2,4% para Cresud, YPF, Central Puerto, Loma Negra, Pampa E y Edenor; pero con bajas del 1% al 3% para Supervielle, Telecom, IRSA y Mercado Libre.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés