El Economista - 70 años
Versión digital

dom 16 Jun

BUE 13°C
Panorama

Malestar en el Fondo por las "fake news" de Massa y una negociación con final abierto

En el mercado creen que hay pocas chances de que se rompa la relación entre el Gobierno y el Fondo: habrá un acuerdo sin vencedores ni vencidos,

Leandro Gabin 13 julio de 2023

La pulseada entre Sergio Massa y el staff del FMI se mantiene a flor de piel. En el organismo hay cierto malestar con el ministro por su posición negociadora y su forma de "operar" constantemente lanzando rumores y cosas "que no existen". 

Advierten que no es culpa de ellos (del FMI) que se dilate el acuerdo y que Massa quedó atrapado de sus propias palabras. De hecho, confirmaron que no hay plazos para sentarse a debatir el caso argentino. El ahora candidato del kirchnerismo había dicho que no era negociable dejar de intervenir el dólar y que el país ya no podía hacer más esfuerzo fiscal por la sequía. 

Pero eso, ya lo sabía Massa, chocaba contra cualquier pedido de obtener más fondos al organismo, que era su apuesta de campaña.

Massa, en la intimidad, soñaba con ser candidato a presidente y buscaba anunciarlo en tándem con un acuerdo con el FMI que estuviera respaldado con dólares frescos (en el sentido del adelantamiento de desembolsos).

Ingenuo o no, el ministro esperó hasta último momento la bendición del Fondo para catapultarse a su ambición presidencial. Llegó la candidatura pero no el guiño desde Washington, a pesar de jactarse de tener línea directa con el Tesoro americano vía "su amigo" Juan González, el hombre encargado para América Latina de Joe Biden que suele comer asados en la casa de Massa en Tigre cuando viene al país. 

"Massa calculó mal. Pensó que el Fondo le iba a dar todo porque entendían el impacto de la sequía y no querían empujar al país a una nueva crisis. En parte es cierto, el Fondo no quiere una crisis más. Pero al lanzarse como candidato, Massa los ató de manos porque el FMI no puede ser -otra vez- indulgente con un presidenciable. Ya se comieron el sapo con Macri, dos veces no iba a ser. Y más allá de que no quieren aumentar exposición con Argentina, el simple hecho de adelantar fondos no tiene justificativo técnico", explicaba un ex miembro del organismo que mantiene contacto directo con altos funcionarios en Washington. 

Ahora el ministro/candidato está en la encrucijada de cómo terminará la película con el Fondo. Se sabe, no será la que imaginaba. 

Pero Massa presiona por obtener al menos una victoria pírrica. Por eso, estuvo operando en los últimos días subiendo y bajando funcionarios de Economía a supuestos viajes a Washington "para cerrar el acuerdo". 

"Nunca estuvo cerca de estar cerrado el acuerdo. Massa lanza sus propias fake news", contestó el mismo ex funcionario del Fondo.

Los mismos voceros del FMI tuvieron que desmentir on the record una filtración de Massa acerca de que China habría enviado una carta al organismo para presionar para que se apruebe el caso argentino. Julie Kozack afirmó en una conferencia que "no existe esa carta". Otra fake news.

massa
Massa con Rubinstein

La última, tiene que ver con los dichos del ministro acerca del gasoducto Néstor Kirchner que el gobierno se autoproclamó. Massa dijo que el FMI no quería que se avanzara "En nombre de la reducción del gasto público, el Fondo quería que lo paremos, como sucedió con buena parte de la obra pública durante el gobierno de (Mauricio) Macri. Pero para nosotros no es gasto, es inversión pública", había dicho el ministro/candidato.

El primero en responderle fue el economista de cabecera de Patricia Bullrich, Luciano Laspina, quien lo catalogó de "mentiroso" a Massa. El exrepresentante argentino ante el organismo, Héctor Torres, publicó los párrafos del acuerdo con el FMI donde el organismo pedía exactamente lo contrario de lo que dijo Massa. O sea, solicitaban acelerar el proyecto y que esté terminado para junio del 2023. Más fake news del ministro.  

En el medio, el dólar vuelve a despertarse y podría abortar la baja de la inflación, que sorprendió con el 6% de junio. El dólar blue trepó a $512 y el CCL voló a $526. En las cuevas venían diciendo que el atraso a un acuerdo con el FMI y la dolarización electoral iba a generar ruido. De hecho, desde una de las financieras más activas de la City se dijo que el blue tendría que estar en $580 para el momento de las PASO. No sería raro, dado que el billete venía adormecido después de subir $100 en abril. 

massa blue 2
El blue ya se instaló arriba de $500

El mercado le cuenta las costillas al BCRA, que tiene reservas negativas por más de US$ 7.000 millones. Sin nuevos fondos desde Washington y utilizando los yuanes para no frenar del todo las importaciones (y la economía), el margen de maniobra de Massa es cada vez menor.

"El agotamiento de las reservas de divisas sigue en Argentina. El uso de efectivo prestado (intercambio de China y requisitos de reserva) para pagar la deuda y mantener el peso artificialmente fuerte no durará. No hay sustituto para un nuevo programa/correcciones de política del FMI para estabilizar las cosas hasta las elecciones", afirmó Martín Castellano, jefe de América Latina del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF) en Washington. 

En el mercado creen que hay pocas chances de que se rompa la relación entre el Gobierno y el Fondo. Habrá un acuerdo sin vencedores ni vencidos que poco ayude a la idea máxima de Massa de transitar el calendario electoral con apoyo financiero de Washington. 

El país puede pulsear con ingresar en mora con el Fondo para presionar, pero eso podría complicar el escenario cambiario. Massa tendrá que pelear la contienda electoral con un BCRA vació y poco poder de fuego. ¿En busca de otra victoria pírrica? Falta un mes para saber la real intención de voto del ministro. Y, mucho menos, para que se sepa a qué tipo de acuerdo se llegará con el Fondo. 

 

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés