El Economista - 73 años
Versión digital

jue 18 Jul

BUE 18°C
Panorama

Sold out de Milei en el Council no despejó el temor empresario a una hipotética presidencia

Javier Milei no cae del todo bien en el establishment, que jamás lo tuvo como candidato N°1.

Leandro Gabin 24 agosto de 2023

Fue un sold out total. Nunca hubo tantas personas registradas para asistir al Council of the Americas. El batacazo de Javier Milei en las PASO aceleró la convocatoria de los empresarios que coparon el salón principal para escuchar al libertario. 

Si bien el candidato que más votos obtuvo el 13 de agosto mantuvo su discurso conocido, aquél provocador que generó algunas sonrisas y otras muecas de desagrado por parte de los presentes, los hombres de negocios se congregaron para hacer catarsis. 

"La verdad es que estamos un poco desconcertados. Creo que dice algunas cosas lógicas, otras que son una locura total. Pero la incógnita es la gestión. Puede tener muy claro lo que quiere hacer, pero la verdad es que Milei jamás manejó nada. No tiene experiencia. Y eso genera muchas dudas", decía un empresario de primera línea, ex banquero de una entidad extranjera en la Argentina. 

La impronta Milei, incluso, termina por no caer del todo bien entre el establishment que jamás lo tuvo como candidato número uno. "Es muy soberbio y eso en política es peligroso. Si no está dispuesto a negociar algo no va a poder gestionar. Creo que ahí muestra su falta de experiencia", decía otro hombre de negocios que llegó al Hotel Alvear para escucharlo. 

"Es soberbio y eso en política es peligroso. Si no está dispuesto a negociar, no va a poder gestionar", dijo un ejecutivo. "Dice cosas lógicas, pero otras son una locura", añade otro.

El candidato libertario dejó en claro que para él, algo que repitió en su conferencia, no hay grises. Para Milei, es un "todo o nada". Eso quedó en claro con la modificación de la tristemente célebre Ley de Alquileres.

 Desde ambos extremos, los libertarios y el kirchnerismo fueron lo mismo. De hecho, votaron lo mismo. El oficialismo quería mantener los ejes de la fracasada ley (plazo de contrato y de ajuste); mientras que Milei quería la eliminación total de la ley. Sin mayorías en ambas propuestas extremas, el libertario no buscó negociar mejoras al proyecto de JxC sino que directamente votó en contra al igual que el kirchnerismo. 

"No va poder pasar una sola reforma si no aprende a negociar. Esto es como un matrimonio, si no querés consensuar con la otra persona mejor quedate solo. Pero acá no podés. Si querés ser presidente vas a tener que llegar a lugares de consenso, nadie gobierna sólo. Y Milei parece que eso no lo entiende", agregó otro empresario, banquero privado, quien avisó que votará a Patricia Bullrich en octubre. "A los empresarios, Milei les da miedo", sentenció. 

"No va poder pasar una sola reforma si no aprende a negociar. Esto es como un matrimonio, si no querés consensuar con la otra persona mejor quedate solo", dice otro.

Lo cierto es que la figura del libertario movió el avispero del mundo empresario. A tal punto que muchos se pusieron a debatir sobre una de sus ideas más polémicas, como la dolarización. Fue a través de un grupo de Whatsapp de 160 empresarios, muy similar al que había durante el Gobierno de Mauricio Macri, que en realidad surgió hace un año, o sea  bastante antes de que Milei pusiera sobre el tapete el tema.  

"Nos intrigaba cómo era la mejor manera de hacer una reforma monetaria que terminara para siempre con la inflación. Porque acá el problema es que si llega a venir un gobierno lógico que haga una baja de la inflación, es muy fácil que eso se revierta en un gobierno posterior. Si un Gobierno hace un ajuste muy fuerte, paga el costo político de hacer un ajuste, esa reforma nadie puede decir que es una reforma duradera porque es muy fácil con el sistema electoral que tiene Argentina que en dos años se revierta. Perdés la mayoría en el Congreso y en cuatro años perdés el Gobierno y viene un Gobierno populista de vuelta que prende la máquina", explicó Gonzalo Tanoira, presidente de citrícola San Miguel y ex presidente de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas, quien participa activamente en el grupo de Whatsapp empresario. 

No hay plena coincidencia en el grupo de hombres de negocios: hay gente a favor, gente en contra, se ponen estudios técnicos de economistas, artículos, otras opiniones, tanto a favor como en contra. Pero hay una visión mayoritaria de los hombres de negocios en que hay que buscar una solución para la inflación y la pérdida de valor del peso. 

Por ejemplo, el ex HSBC Gabriel Martino, que también está en este grupo, sostiene que hay mucho debate pero que él no está de acuerdo con una dolarización y se muestra preocupado por el ascenso de Mieli. "Genera mucha incertidumbre a las empresas", suele decir en el grupo. 

"Creemos que el próximo Gobierno tiene que abocarse a la tarea de estabilizar la moneda y hoy en día nos parece que el peso ya ha perdido tal credibilidad que se necesita una reforma monetaria dura. No sabemos si es la convertibilidad, si es la dolarización, si es la adopción de otra moneda, también se barajó en un momento crear una criptomoneda, una cripto peso que no pueda ser impresa bajo ningún concepto, etc.. Hay muchas alternativas, el tema es poder debatir seriamente cuál es la más viable", agregó Tanoira. 

Más allá de la dolarización sí o no, o a quién votarán los empresarios, la sensación que queda es que las dudas están más intactas que nunca. 

Como les sucedió a los inversores que se tiraron de cabeza con el macrismo y salieron disparados por el aire, los empresarios creen que hay que mantener cautela. Ven como positivo que haya dos candidatos (Milei y Bullrich) que hablan explícitamente de un ajuste fiscal fuerte desde el primer momento. "Eso fue lo que le faltó a (Mauricio) Macri y por eso fracasó", acotó un empresario ligado al campo que fue al Alvear exclusivamente para ver el show de Milei. 

milei diputados
 

Sea por Milei o por la crisis económica y el "chasco" que resultó el macrismo, los empresarios no salen de la trinchera. 

"Cuando subió el Gobierno de Cambiemos, hubo una expectativa inicial del empresariado de decir 'bueno, finalmente se terminó esta política kirchnerista de acoso a las inversiones privadas y de impuestos'. Y realmente el sector estaba con mucha expectativa de que las cosas cambiaran. Lamentablemente no terminaron de cambiar, no sé si fue el gradualismo, pero bueno, todos sabemos que ese resultado no fue bueno. No llegaron a darle al empresariado la capacidad de demostrar ese nivel de inversiones. Yo creo que va a haber mucho más cautela esta vez, que vamos a necesitar más tiempo y más pruebas de que los cambios son profundos, y sobre todo, que no son reversibles en el tiempo", reiteró Tanoira. 

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés