El Economista - 73 años
Versión digital

sab 13 Jul

BUE 13°C

El dólar blue superó los $ 16 y puso nervioso al carry trade

La promesa del BCRA de salir a comprar dólares hizo saltar el precio del billete

20 abril de 2017

La sola palabra del titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, que adelantó que esa entidad saldrá a comparar en el mercado unos US$ 25.000 millones, sirvió para que el precio del dólar acentuara su rebote ayer, por lo que le subió la presión arterial a miles de inversores que están haciendo carry trade en pesos, en lo que se supone es una jugada financiera que en definitiva les reportaría la ganancia financiera en dólares más alta del mundo.

El martes, Sturzenegger subió la tasa de la Lebac más corta hasta el 24,25% anual. Y detrás de ese movimiento los bancos empezaron a poner las tasas un poco más arriba: la tasa Badlar (grandes depósitos) llegó ayer al 19,50% anual, los plazos fijos minoristas subieron hasta 17,65%, el call interbancario se ubicó en el 24,44% y los adelantos de cuenta corriente costaron 25,63%.

Frente a semejantes tasas de interés en pesos, que comparan con una inflación del 33% en los últimos doce meses y del 25% en los próximos doce, el precio del dólar empezó a reaccionar, a pesar de que el stock total tomado en Lebac supera en un 31,2% al dinero en circulación, una relación jamás vista hasta ahora.

El dólar mayorista subió 10 centavos el martes y ganó otros 10 centavos ayer, hasta ubicarse en los $ 15,42. El dólar oficial pegó un salto de 16 centavos, hasta $ 15,72, pero el que más sintió todo este impacto fue el dólar blue, que subió nada menos que 23 centavos, hasta $ 16,10, convalidando su precio más alto desde los valores anotados en febrero.

Este despertar del dólar no se dio únicamente porque Sturzenegger avisó que saldrá a comprar. También desapareció la influencia del blanqueo y se empieza a comprobar que mucho del dinero que va quedando libre empieza a tener dudas sobre las colocaciones en pesos y que prefiere ir tomando posiciones en dólares.

De hecho, los títulos públicos argentinos (cerca del 70% de las emisiones totales en estos papeles están nominadas en dólares) anotaron ayer un incremento promedio del 0,7% y llegaron a un nuevo récord histórico, aunque debe remarcarse que el volumen operado en este tipo de papeles no fue demasiado elevado.

La debilidad del peso argentino no se vio únicamente contra el dólar. Medidos en pesos, la cotización del euro subió 8 centavos, hasta $ 16,50, y la cotización de la libra esterlina subió 6 centavos, hasta $ 19,68.

Con todo, debido a que el dólar estuvo débil en casi toda América Latina, la relación entre el real brasileño y el peso argentino no tuvo la misma dirección: medido en pesos, el real bajo 5 centavos, hasta $ 4,89.

El pestañeo cambiario argentino se dio con un marco internacional con los inversores muy pendientes de lo que puede pasar este domingo con las elecciones en Francia. Theresa May, la primera ministro británica logró el aval para adelantar la elección que supuestamente le permitirá más fortaleza para ejecutar el Brexit. Y los franceses deberán decidir si votan a Marine Le Pen, quien tiene en sus promesas la idea de un Frexit.

Con esa corriente, el dólar bajó en América Latina pero volvió a debilitarse en Europa. Muchos inversores globales, desalentados por los escasos avances de Donald Trump en las reformas que quiere realizar en Estados Unidos, están saliendo del área norteamericana, para probar suerte con algunas colocaciones en el mercado europeo y en algunos emergentes.

Esos movimientos tuvieron mucho impacto ayer en todas las inversiones. Lo que más sorprendió fue una baja en el precio del petróleo, que cedió más del 3%, hasta agacharse a cerca de US$ 50,50 por barril. Pero también hubo bajas del 0,7% para los metales preciosos y otros metales básicos. Los granos, en tanto, estuvieron mixtos, con la soja mejor y el trigo peor.

Los balances siguen afectando los valores cumbres de la Bolsa de Nueva York y hubo un resultado mixto, con el índice Dow Jones achicando 0,6% y terminando en lo peor del día, con el S&P neutro y el Nasdaq levemente arriba.

La debilidad de las commodities y la firmeza del dólar complicaron a las Bolsas latinoamericanas. La Bolsa de San Pablo declinó 1,2% y la de Buenos Aires bajó 0,75%, con un volumen de operaciones otra vez bajo ($ 302 millones de pesos), por lo que estamos atravesando una de las semanas con menos negocios del año.

El clima siguió ultra selectivo, con un salto de casi 15% en Carboclor y subas del 3% al 4% para Santander, Cresud, Esmeralda y Repsol. Con bajas del 2% al 4,5% para Andes, Costanera, Aluar, Rosenbusch, TGS, Ferrum, Gas Natural, San Miguel, Siderar, Pampa y Metrogas. El clima mixto también se vio entre los ADR argentinos que cotizan en Nueva York: hubo un salto del 9% para IRSA, subas del 1% al 2,7% para Globant, Cresud y Nortel; y bajas del 1% al 2,9% para TGS, YPF, Pampa, Petrobras Argentina, Tenaris, Ternium y Bunge.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés