El Economista - 70 años
Versión digital

dom 29 Ene

BUE 23°C
Versión digital

dom 29 Ene

BUE 23°C
Reservas

El 2023 viene seco de dólares

El Gobierno cumplió la meta de reservas de 2022: distintos factores indican que el panorama no va a ser tan favorable en 2023

El 2023 viene seco de dólares
01-01-2023
Compartir

El Gobierno enfrenta 3 riesgos en 2023 que afectarán la disponibilidad de dólares. Si bien algunas medidas como el dólar soja pudieron sortear la escasez de reservas netas en el corto plazo, algunos factores que no se relacionan con la política económica pueden agravar la problemática.

¿Que contexto dejó el 2022?

En tanto, la meta de reservas de acumulación de reservas del último trimestre se habría cumplido con lo justo debido a que el sector sojero liquidó US$ 3.154 millones por medio del Programa Incremento Exportador o "dólar soja".

"Si las cerealeras liquidaban los US$ 3.000 millones que se habían acordado y si el Gobierno vendía no más de US$ 1.000 millones al resto de los sectores en el MULC a lo largo del dólar Soja 2.0 (vendió US$ 833 millones), se cumpliría la meta de reservas netas", consideró Invecq.

"Efectivamente, estimamos que al 29/12/22 el Central llevaba acumulados US$ 4.645 millones de reservas netas (métrica FMI). Si bien esta cifra es menor a los US$ 5.000 millones (objetivo de acumulación anual), el Central podrá hacer uso del ajustador a la baja por desembolsos de organismos internacionales (no FMI) menores a los proyectados en el acuerdo por hasta US$ 250 millones. Considerando que en el último día del PIE II el BCRA acumuló alrededor de US$ 133 millones en el mercado de cambios, es casi certero que bastarán para cumplir la última meta de reservas del año", agregó.

"Excluyendo septiembre y diciembre, el Banco Central perdió US$ 1.130 millones en el mercado de cambios. Si, además, se obvia la compra extraordinaria de divisas de la última semana de junio (cuando se impuso la refinanciación de deuda comercial y financiera, entre otras medidas), el Banco Central habría perdido más de US$ 2.600 millones en diez meses", contextualizó Invecq.

En otras palabras, en 2022 el Banco Central sólo logró acumular divisas con fuertes restricciones a la demanda y convalidando tipos de cambio diferenciales.

"Esto es consecuencia del régimen cambiario vigente (cepo) y de la abrupta apreciación del tipo de cambio real: el tipo de cambio oficial cerró el 2022 con una variación nominal de 72,4% (vs una inflación que superaría cómodamente el 95%). El nivel de competitividad real multilateral actual es 10% menor al de fines de 2021 (25% inferior al de diciembre de 2019). En perspectiva, desde la salida de la convertibilidad a la fecha en 90% del tiempo el dólar oficial se ubicó en niveles más competitivos que en la actualidad", agregó.

Por su parte, GMA Capital señala que pese a las extraordinarias liquidaciones agrícolas de las últimas campañas, el manejo de la política cambiaria en el último tiempo ha sido desacertada. En consecuencia, la cantidad de reservas es escasa a pesar de la mejora en el margen que se dio con la llegada de Sergio Massa a Economía y los esquemas de "dólar soja".

Como resultado, la consultora indicó que hay tres tipos de riesgos que enfrentará el Gobierno el entrante año y que afectarán la disponibilidad de dólares y la cantidad de pesos: 1) aquellos sobre los cuales no puede hacer nada porque derivan de fenómenos externos, 2) los que dependen puramente de la racionalidad en el manejo de la política económica y 3) aquellos en los que la oposición tiene más influencia que la gestión actual.

"Una de las preocupaciones más claras gira en torno al estado de las reservas netas. Si bien Massa pudo sortear esta problemática en el corto plazo, las perspectivas de cara al próximo año son mucho menos favorables, simplemente, por factores que exceden a la política económica", consideró el informe.

El evidente viento de frente

El primero de los riesgos se vincula al contexto internacional. En 2022, la Reserva Federal de Estados Unidos endureció marcadamente su política monetaria. Para hacer frente a la mayor inflación en 40 años, encareció el costo del dinero del rango 0% - 0,25% a 4,25% - 4,50%.

"Las mayores tasas de interés reales suelen frenar el dinamismo de la economía (el mercado debate si habrá una recesión suave o fuerte) y fortalecer el dólar a nivel mundial a causa del ingreso de capitales desde otros mercados. Este cóctel sienta un mal precedente para los precios de materias primas", explicó GMA Capital.

"Para fortuna de los países productores de bienes agrícolas, la invasión rusa en Ucrania permitió una anomalía histórica: el dólar apreciado convivió con precios de commodities altos. Desde este plano del mundo habría que prestar atención a estas dos mecánicas. Tanto un mayor endurecimiento por parte de la FED como una total recomposición de Rusia y Ucrania en el mercado de granos podrán suponer una merma en los precios de exportación. Por ende, una menor oferta de divisas", agregó.

La sequía no afloja

Puertas adentro, las perspectivas son aún menos favorables. El mal clima continúa afectando al trigo y las estimaciones de producción fueron otra vez corregidas a la baja. 

De acuerdo al último informe de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), la producción será de 11,5 millones de toneladas. Un recorte del 50% en relación a la campaña 2021-22. 

"En esta línea, la BCR espera caídas en la liquidación total del agro (incluyendo soja y derivados) en 2023 de entre US$ 10.000 millones y US$ 16.000 millones respecto a los US$ 46.000 millones estimados de liquidación para 2022. Es decir, fuera de lo que esté al alcance del Gobierno, la oferta de dólares en 2023 no será extraordinariamente alta como lo fue en 2021 y 2022. Más bien lo contrario", dijo al respecto la consultora.

En la misma línea, Invecq señaló: "La prolongación de la adversidad climática generará un fuerte impacto en el PIB agropecuario (el efecto directo sobre el PBI total se estima en 1,5%) y, en consecuencia, sobre el mercado de cambios".

"Ante esta situación, el Gobierno se enfrenta a dos alternativas recesivas: endurecer el cepo, complicando el normal funcionamiento de múltiples sectores económicos o ajustar el mercado de cambios vía precio, mediante una devaluación y una aceleración inflacionaria que licúe aún más el ingreso real del sector privado", afirmó. 

"Por si todo esto fuera poco, el propio clima electoral de un año impar aportará su cuota de incertidumbre y activará mecanismos de protección por parte de los agentes económicos que en el corto plazo son nocivos para el nivel de actividad" concluyó.

En esta nota

Lee también

DOLAR MAYORISTA

Compra $185.61

Venta $185.61

27/01 19:59

0%

DOLAR OFICIAL

Compra $192.25

Venta $192.25

28/01 19:58

0%

DOLAR TARJETA

Referencia $336.44

28/01 19:59

0%

DOLAR QATAR

Referencia $384.5

28/01 19:59

0%

DOLAR MEP

Compra $352.78

Venta $352.78

27/01 19:59

0%

DOLAR CCL

Compra $370.39

Venta $370.39

27/01 19:59

0%

Dolar Blue

Compra $382.00

Venta $386.00

27/01 18:55

0.26%

Preguntas Frecuentes Dólar

El dólar solidario (o dólar ahorro) es la divisa a la que se accede de manera oficial a través de bancos o entidades financieras. El valor se compone del precio del dólar oficial + 30% de impuesto PAIS + 35% de la percepción del Impuesto a las Ganancias.

El límite de compra de moneda extranjera permitido por mes calendario es de US$ 200 mensuales. El mismo se verá reducido por los montos a abonar en dólares proveniente de los consumos en moneda extranjera realizados con tus tarjetas de débito y crédito en el mes anterior.

El trámite se realiza a través de la web de la AFIP y está habilitado tanto para los monotributistas como para los trabajadores en relación de dependencia. Ingresá a la guía Paso a paso para solicitar la devolución de la percepción del 35%.

El dólar blue es un eufemismo para referirse al dólar estadounidense comprado de forma ilegal en Argentina.

El valor depende de las operaciones realizadas en el mercado paralelo. Conocé la Cotización del dólar blue.

El dólar MEP (o dólar Bolsa) es aquel tipo de cambio resultante de una operación que consiste en la compra de bonos en pesos y su posterior venta en dólares. Es una alternativa sencilla, sin límites de compra y con menos restricciones.

Es necesario tener una caja de ahorro en pesos y otra en dólares (a nombre de la misma persona) y contar con una cuenta comitente en la Bolsa.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés