El Economista - 73 años
Versión digital

jue 18 Jul

BUE 9°C
Panorama

Ningún candidato convence y vuelve la presión sobre el dólar

Los inversores siguieron desensillando del peso. Primero se fueron de los plazos fijos CER, después de los tradicionales y ayer dejaron los fondos de inversión a un día. Así, el blue tocó los $1.000 pesos a media rueda, pero luego terminó a $970.

Las acciones y los bonos siguen arrastrándose.
Las acciones y los bonos siguen arrastrándose.
Luis Varela 16 noviembre de 2023

Después de diez meses eternos con elecciones permanentes, que se transformaron en una especie de eliminación de candidatos al estilo de la serie coreana "El juego del Calamar", donde sobrevivieron los más extremistas, los más decididos a todo, y no los mejores, el mercado argentino tuvo ayer, a apenas cuatro días del tan esperado balotaje, una rueda muy intensa, con ceguera total sobre lo que viene, y con gran parte de ahorristas e inversores bajándose del peso, y tratando de resguardar sus posiciones ante un eventual temblor por venir.

Vuelven las microdevaluaciones

Ministerio de Economía (Mecon)
 

De arranque, en otro de los tantos movimientos de pura estrategia electoral, después de mantener los dólares oficiales congelados durante 90 días, el día se inició con el ministro candidato Sergio Massa autorizando la vuelta a las microdevaluaciones, con un ritmo diario que todavía se desconoce. Es más, nadie sabe qué va a pasar el martes, tras el feriado post balotaje: no se sabe si habrá una devaluación pequeña, una devaluación disruptiva, ni tampoco se conoce si se mantendrá el dólar de toda la exportación (que ayer cotizó arriba de los $510) y mucho menos se conoce qué reacción puede haber en los bancos, ni en los títulos argentinos.

Toda esta situación desató ayer una gran inseguridad en ahorristas e inversores, que empiezan a convencerse de que ya sea con Massa o con Milei el país no se salvará de un fuerte ajuste en los próximos meses, con alta inflación y desaceleración económica. Por eso, después de haber desensillado en etapas, primero de los plazos fijos CER (que se hacen a 90 días), luego de los plazos fijos tradicionales (a 30 días) y después a los fondos de inversión money market (dinero a un día), ayer se produjo un aluvión de abandono del peso, con compra a dos manos de dólares, los que se encontraran.

Suba del dólar

dólar
 

La movida determinó que a media rueda el dólar blue alcanzara nuevamente la barrera de los $1.000, algo que desató una gran desesperación en el Ministerio de Economía, que ordenó al Banco Central y a los organismos públicos intervenir, con operaciones con dólares, bonos, perros, policías, patrulleros, inspectores y lo que fuera, por lo que igualmente desde los $1.000 de la media rueda se terminó con un valor blue de $970, $45 por encima del cierre del martes.

El movimiento también anotó cierto temblor en los dólares financieros, que fueron frenados por la intervención del Gobierno, y de igual modo también saltaron los valores operados en los contratos del dólar futuro, pese a las posturas opuestas del Banco Central. En un día en el que los bonos se mantuvieron con posición híper selectiva, con leve b baja para el riesgo país. Y lo más controvertido de la rueda fue otra baja en la Bolsa de Buenos Aires, con pérdida medida en pesos y un fuerte bajón medido en dólares, mientras las Bolsas del mundo siguen sonriendo.

Efectivamente, mientras la política económica desplegada por Sergio Massa desde hace quince meses nos llevó a una inflación 44 veces más alta que la inflación mundial, ayer se conoció en EE.UU. (que tuvo inflación 0% en octubre) que sus ventas minoristas se mantienen mejor de lo previsto. Por lo que con un banco central efectivo (la Fed), la economía norteamericana sigue firme, pero prima entre los inversores toro la convicción de que la Fed ya no subirá más su tasa base. 

Tal es el predominio de toros sobre osos que ahora se espera que la primera baja de la tasa por parte de la Fed se haga en mayo (y no en junio como se pensaba hasta el lunes pasado), pero el número de venta minorista sostenida hizo que ayer se anotara un leve rebote en las tasas largas de EE.UU.: se pagó 5,3% anual a 1 año de plazo, 4,5% a 5 años, 4,6% a 10 años y 4,7% a 30 años. Y con eso en el exterior volvió a sostenerse el súper dólar: el billete verde subió 0,7% en Japón y contra la libra, 0,4% contra el euro, no cambió en Brasil y bajó 0,1% en China, 0,3% en México y 0,4% en Chile.

Mercado local complicado

dolar dólar
 

A nivel local, lo ocurrido con el mercado cambiario fue un descalabro. Volvió el crawling tras 90 días de congelamiento. Con eso, de estar inmóviles desde las PASO, el dólar turista subió $4,92 hasta $741,02, el dólar oficial subió $2,79 hasta $370,51 y el dólar mayorista subió $2,95 hasta $352,95. Y a lo largo del día, como no se sabe qué política cambiaria habrá desde el martes, el BCRA pudo comprar US$ 121 millones en el mercado y ya lleva 17 ruedas seguidas con adquisiciones. 

Pero como la presión de los inversores es tan pronunciada, a pesar de la compra en el mercado, al final del día el BCRA perdió US$ 26 millones en las reservas, para ver si podía apagar una corrida irremediable, que es el peor enemigo electoral para Sergio Massa. Y el movimiento también tuvo repercusión sobre los valores de los "dólares futuro" del mercado Rofex: tanto que para fin de noviembre se pactó a $375, para fin de diciembre a $ 655 y para fin de septiembre a $1.376, el oficial.

Frente a todos estos movimientos, la cotización del blue saltó a media rueda hasta $1.000, pero en las horas finales hubo presión oficial y rulos de inversores especulativos, que vendían en el blue y recompraban en los dólares financieros libres, para recomenzar con las ganancias especulativas a partir de hoy. Así, el blue retrocedió de $1.000 a $970 (desde los $925 del martes). Mientras que el dólar Senebi saltó $16,18 hasta $918,20, el MEP subió $6,88 hasta $875,30 y el contado con liquidación subió $2,48 hasta $877,94. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue subió al 162% y la brecha del CCL con el mayorista fue del 149%, dos valores que hacen completamente inconsistente a la economía real.

En medio de este cimbronazo cambiario, que puede tener capítulos también muy intensos hoy y mañana, hubo una selectividad extrema en las operaciones con títulos públicos, pero al final del día los bonos promedio casi no se movieron y el riesgo país terminó bajando 23 unidades hasta 2.474 puntos básicos. Y la diferencia del mercado argentino contra el resto del mundo se notó sobre todo en las acciones. La Bolsa de Nueva York volvió a subir: el Dow avanzó 0,5%, el S&P mejoró 0,2% y el Nasdaq tuvo un alza del 0,1%. Y la Bolsa de San Pablo saltó 2,3% y la de México mejoró 0,6%, pero a nivel local las cosas fueron diferentes.

Definitivamente, el mercado bursátil argentino volvió a vivir otra ilusión: la Bolsa de Buenos Aires bajó 0,8% en pesos pero se hundió 5,4% en dólares. Efectivamente, con $8.557 millones operados en acciones y $20.745 millones en Cedears, el índice S&P Merval en pesos bajó otro 0,8%. Al tiempo que los ADR argentinos que operan en Nueva York estuvieron mixtos, con subas del 1% al 6% para Despegar, Bioceres, Edenor y Mercado Libre; con bajas del 1% al 3% para Loma Negra, TGS, Pampa E, Central Puerto, YPF, Francés y Supervielle.

Diferencias en commodities

Dólar soja
 

Debajo de todos esos movimientos, un día después de la inflación 0% en EE.UU., las commodities se movieron con reacciones muy diferentes. Se tiene gran expectativa por la reunión que tendrán Biden y Xi Jinping para ver si logran evitar una desaceleración económica global. Pero, sin convencerse, el petróleo cayó ayer nada menos que 1,8%, los metales preciosos estuvieron mixtos y hubo un leve repunte en metales básicos. Los granos anotaron bajas en Chicago y en el mercado de Rosario (con datos muy malos de seca llegando desde Córdoba), los productores están como paralizados, sin operar, esperando el tipo de cambio que habrá el martes, no hubo negocios con soja y hubo firmes subas tanto para el maíz como para el trigo. Y la particular noticia que hizo girar algunas cabezas fue la movida del Bitcoin, que resucitó tras dos ruedas titubeantes: ayer subió 5,9%, con alzas menores en el resto de las criptomonedas.

¿Qué se ve por delante? Nadie lo sabe, todo está abierto al resultado del domingo. Las encuestas ahora parecen dar algo favorables para Massa. Los juegos de apuestas le están dando mejor a Milei. Y, como jugadores de ajedrez, los especuladores altamente sofisticados están abriendo jugadas para operar en a dos manos en Nueva York el lunes, mientras que en Argentina será feriado. 

Mientras la especulación y la política vuela en esos terrenos, están llegando a los comercios subas de precios de entre 10% y 20%, se espera que el IPC de noviembre vuelva a ser de dos dígitos, por lo que toda la suba nominal otorgada a los jubilados quedará licuada antes de que los adultos mayores reciban sus migajas. Y tanto es así que el Indec confirmó ayer que en octubre la canasta básica aumentó 8,1%, por lo que en Argentina una familia necesitó ganar $ 345.295 para no ser pobre y $160.603 para no ser indigente.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés