El Economista - 73 años
Versión digital

jue 25 Jul

BUE 13°C

Biodiésel: esperan apertura inminente de las exportaciones

Para los embarques hacia la Unión Europea (UE), un mercado que estaba cerrado desde 2013

10 julio de 2017

Por Ernesto Nimcowicz

El sector de la producción y exportación de  biocombustibles que venía muy golpeado en los últimos años por la imposibilidad de colocar su producción en la UE por las denuncias de dumping a partir de agosto espera un cambio de escenario en el Viejo Continente que le permita recuperar el que fue su principal mercado hasta el 2012.

Los  productores, argentinos, incluso esperan que la reapertura de ese mercado tradicional compense las malas noticias que se esperan desde Estados Unidos, bajo la forma de derechos provisorios para los envíos argentinos, un tema que viene sonando en los últimos meses.

“Esperamos que el 10 de agosto la UE publique el nuevo reglamento para adaptar los derechos antidumping que se aplican al biodiésel nacional desde 2013, tras el fallo de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que a fines del año pasado le dio la razón a nuestro país”, afirmó el especialista Gustavo Idígoras, asesor de la Cámara de Biocombustibles (Carbio).

“Pero en forma paralela ?advirtió Idígoras? lo más probable es que a partir de agosto se apliquen restricciones de acceso al mercado estadounidense, como consecuencia de las investigaciones de presunto dumping de las principales exportadoras locales, Dreyfus y Vicentín, lo cual va a reducir las chances de vender a ese país”.

El beneficio de la reapertura europea será relevante, ya que se aguarda una rebaja de los actuales derechos de importación, desde 25% a menos de 10%, “por lo que somos muy optimistas”, precisó el experto.

Otro avance significativo para la colocación de embarques de biodiésel se concretará si finalmente se firma el acuerdo de libre comercio entre la UE y el Mercosur que se comenzó a analizar. “En ese caso ya no se hablaría más de maniobras de dumping, sino que entrarían a regir los derechos de importación generales de 6% que Europa cobra a las compras de cualquier país”, explicó Idígoras.

“Esos aranceles ?explicó el asesor de Carbio? pueden ser negociados en las conversaciones que se están llevando adelante, e inclusive podrían ser llevados a cero: sería un muy buen acuerdo si esto se consigue para el primer año de implementación del futuro acuerdo”.

De esta forma, se espera que las ventas a los países europeos permitan reorientar las exportaciones que se dirigen hoy a Estados Unidos, que fue el principal mercado en 2016 y en lo que va de este año. “El año pasado se colocaron 1,7 millones de toneladas de biodiésel en Estados Unidos y los embarques realizados durante el primer semestre de 2017 fueron 10% superiores a los del mismo período de 2016”, precisó Idígoras.

Si bien no se conoce de qué magnitud será el derecho provisorio que aplicará el Departamento de Comercio estadounidense (aun cuando la investigación finalizará a comienzos de 2018), ya se descuenta que el biodiésel argentino “quedará fuera de competencia”. “Este es un mercado muy competitivo ?recordó el asesor de Carbio? y una pequeña diferencia de precios nos descoloca frente a la oferta de otros países. Según Idígoras, “los industriales estadounidenses del sector sintieron que las exportaciones argentinas los estaban dañando y vieron respaldadas sus demandas con la nueva administración de (Donald) Trump”. Argentina, sin embargo, “demostró claramente a través de un conjunto de gestiones diplomáticas y documentos confidenciales que no existe daño de dumping de parte de la producción nacional”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés