El Economista - 70 años
Versión digital

mie 08 Feb

BUE 29°C
Versión digital

mie 08 Feb

BUE 29°C

¿Convienen los bonos con ajuste por CER?

03-03-2017
Compartir

por Matías Daghero

Si miramos el desempeño que vienen teniendo los bonos en lo que llevamos transcurrido del 2017, hay claros ganadores y perdedores. Por el lado de los ganadores, los bonos en pesos han sido los de mejor rendimiento. Y dentro de este grupo, los bonos en pesos a tasa fija, que a partir de este mes comenzaron a estar incluidos en el índice que elabora el banco JP Morgan de países emergentes en moneda local, han sido las estrellas. Estos tres bonos son el Bonte 2021 (TO21), Bonte 2023 (TO23) y Bonte 2026 (TO26) que acumulan subas del 14,53%, 15,81% y 16%, respectivamente. Luego de meses en los que casi no tuvieron operaciones y fluctuaciones en sus cotizaciones, la inclusión en el índice fue un importante driver en su recuperación.

Continuando con los bonos ganadores, también encontramos a bonos que ajustan por la tasa Badlar (como el AMX9 y el PR15) que también han otorgado ganancias superiores al 10% en apenas dos meses. Cerrando este lote de bonos ganadores, encontramos a los bonos con ajuste CER como el Discount en pesos (DICP), Par en pesos (PARP) y Boncer 2021 (TC21).

Cruzándonos de vereda hacia el lado de los bonos perdedores, aquellos que optaron por colocar su dinero en bonos dolarizados han sufrido la caída que viene experimentando la divisa. En algunos casos, como el del Bonar 2017 (AA17) han sufrido un golpe adicional ya que su característica de conservar la multa del 10% en el proceso de sinceramiento fiscal hasta fin de marzo había hecho que llegara a cotizar a fines de diciembre pasado incluso por encima del valor que va a pagar a finish en abril de 2017. Los bonos dolarizados en su conjunto acumulan caídas en promedio del 3,5% en 2017, con algunos de ellos como el Bonar 2017 (AA17) y el Bonar 2024 (AY24) cayendo más del 4,2% en el año.

¿Cómo posicionarse?

Hasta ahora lo sucedido en el comienzo del año, pero qué esperar hacia adelante. ¿Continuarán siendo los bonos a tasa fija en pesos los grandes ganadores?

Es difícil proyectar que los bonos en pesos a tasa fija continúen con este rápido crecimiento, ya que deberían producirse varios cambios (a la cabeza la reducción del déficit fiscal y de las expectativas de inflación, valga la redundancia) para que la Argentina pague una tasa por debajo del 13% por un bono en pesos a diez años. Si bien pueden continuar experimentando subas, se trata de bonos aconsejables para inversores externos o perfiles agresivos con una pequeña porción del portafolio destinado a ellos.

Por el lado de los bonos en dólares, las perspectivas al menos hasta octubre muestran a un dólar planchado por lo que, ante la siempre necesaria presencia de una parte dolarizada en el portafolio

como seguro ante posibles crisis que pudieran aparecer en el camino, posicionarse en el tramo medio/largo de la curva parecería ser lo más aconsejables para perfiles de riesgo moderado y que busquen que el cupón mayor que estos bonos abonan compensen la menor tasa de devaluación.

Los que aparecen en este momento como los bonos favoritos del mercado y los analistas para tener en cartera son los bonos con ajuste CER. Recordemos que estos bonos tienen incorporado el ajuste de sus pagos por el índice de inflación del Indec. Y es de esperar que los próximos meses hagan sentir el impacto de los incrementos en las tarifas de gas y electricidad, además de los resultados de las paritarias. El mismo presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, sostuvo que se vienen tres meses difíciles en materia de inflación. Si ahondamos en las expectativas REM publicadas en enero, los especialistas consultados hablaban de una inflación esperada de precios en el nivel generada para los próximos 12 meses de 20%, mientras que una inflación núcleo esperada del 18,1%. Si contrastamos esto con la opinión de los inversores en el mercado de renta fija que surgen de comparar la curva de tasas de bonos soberanos a tasa fija (incluidas las Lebac) y la de los bonos con ajuste CER, podemos notar que el mercado se mantiene en sintonía con las expectativas de la inflación núcleo de los analistas. En ese sentido, si se estima que la inflación será superior al 18%, los bonos con ajuste CER tendrán un mejor rendimiento que las otras opciones.

De esta manera, pensando en la cartera para el resto del 2017, el mercado está apostando por una cartera compuesta con una mayor parte de bonos con ajuste CER, las infaltables Lebac (tasa real positiva y corto plazo ideal para inversores conservadores) y una pequeña porción del portafolio (cercana al 30%) en bonos dolarizados del tramo medio y largo de la curva.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés