Ya acumula 37%

Tras el 3,5% de septiembre, proyectan que la inflación seguirá en alza y alertan por el verano

Luego de cinco meses en baja, la inflación se aceleró en septiembre y alcanzó una variación mensual de 3,5%.

La inflación se aceleró en septiembre.
15-10-2021
Compartir

Luego de cinco meses en baja, la inflación se aceleró en septiembre y alcanzó una variación mensual de 3,5% cuando en agosto había sido de 2,5%. Además, los precios acumularon 37% en los primeros nueve meses del año y un incremento interanual del 52,5%. 

Así lo informó ayer el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) al dar a conocer su Indice de precios al Consumidor (IPC). Fue un mal dato, sin dudas. 

Por su parte, los analistas privados estiman que los precios se mantendrían en los mismos niveles durante octubre para volver a acelerarse en noviembre y diciembre para finalizar 2021 cerca del 50%. 

Es para destacar que la inflación de septiembre se ubicó muy por encima de las expectativas que mantenían las consultoras. Por caso, el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) de agosto pronosticaba 2,8%. 

En tanto, la inflación núcleo, es decir precios no regulados ni estacionales (volátiles), mostró un incremento del 3,3% mensual, acumuló 39,2% en lo que va del año y 57% interanual. Este segmento, que representa casi tres cuartas partes de la canasta relevada por el organismo estadístico, se ubicó por encima del 3% en los últimos doce meses, con un promedio de 3,74%. 

Por su parte, los precios estacionales mostraron la mayor alza del mes, con 6,4%, impulsada por prendas de vestir y calzado; frutas y verduras, tubérculos y legumbres. También contribuyeron los regulados que aceleraron hasta 3% mensual, tras el 1,1% agosto, por subas en prepagas, tabaco y comunicaciones a nivel nacional y de electricidad, educación y transporte público a nivel provincial. 

Por rubros 

Los rubros con mayor aumento en septiembre fueron encabezados por prendas de vestir y calzado (6%), mientras que también fue el que más aumentó en los últimos 12 meses (63,9%). Desde ACM explicaron que esas alzas se deben “a la flexibilización de aforos en comercios y shoppings, lo cual impulsa la demanda del sector sumado a las mayores restricciones de importación de estos tipos de bienes, dándole más margen de acción sobre el precio a los productores y al cambio de estación”.  

En segundo lugar quedó bebidas alcohólicas y tabaco (5,9%) donde repercutió principalmente la suba de cigarrillos. A este le siguió salud (4,3%), impulsado en gran medida por el alza de 9% en las prepagas y de 3,3% en medicamentos, algo que se repetiría en octubre. 

Además, se observó nuevamente un incremento considerable en restaurantes y hoteles, que escaló 4,1%. Por su parte, el rubro recreación y cultura presentó una variación de precios de 3,8%. La reactivación de la actividad económica en esos sectores viene acompañada también con una actualización en los precios, ambos acumularon en el último año 42,9% y 34%, respectivamente. Los que quedaron por detrás de esos segmentos fueron equipamiento y mantenimiento del hogar (3,5%) educación (3,1%)  y transporte (3%)  

Mientras tanto, los alimentos y bebidas quedaron por debajo del promedio general con una variación del 2,9%, pero casi que duplicó el dato de agosto (1,5%). Esa dinámica se explica por la suba de los precios internacionales de los commodities y, fundamentalmente, por factores estacionales que implicaron fuertes aumentos en frutas (5%), verduras (5,8%) y lácteos (4,7%).  

En contraste, las carnes continuaron con una tendencia a la baja (-1,3% en el Gran Buenos Aires), producto del impacto de corto plazo que tiene la cuotificación de las exportaciones sobre los precios internos. 

Finalmente, comunicación (2,8%), bienes y servicios varios (2,2%) y vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (1,9%) quedaron también por debajo del promedio general y fueron los de menores subas. 

Octubre 

Desde ACM esperan una inflación cercana al 3% para luego acelerarse ante el incremento de la emisión monetaria y el ajuste de ciertos precios relativos, en especial el dólar oficial. “Por otro lado, de cara al mes de octubre existen ciertos ajustes pendientes como es el caso de prepagas (9%), colegios (en torno al 10%), y expensas. En consecuencia, estimamos una inflación para octubre en torno al 2,9%”, dijeron. 

Por su parte, desde C&T Asesores Económicos afirmaron que los datos parciales de su relevamiento de precios mostraron un alza cercana al 3,5% para octubre. En esa línea, desde Ecolatina esperan que los precios se muevan en la zona del 3%. 

Cierre del año 

La consultora LCG prevé que para el resto del año el aumento mensual de precios encuentre su piso en 3%, lo que ubicaría a la inflación anual rondando el 50% medida punta a punta. “La utilización del ancla cambiaría va a implicar un atraso del dólar de 18 puntos porcentuales por debajo de los precios”, agregaron. 

A su vez, explicaron que resulta esperable una menor desaceleración de los precios de cara a 2022, “a raíz de ajustes de precios relativos postergados, entre los que se encuentran tipo de cambio y tarifas, y al exceso de pesos que circulan en la economía. 

En esa línea, Ecolatina dijo que el Gobierno continuará siendo esquivo a autorizar nuevas subas de precios regulados, mientras que el ritmo de depreciación oficial seguiría ubicándose por debajo de la inflación. “A eso se sumarían que recientemente se anunciaron nuevos controles a los bienes de consumo masivo desde la Secretaría de Comercio Interior, algo que podría tener un efecto contenedor sobre los precios del rubro en el muy corto plazo”. 

En concreto, la consultora afirmó que la inflación se ubicaría levemente por debajo del 50% en 2021, pero dejando variables pendientes de corregir (tarifas, dólar y controles de precios) para 2022. 

De ser así, la pauta de 45% que plasmó el Gobierno en el proyecto de Presupuesto 2022 enviado al Congreso estaría algo alejada de la realidad. Vale recordar que a principios de año la previsión oficial era del 29%, que fue dada por tierra con la aceleración de precios que se vio en el primer semestre. Para 2022, se espera 33% y, si bien falta, la perspectiva no es positiva. 

“Las perspectivas a futuro no son muy alentadoras, la emisión monetaria está volviendo en un contexto donde la demanda de dinero cae. Esta situación no hace más que agravar las perspectivas de una mayor inflación para el próximo año donde probablemente el piso de inflación del 2022 sea del 60%”, dijeron desde Libertad y Progreso. El REM del BCRA espera menos: 47,3% en 2022.  

En cualquier escenario, la necesidad de una política antiinflacionaria seria e integral será un asunto urgente luego de las elecciones.  

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés