El Economista - 70 años
Versión digital

lun 30 Ene

BUE 25°C
Versión digital

lun 30 Ene

BUE 25°C
Privados

Los precios estacionales aceleraron la inflación de diciembre

Al igual que en noviembre, alimentos y bebidas estuvo debajo del número general por el efecto de Precios Justos

Los precios estacionales aceleraron la inflación de diciembre
02-01-2023
Compartir

Tras el 4,9% de noviembre, las consultoras estiman que el Indice de Precios al Consumidor (IPC) se aceleró en diciembre pero descartan que 2022 haya cerrado con una inflación de 3 dígitos.

El relevamiento de precios minoristas de C&T para GBA presentó un incremento mensual de 6,2% en diciembre, por lo que 2022 habría cerrado con un aumento de 97,4%, el mayor desde 1990.

"La variación mensual de diciembre fue similar a la de noviembre pero superior a la de diciembre de 2021 (4,5%)", indicó la consultora.

El rubro de mayor suba mensual fue esparcimiento, impulsado por los componentes relacionados con el turismo, que tienen un pico en este mes por el comienzo de la temporada de verano.

Le siguió educación por el ajuste autorizado por el Gobierno a los colegios de la región.

En vivienda se destacó el aumento de las expensas por el efecto del aguinaldo y el bono para los encargados de edificios.

En salud, al sostenido incremento de los medicamentos, se sumó un ajuste de 6,9% en las prepagas.

En equipamiento y mantenimiento del hogar se destacó el aumento de salario de las empleadas domésticas.

"Siguiendo con la moderación de noviembre, alimentos y bebidas fue el rubro de menor incremento en el mes: 3,8%. Las bebidas, los aceites, las frutas y los derivados de la harina aportaron a esa moderación, mientras que la carne retomó la suba", afirmó el informe de C&T.

Por su parte, la consultora Seido afirmó que la inflación del último mes de 2022 se ubicó en 5,3%, impulsada por la aceleración de los precios estacionales (5,8% vs 4,1% de noviembre) y de la inflación núcleo (5,2% vs 4,8%).

En tanto, los regulados se habrían desacelerado ubicándose en 5,1% (vs el 6,2% de noviembre).

En cuanto a lo que se espera, el informe de la consultora afirmó: "La dinámica de la inflación para los primeros meses de 2023 se mantendrá elevada, con mayor incertidumbre. Después de que 2022 tuviera las cifras de inflación más altas desde el final de la hiperinflación hace 30 años, será más urgente que nunca que las autoridades establezcan un camino claro hacia adelante para políticas desinflacionarias creíbles".

"Aunque los mercados han estado esperando una decisión más moderada después de los cambios en el equipo de política económica, las acciones políticas emprendidas hasta ahora no han sido impresionantes y las acciones futuras siguen siendo muy inciertas, especialmente considerando los acontecimientos políticos imprevisibles debido a las elecciones presidenciales de 2023", agregó.

"Las expectativas no ancladas sin un programa económico consistente asegurarán que la inflación no disminuya en el corto plazo. Como se observa en las encuestas de profesionales y consumidores, las expectativas de inflación han aumentado drásticamente a lo largo de 2022: los aumentos esperados pasaron de 55% en enero a 99% en noviembre en el REM del Banco Central, y los aumentos anticipados para 2023 ya han superado los de 2022 y son de 99,7%", concluyó Seido.
 

En esta nota

Todo sobre la inflación

Hay inflación cuando se produce un aumento general y sostenido de los precios de la economía. No son aumentos puntuales de algún servicio o bien sino de casi todos y, además, que esas subas se sostienen en el tiempo.


Si bien se trata de un proceso complejo y "multicausal", el factor principal suele ser un desequilibrio fiscal que se financia con emisión monetaria o con endeudamiento no sostenible que termina en un repudio a la moneda y/o también una devaluación. Milton Friedman, padre del monetarismo, solía decir: "La inflación es siempre y en todas partes un fenómeno monetario".

La inflación de Argentina está, hace varios años, entre las más altas del mundo. En 2022 fue de 94,8%, y casi duplicó a la de 2021 (50,1%). Fue la tasa más alta desde 1990. Las proyecciones para 2023 no son buenas y se espera que la inflación vuelva a estar cerca de 100%.

Se dice que la inflación es un impuesto a los pobres porque son esos sectores los que tienen, por un lado, menos ahorros y, por el otro, menos capacidad de poder aumentar sus ingresos (vía paritarias, por ejemplo) ante la suba de precios. Por eso, cuando sube la inflación, los gobiernos tratan de proteger a los sectores de menores ingresos para que no caigan en la pobreza.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés