El Economista - 70 años
Versión digital

lun 08 Ago

BUE 11°C
Versión digital

lun 08 Ago

BUE 11°C

Privados debaten cuándo terminará la recesión (y podría ser pronto)

19-12-2018
Compartir

En Argentina, se sabe cuando arrancan las recesiones, pero no cuando terminan. Más en un contexto en el que hay novedades constantemente, tanto locales como externas, y casi todas con sesgo negativo. Más allá de eso, el famoso piso de la caída podría estar cerca y algunos privados creen que podría ser diciembre-enero. Otros, más pesimistas, avizoran en piso para algún momento difuso del primer semestre mientras que los más pesimistas ven un 2019 todo recesivo.

“El piso, si todo sale bien, es decir, no se interrumpe el proceso de estabilización, llegará a principios del primer trimestre de 2019”, dice Gabriel Caamaño Gómez desde Consultora Ledesma. A partir de allí, se podrían ver crecimientos trimestrales, aunque no interanuales. “Eso será recién en el tercer trimestre o en el segundo si la cosecha es muy buena”, agrega.

“ Nuestras proyecciones apuntan a que el nivel de actividad haga piso en el cuarto trimestre de 2018, siendo noviembre y diciembre los pisos en términos de poder adquisitivo del salario, las jubilaciones y los programas sociales. Estos dos últimos ajustan por la Ley de Movilidad en buena medida en función de la inflación pasada”, dice Martín Vauthier, hombre de Eco Go y la UTDT.

Pero, aclara: “Esto en un escenario donde se sostenga la estabilidad cambiaria y el BCRA tenga margen para ir bajando gradualmente la tasa de interés, un sendero que parece interrumpirse en diciembre luego de la expansión monetaria acumulada en el mes y la necesidad de comenzar a contraer la base monetaria en los días que quedan para cumplir el programa monetario”.

Además, agrega: “Si el BCRA no logra continuar el sendero de baja en las tasas, puede aparecer una inconsistencia entre una economía donde la nominalidad sigue siendo muy elevada y un programa monetario muy restrictivo, que termine derivando en un aumento en el desempleo”. En LCG son optimistas y, de hecho, creen que el PIB de 2019 puede dar 0% cuando el propio Gobierno lo avizora en -0,5% y el mercado (a través del REM), en -1,2%. “No debe descartarse la posibilidad de crecer el año que viene. Dependerá, esencialmente, del momento en que la actividad logre torcer la trayectoria descendente. Si el piso se toca en diciembre-enero, al final del camino el crecimiento podría llegar a ser positivo. De todas formas, será un crecimiento muy marginal. Desde LCG, proyectamos un crecimiento 0% para 2019 que, dado el arrastre negativo de 3 puntos que dejará este año, implicaría un crecimiento neto entre puntas (+4%), sostenido casi únicamente en el aporte que puedan dar las exportaciones”, sostienen.

Finalmente, ACM dijo: “Para lo que resta de 2018 esperamos que en promedio la actividad caiga en torno al 2,5% interanual. En este escenario el arrastre estadístico que dejaría el 2018 sería cercano a -2,8% y, por lo tanto, la actividad continuaría mostrando el año que viene un crecimiento interanual negativo aún con crecimientos desestacionalizados levemente positivos”.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés