El Economista - 73 años
Versión digital

mie 17 Jul

BUE 16°C

Boom-crash-boom: el volátil rumbo del precio del petróleo

Varios factores explican las cotizaciones en el corto plazo pero en el largo las claves serán el crecimiento de la población y el rumbo del PIB global.

09 septiembre de 2016

por Miguel Zielonka (*)

El precio del barril de petróleo West Texas Intermediate (WTI) cayó de US$ 100 a comienzos de 2014 a US$ 26 en febrero de 2016, para luego rebotar y recortar la pérdida a US$ 47.

Posibles explicaciones para tremenda caída:

El rápido fortalecimiento del dólar durante 2015

Como el petróleo se negocia internacionalmente en dólares, es habitual observar períodos de una robusta correlación inversa entre la fortaleza del dólar y el precio del WTI. A dólar fuerte, materias primas débiles, entre ellos el petróleo.

Factores geopolíticos afectando la oferta

Desde el advenimiento de la Primavera Arabe, varios integrantes de peso de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) han flexibilizado sus acuerdos y aumentado la producción de petróleo a los efectos de mejorar su situación fiscal. El oro negro es uno de sus principales generadores de ingresos. Agreguemos a esto que Estados Unidos levantó a principios de 2016 el embargo que pesaba sobre Irán, que volvió activamente al mercado internacional luego de varios años de abstinencia.

Factores tecnológicos afectando la oferta

La producción de gas y petróleo no convencional (shale y tight) en los Estados Unidos aumentó exponencialmente y por primera vez en su Historia ese país dejó de ser importador neto de energía. La velocidad de crecimiento de la oferta fue mucho más rápida que la de la demanda, y generó un cuello de botella desde la producción. Es importante comentar que el boom de producción se generó con el WTI arriba de US$ 100 y la oferta es muy sensible al precio. Del mismo modo, cuando los precios se desplomaron muchas reservas pasaron a ser antieconómicas. En la segunda mitad de 2014 había 1.900 pozos activos operando “en tierra” en los Estados Unidos, mientras la misma cuenta de pozos en mayo de 2016 era de tan sólo 400. El rezago habitual entre construir un nuevo pozo y ponerlo en construcción es de seis a nueve meses.

Preferencia de consumo moldeando la demanda

El uso de combustibles fósiles para energía está en amplia retirada, por lo que el principal uso del petróleo es para transporte y la industria química. En transporte, cuando el combustible es más barato, el incentivo a comprar vehículos más eficientes se reduce y las personas suelen aumentar su frecuencia de viajes. Las estadísticas recientes de ventas en Estados Unidos muestran que las unidades más demandadas son vehículos más bien grandes y de alto consumo. Más allá de estos detalles técnicos, la demanda ha permanecido relativamente estable, no es un factor que ayude a explicar la caída del precio del petróleo en esta oportunidad.

El rol del mercado de futuros

Las posiciones especulativas han intensificado la caída en el precio del WTI. Los mercados de materias primas exacerban siempre los movimientos de precios. Primero, porque hay apalancamiento: para operar cierto volumen sólo se requiere una fracción del valor efectivo de la apuesta. Segundo, y relacionado con este tema, porque el volumen diario negociado en petróleo en los seis mercados globales más grandes del mundo equivale a unas 30 veces el consumo diario de esta materia prima.

El precio a largo plazo

La demanda de petróleo depende a largo plazo de dos factores: la población y el PIB. Organismos internacionales estiman que la población mundial crecerá desde los 7.300.000 millones de personas en 2015 a unas 9.200.000 millones en 2040. El PIB global crecería 120% en el mismo período. Habrá 1.300.000 millones de nuevos pasajeros en autos y camiones, por lo que la demanda de combustibles crecerá 25%, fundamentalmente en mercados emergentes. Aún asumiendo altas tasas de adopción de vehículos eléctricos consumiendo “energía limpia”, la demanda tiene espacio para crecer saludablemente. Las estimaciones son siempre tan buenas como los supuestos que las generan, pero parecen buenas noticias para Vaca Muerta.

(*) Director Asociado en Econviews

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés