Oposición "halconizada"

Luego del revés político del Presupuesto, el Gobierno calibra los pasos a seguir

La cintura política será más determinante para lograr avanzar en el sendero planteado por el FdT

Luego del revés político del Presupuesto, el Gobierno calibra los pasos a seguir
Agustín Maza Agustín Maza 19-12-2021
Compartir

El Gobierno cierra un año con varias derrotas desde el punto de vista político y desde la mirada de la gestión. La derrota en las legislativas significó un duro golpe que se sumó al naufragio que tuvo el viernes pasado el proyecto de Presupuesto 2022 en la Cámara de Diputados, dos hechos separados un poco en el tiempo pero cercanos en cuanto a sus consecuencias. Ahora, se buscará calibrar los próximos pasos a seguir en un contexto que no resulta nada favorable.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, siempre suele señalar que el Presupuesto es “el corazón” del programa macroeconómico del Gobierno. Ahora, deberá prorrogar la hoja de ruta vigente, con todas las complicaciones que conlleva corregir las necesidades presupuestarias sobre la marcha. El proyecto oficial, más allá de las críticas, preveía un rol del Estado central para sostener la recuperación de la economía 

En los últimos días hubo rumores sobre la búsqueda de un Presupuesto acordado con gobernadores que se presentaría en marzo. “Esa información es falsa”, dijo Guzmán. “Se presentó el mejor presupuesto que se podía diseñar. Ahora se prorrogará el presupuesto 2021 y el Ejecutivo administrará con los instrumentos legales que dispone”, agregó el funcionario en línea con lo que había deslizado la Casa Rosada la última semana.

La demora en el tratamiento de la “ley de leyes” resultó lógica debido a que su presentación fue en septiembre y en noviembre se esperaban las generales. Los nuevos diputados asumieron recién el 10 de diciembre último. Al ser consultados sobre un posible acompañamiento de la oposición, desde la Casa Rosada siempre afirmaban que finalmente, con algunos “tribuneos” saldría sancionado del Congreso antes de que terminara diciembre. 

Una derrota no esperable en un principio, aunque más próxima a medida que se acercaba la votación en el recinto. Eso da la pauta de lo difícil que tendrá las cosas el oficialismo con la nueva configuración del Congreso tras las elecciones. A partir de ahora deberá negociar con una oposición cada vez más “halconizada” cada iniciativa.

En ese marco, continúan las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por los US$ 45.000 millones desembolsados por el organismo durante los dos últimos años de la gestión de Mauricio Macri. 

Guzmán confirmó el pago de casi US$ 1.900 millones que vence el miércoles 22.

Lo cierto es que ese acuerdo deberá llegar antes de marzo, cuando Argentina se quedará sin reservas netas para afrontar pagos que hasta ahora venía realizando con los DEG. Hasta esa fecha vencen US$ 6.761 millones del FMI a los que se sumarán US$ 2.000 millones del Club de París. No hay posibilidad de pagar dichos montos.

El paso siguiente a la (no) aprobación del Presupuesto era la presentación del “Plan Plurianual” que había anunciado el presidente Alberto Fernández “para los primeros días de diciembre” luego de conocerse los resultados de las legislativas. 

Sin embargo, aún no hay presiones sobre las fechas tentativas en las que se enviaría ese proyecto al Congreso, en donde se encontrarían los lineamientos generales de un acuerdo con el FMI y una hoja de ruta para los próximos años. "Eventualmente se va a presentar", dijo ayer Guzmán.

Desde la oposición, deslizan que ese proyecto “no es ni un Presupuesto ni un acuerdo con el FMI”. Por ley, ambos textos deben pasar por el Congreso para su aprobación, pero nada dicen las normas sobre el “Plan Plurianual” que terminaría siendo más gestual que otra cosa.

La fecha para un acuerdo será entonces entre enero y febrero. "Muy buen encuentro con el presidente Fernández sobre el avance de nuestro trabajo para sostener la recuperación de Argentina y abordar sus desafíos económicos. Nuestros equipos están plenamente comprometidos a seguir trabajando hacia un programa del FMI", dijo la titular del FMI, Kristalina Georgieva, en sus redes sociales luego de una reunión virtual que mantuvo con el Presidente y el ministro de Economía el viernes por la tarde, después de que sea rechazado el Presupuesto en Diputados.

Hasta el momento, se destacaron muchas gestualidades y pocas definiciones claras sobre el rumbo que deberá seguir nuestro país en los próximos años. Sin duda, ese futuro estará signado por los lineamientos pactados con el FMI.

Para Guzmán, el “principal escollo para sostener el proceso de recuperación” es la deuda con el organismo. En 2021 la economía avanzará cerca de 10%, recuperando casi todo lo perdido durante la pandemia. El Gobierno prevé que para 2022 el PIB avanzará 4%, poco si se considera el arrastre estadístico de 3 puntos porcentuales que las consultoras señalan dejaría el último trimestre del corriente año.

Igualmente, será central, más allá de determinado ajuste en las cuentas públicas, la capacidad de Argentina para acumular dólares en los próximos años porque la moneda en la que se pagan las deudas es esa. El ministro de Economía reconoció que la llegada de fondos frescos provenientes de otros organismos internacionales forma parte de las negociaciones con el FMI. Habrá que esperar para ver la factibilidad de dichas intenciones.

Por último, Guzmán calificó el revés de esta semana en Diputados como un “hecho político”. Lo más esperable es que haya muchos más en el futuro, con una oposición que jugará a ser justamente lo que su definición indica. No será fácil el devenir para el oficialismo en los próximos meses. Hay por lo menos seis leyes económicas durmiendo en el Congreso que el Gobierno considera centrales para generar dólares en los próximos años. La cintura política será determinante para lograr avanzar en el sendero planteado por el Frente de Todos.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés