El Economista - 70 años
Versión digital

mar 25 Jun

BUE 7°C
Panorama

Balances: las ganancias se reducen y la cautela manda

Luego de las PASO, economistas de todas las orientaciones advierten que -sea quien fuere el Presidente desde diciembre- el desequilibrio macro será lo que marque el rumbo. La semana pasada volvió el trade electoral, con suba de bonos y acciones.

Casa Rosada
Casa Rosada Archivo
Luis Varela 14 agosto de 2023

Ya se realizaron las PASO y al momento de escribirse esta nota aún no se conocía el resultado. Pero al unísono, sin ningún tipo de grieta, no importa cuál será el próximo Presidente, si alguien de JxC, de UxP o incluso Milei, los especialistas advierten que ninguno podrá evitar que el desastre de la macro nos alcance y la explicación es bastante simple de comprender.

Con la última modificación de ganancias y la promesa de un aumento con suma fija para los sueldos menores, con bonos adicionales a las jubilaciones más bajas, Sergio Massa siguió al pie de la letra la orden que le dio Cristina Kirchner al que era ministro de Economía en la última elección (Martín Guzmán): hay otro "plan platita" en marcha y los efectos ya se están sintiendo.

Todos los billetes recién impresos que van llegando a las cuentas bancarias tienen dos destinos: consumo inmediato (porque los pesos se queman) y compra de dólares para lo que sobre (para conservar el valor de lo que se tiene). Así, la cadena de consultoras que siguen le evolución de los precios advierten que en la primera semana de agosto los precios tuvieron un alza del 4%, la suba semanal más grande desde 1991. Y, como esto igual no alcanza, los comerciantes dicen que el 90% de las compras que se hacen para el "Día de la Niñez" se hace con tarjetas y en cuotas, que se deberán hacer en los próximos meses, bajo la nueva administración que surja desde diciembre.

La suba de los dólares

Banco Central BCRA
 

Obviamente, la súper emisión y súper abundancia de pesos (que llegó además por fuerte liquidación de dólar agro, vía exportación de maíz) hizo que los dólares libres tuvieran la semana pasada una suba sin freno. El dólar blue saltó 5,4% hasta un récord nominal histórico de $ 605, con picos de $ 615 en el interior, con aumentos del 4,9% semanal para el dólar MEP y del 2,7% para el contado con liquidación.

Mientras el crawling peg (o micro devaluación del tipo de cambio oficial) saltó al 3% semanal, el BCRA tuvo que sufrir una caída sin freno en las reservas para que la corrida cambiaria no fuera todavía mayor: por eso, perdió US$ 703 millones la semana pasada. 

Además de esta foto de inflación y dólar, el propio Indec reconoció que este plan económico capotó: confirmó que a junio se dieron tres meses seguidos con evolución de la industria y la construcción en picada, con caídas anuales del orden del 3%. Y las consultoras afirman que el desbarranque de la actividad siguió en julio y en lo que va de agosto, y estiman que el PIB argentino caerá entre 3,5% y 4% este año.

Lo balances presentados

mercados
 

Y además hay otro elemento clave. Las empresas que cotizan en Bolsa tenían tiempo hasta julio para presentar sus balances trimestrales con cierre a junio, pero sobre 76 compañías que ya debieron entregar sus estados contables, sólo 45 cumplieron en tiempo y forma, y 31 todavía no lo hicieran. Si esto sucediera en mercados como Tokio, Frankfurt, Londres o Nueva York, las quitaría de cotización de manera inmediata, pero en este capitalismo de amigos, con Estado ausente, los negocios siguen marchando.

De todos modos, de acuerdo a los que ya cumplieron, midiendo todos los valores por dólar libre y por promedios, en el segundo trimestre de 2022 cada empresa había ganado US$ 29,3 millones, mientras que en el segundo trimestre de 2023 cada compañía ganó US$ 25,7 millones, por lo que la ganancia cayó 12,3%. O sea, no sólo el Indec muestra caídas, los números de los privados también lo corroboran. 

Y esto, obviamente, provoca una volatilidad absoluta: con cotizaciones de algunas empresas que suben 20% en el mes, al tiempo que los precios de otras compañías que caen 20%.

De algún modo, este desequilibrio que se ve en el mercado interno, también se observa a nivel internacional. Al cierre del viernes pasado hubo nuevas subas en las tasas largas de EE.UU: se pagó 5,4% anual a 1 año de plazo, 4,3% a 5 años, 4,2% a 10 años y 4,3% a 30 años. Y con eso, en el balance de la semana pasada el dólar global escaló contra todo: aumentó 2,3% contra el yen, 0,9% en Brasil, 0,9% en China, 0,8% en Chile, 0,6% contra el euro y 0,4% tanto contra el franco suizo como contra la libra esterlina.

Contexto global complicado

Este vuelo hacia la calidad se está dando con una ola de inseguridad global. Se pueden citar cientos de casos, quizás sobresalgan el asesinato de un candidato presidencial en Ecuador, con balaceras y otros intentos con otros políticos en campaña. Giorgio Jackson -amigo, confidente y compañero de ruta del presidente chileno Gabriel Boric- renunció a su cargo en el gabinete como ministro de Desarrollo Social. 

Y las situaciones dolorosas ocurridas en Argentina ya están plantadas a fuego sobre piedra.

Veremos qué pasa ahora dentro de diez semanas (el 22 de octubre) cuando los votos definitivos marquen quién será Presidente desde el 10 de diciembre. Faltan 118 días para ese momento, una eternidad.

Sin dudas, el escrutinio de las PASO va marcar una idea de lo que puede suceder. Pero seguramente la elección presidencial de octubre tendrá más presencia y debe entenderse que la mitad de los que votan nacieron en democracia, por lo que tienen menos de 40 años, lo cual marca un terreno completamente desconocido. Solo por dar un ejemplo, para que se entienda el cambio de época, desde Hollywood acaban de reconocer como influyente argentino al DJ Bizarrap, un joven de 24 años llamado Gonzalo Julián Conde, nacido en Ramos Mejía en 1998.

O sea, en cuanto a estimación sobre quién puede ser el Presidente elegido, estamos navegando a ciegas, incluso después del resultado de las PASO. Pero a modo de termómetro debe señalarse que los inversores especulativos jugaron sus fichas impulsados por un "trade electoral", es decir un cambio tajante de Gobierno, una nueva orientación, probablemente más amigable con la inversión privada.

Más trade electoral

Elecciones 2023 dolar
 

Por eso, la semana pasada tanto los bonos como las acciones argentinas recuperaron terreno. Los títulos públicos tuvieron una fuerte suba semanal del 4,2%, por lo que el riesgo país bajó a 1915 puntos básicos, el más bajo de los últimos seis meses. Y las acciones argentinas (que habían caído 8,5% en dólares en el último mes y medio), lograron subir 0,3% en dólares la semana pasada, frenando apenas la sangría.

Esta situación de los papeles argentinos se dio con mayoría de tendencia negativa en las bolsas mundiales, con bonos de alta calidad en alza. Mientras todos se preguntan qué hará la Fed en setiembre (el 90% de los consultados cree que Powell no moverá la tasa), la semana pasada la Bolsa de Tokio logró subir 0,9%, Madrid 0,7% y el índice industrial Dow Jones de Nueva York avanzó 0,6%, pero luego Santiago de Chile bajó 0,6%, Frankfurt perdió 0,8%, San Pablo cedió 1,2%, México achicó 1,4% y el índice tecnológico Nasdaq de Nueva York cayó 1,9%. Todo con gran rotación porque se teme que la Inteligencia Artificial (IA), último gran anzuelo para inversores novatos, puede tardar mucho en dar ganancias, ya que requerirá de mucha inversión.

Al mismo tiempo, al autonombrado rey Xi Jinping, le llegó el resultado de su dictadura para siempre: China mostró cifras de marcada desaceleración económica con comercio exterior en declive. De ahí que las commodities hayan pisado el freno: en lo que va de agosto, el maíz de Rosario sube 4% (gracias al dólar agro), el petróleo avanza 1,4% (por el cierre de grifos de los árabes) y el Bitcoin sube 0,5% (por temor al derrumbe de las monedas), pero luego todo estuvo para abajo: el girasol de Rosario cae en el mes 2,2%, el oro pierde 2,7%, la soja rosarina cede 4,3%, el aluminio se desploma 4,9%, la soja Chicago se hunde 5,3%, el trigo santafesino baja 5,6%, el cobre se desbarranca 6,2%, la onza de plata se quema 8,3% y el níquel se desmorona 9,1%.

Es decir, para que quede bien claro, lo único que sube de manera consistente en agosto es el maíz por los $ 340 por dólar agro. Eso aumenta el costo para engordar ganado, y salta 20% el precio de la carne, lo cual hará volver a elevar el IPC argentino, que se difunde mañana, con la variación de julio. Reiteramos, esta columna se escribió sin conocerse el resultado de las PASO, pero también se desconoce otro dato esencial: hoy se conocerán las nuevas medidas que acordó Massa con el FMI.

Esperando al Fondo

Kristalina Georgieva, Directora Gerente del FMI
 

Según pudimos ver en las últimas dos semanas, Massa ya cumplió con un pedido concreto del Fondo: aceleró del 7% al 12% mensual el crawling peg y realizó una devaluación impositiva. Algo así se hizo a fines de 2013, en algo que derivó en una devaluación disruptiva en 2014. Lo aceptado por Massa fue para que el equipo técnico del FMI le pasara al board (el directorio del Fondo) la decisión de liberar los DEG postergados por US$ 7.500 millones. 

Pero en el comunicado técnico que fue hacia el board, que se reunirá este jueves y viernes (aún sin decidir si tratarán el caso argentino) incluyó la sigla SAF, una indicación que aclara que proporcionan asistencia para respaldar programas integrales que incluyen políticas con el alcance y las características necesarias para corregir deficiencias estructurales durante un período prolongado. O sea, hoy -después de las PASO- se conocerá si hay más devaluación, más ajuste, o qué, para liberar los DEGs. Si los DEGs no se liberan, no se podrán pagar los préstamos cortos de la CAF, de Qatar y del swap chino, que tienen como garantía las reservas de oro.

Hoy, además, después de que los argentinos hayan votado, el ministro candidato liberará un dato que procrastinó para no perder tantos votos, el REM (es decir lo que calculan los consultados por el BCRA sobre lo esperado para la inflación anual y otras variables).

Seguramente, el resultado de las PASO provocará una variación de corto en el dólar, los bonos y las acciones, pero los analistas advierten que esa reacción no será perdurable, ya que la tendencia macro es lo que marca el rumbo. Además, la situación global de las inversiones está vibrando, con gran rotación: las bolsas se pinchan, el oro cae por tercera semana consecutiva, ante una fortaleza del dólar una suba en las cotizaciones de los bonos de calidad. Lo cual advierte que la cautela debe seguir mandando.

 

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés