El Economista - 70 años
Versión digital

vie 22 Oct

BUE 25°C

Versión digital

vie 22 Oct

BUE 25°C

Reservas: en 3 semanas se perdió lo ganado en 9 meses

La apertura fue negativa y el Gobierno venció la tendencia quemando más reservas. La carta de Cristina abre un interrogante para el mercado de hoy.

bcra-3
Luis Varela Luis Varela 17-09-2021
Compartir

Por Luis Varela

En otro día con fuertes estruendos por la histórica derrota que sufrió el oficialismo el domingo pasado en las PASO, el Gobierno tuvo que hacer ayer un gran esfuerzo para lograr que el mercado financiero local no se fuera de madre, en lo que inicialmente pareció una corrida, pero que con el correr de las horas, gracias a una importante quema de reservas, pudo ponerse circunstancialmente bajo control. 

La trama de todo el día recorrió un zig zag permanente entre las dos alas principales del Frente para Todos, con el kirchnerismo azuzando, culpando a las decisiones de Guzmán y de Alberto, que supuestamente llevaron a la derrota, y con el albertismo manifestando que hay que leer lo que la población dijo en las urnas, y no hacer una estudiantina, plantando renuncias, sino seguir trabajando para arreglar los problemas que tiene el país, y con el sector de Sergio Massa tratando de mediar. 

Desde el punto de vista financiero, el día terminó con una nueva suba en los precios de los dólares libres, pero no tan importantes como parecía en la apertura por el tamaño de la crisis institucional. Al tiempo que los bonos y las acciones también amanecieron con cotizaciones orientadas a la baja, pero como Alberto Fernández se resistió, no aceptó ninguna renuncia, buscó el respaldo en los gobernadores del PJ, opositores a Cristina, el final fue más calmado, con los titulos argentinos terminando apenas arriba del miércoles, pero con volúmenes operados menores.

La situación igualmente sigue mostrando una generalizada huida del peso de los ahorristas e inversores locales, que obligaron al Banco Central a perder otro fuerte paquete de reservas, en un día en el que además la autoridad monetaria tomó más depósitos para convertirlos en Leliq y en una jornada en la que el ministro Martín Guzmán volvió a tomar deuda (en una movida que repetirá hoy), con la mayor parte de las pocas letras que colocó ajustadas por inflación, lo cual indica que los inversores están convencidos de que la mega emisión de pesos actual llevará los índices mensuales nuevamente más cerca del 4%.

La crisis política

Una mirada por los analistas mostró que en realidad se trata de una interna en un frente político que recibió una paliza electoral, y que en su pelea propia están arrastrando institucionalmente al país a una posible crisis institucional, solo por insistir con políticas que claramente la población acaba de rechazar de plano en las urnas, con un contundente rechazo a la actuación que viene realizando el Gobierno desde hace casi dos años.

Y el pico de tensión de esa interna comenzó primero con una diputada ultra K, como Fernanda Vallejos, quien calificó a Fernández como "ocupa" de la Casa Rosada, acusándolo de "mequetrefe" y de estar "atrincherado" en el Poder Ejecutivo, como indicando que debe renunciar después las medidas económicas que llevaron a la derrota en las urnas.

Pero lo más fuerte del día fue una carta enviada por Cristina Kirchner luego del cierre del mercado, en la que atacó al Presidente y lo emplazó a hacer cambios de ministros, recordándole que ella lo postuló para Presidente, requiriendo que en el Presupuesto que Guzmán enviará al Congreso es necesario hacer cambios, sin seguir los lineamientos que pretende hacer el ministro para avanzar en su negociación con el FMI.

Esta carta de última hora seguramente complicará la apertura de los mercados hoy, y puede profundizar el estruendo político. Pero por lo pronto debe decirse que ayer, en lo peor del día, el dólar blue llegó a tocar un máximo de $189, y que fue bajado hasta $186 (un peso por encima del cierre del miércoles) de la mano de intervención de manos amigas, y con fuerte uso de reservas para tranquilizar a los dólares financieros libres, pese a lo cual el mep terminó en otro récord histórico sin precedentes.

Esta vibración cambiaria argentina, que puede tener otro round contundente hoy después de la durísima carta de Cristina, fue aplastada con el Banco Central perdiendo nada menos que US$ 156 millones de las reservas. Por lo que en las últimas tres semanas y media, desde que recibió los DEG del FMI, la autoridad monetaria lleva perdidos US$ 858 millones, el 25,3% de todas las reservas que se lograron juntar en los nueve meses anteriores con una cosecha vendida con precios internacionales altísimos.

El contexto global

En paralelo, en EE.UU. (con un capitalismo que según Alberto no funciona) la actividad económica mostró números con sólidas ventas minoristas, con un crecimiento del 0,7% en agosto, mes en el que hubo crecimiento en 10 de 13 categorías, incluso lo suficiente para contrarrestar la caída de ventas de autos, por problemas de abastecimiento. Y eso determinó una suba global del dólar contra todas las monedas, que provocó una onda bajista en la mayoría de las commodities.

Mientras en el exterior el dólar repuntó contra todas las monedas (subió 0,7% en Chile, 0,6% en Brasil, 0,4% contra el euro, la libra y el mexicano y mejoró 0,3% contra el yen), en Argentina el billete verde estuvo en alza en todas las cotizaciones libres, pero siguió aplastado en las oficiales, con un dólar mayorista que en los últimos doce meses crece 20 puntos menos que la inflación anual.

Así, con números que seguramente serán alterados hoy después de la carta de Cristina, el dólar turista bajó ayer 11 centavos hasta $170,91, el oficial bajó 7 centavos hasta $103,58, el blue bajó $1 hasta $186 y el  mayorista subió 5 centavos hasta $98,30. El dólar Senebi subió 91 centavos hasta $176,91, el dólar MEP subió 49 centavos hasta $172,32 y el contado con liquidación subió 49 centavos hasta $172,45. Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue fue 79,6% y la del CCL y el mayorista fue del 75,4%. Al tiempo que medidos en pesos, el euro bajó 39 centavos hasta $115,71, la libra bajó $39 centavos hasta $135,64 y el real bajó 8 centavos hasta $18,68.

Volatilidad en los bonos 

Detrás de esa oscilación cambiaria, los bonos fueron y vinieron y terminaron el día con una suba mínima, y con el riesgo país cediendo 9 unidades, hasta 1.498 puntos básicos. Pero en un día con más hipoteca para los argentinos. El ministro Guzmán tomó más deuda y el BCRA chupó más depósitos de los bancos, colocándoles a las entidades otros $210.000 millones en Leliq al 38%, con una deuda gigantesca que ya generará en 2022 un volumen de déficit cuasifiscal más alto que el rojo fiscal que está plantando el ministro Guzmán en el Presupuesto que Cristina quiere modificar.

Pero, además de las Leliq, Guzmán tomó más dinero para seguir cubriendo vencimientos al día de deuda en pesos. Con 310 ofertas recibidas, Guzmán logró captar $21.947 millones en Ledes y Lecer, el 67% de lo cual fue captado con letras que ajustan por inflación. En detalle, el 52% de lo captado fue en una letra del Tesoro nacional en pesos ajustadas por CER a descuento con vencimiento 29 de julio de 2022 (x29l2 - reapertura), el 34% fue captado en una Letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de enero de 2022 (s31e2 - reapertura) y el 14% restante en una letra del Tesoro nacional en pesos ajustadas por CER a descuento con vencimiento 18 de abril de 2022 (x18a2 - reapertura).

Este esfuerzo por seguir manteniendo la deuda en pesos de parte de Guzmán se da con un marco bursátil internacional también tenso, ya que Estados Unidos discute en el Capitolio por el máximo de su deuda permitida, y hay dudas sobre la cercanía o no del tapering, ya que las ventas internas mejoraron. Así Wall Street cerró mixto y un país como Brasil se sigue sumergiendo en incertidumbre, con una Bolsa que volvió a bajar y se sigue destacando como la que más baja en lo que va de este año.

En la Bolsa de Nueva York el Nasdaq logró terminar 0,1% arriba pero el S&P y el Dow Jones finalizaron con un descenso del 0,2%, al tiempo que la Bolsa de México mejoró 0,7% (con Texas cerrando fronteras por la ola de gente que quiere migrar hacia EE.UU.), pero con la Bolsa paulista cediendo otro 1,1%, por lo que ya baja casi 5% en lo que va de este año.

A nivel local, en la apertura parecía un día de velorio, pero con $1.604 millones de pesos operados en acciones y $2.265 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires terminó con una suba del 1,6%. Y los ADR argentinos que cotizan en Nueva York, que perdían más del 2% en la apertura, se dieron vuelta y lograron terminar con subas de hasta el 7%, con Edenor, Central Puerto y Pampa E en la punta de la mejora.

Commodities en baja

La suba global del dólar afectó a los commodities. Todavía hay incertidumbre por el covid y el petróleo terminó casi sin cambios. Pero China y EE.UU. están utilizando reservas de todo tipo para aplacar la crisis y detrás de eso se concretó una dura caída para los mestales preciosos, con derrumbe del 2,2% para el oro y desplome del 3,8% para la onza de plata. Mientras que se vieron bajas de hasta el 3% en los metales básicos, mientras que los granos estuvieron mixtos. Y los las criptomonedas fueron frenadas, influenciadas esencialmente por más regulaciones chinas.

La carta de Cristina puede provocar un estruendo en las próximas horas y la apertura de hoy será con gran incógnita. En una interna partidaria, con derrota electoral, que está obligando al país a seguir desangrándose de reservas, lo cual puede sumergir aún más a la población en la pobreza, con números durísimos que dio ayer el Indec: para no ser pobre una familia tipo necesita en la Argentina ganar al menos $68.359 y para no ser indigente se requieren $29.213. Eso fue lo que determinó los votos del domingo, y el kirchnerismo no puede asumirlo como propio.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés