El Economista - 70 años
Versión digital

vie 03 Feb

BUE 22°C
Versión digital

vie 03 Feb

BUE 22°C
Semana

La inflación anual de 2022 marca la agenda de la semana

Las subas de precios no paran, pero cerrar el año con un IPC por debajo del 100% podría ser una buena noticia para el Gobierno.

Saldrán a la luz estudios asociados a la actividad económica.
Saldrán a la luz estudios asociados a la actividad económica.
09-01-2023
Compartir

La primera semana del año dio mucho que hablar. Economía lanzó un canje de deuda exitoso, que como "efecto rebote" condujo a que la calificadora Standard & Poor bajara la calificación en moneda local de Argentina a "default selectivo". Por otro lado, se anunció el plan "Impulso Tambero" y el mercado de granos se revolucionó luego de que Cargill y ADM decidieron dejar de regirse por el precio de pizarra del maíz de la Cámara Arbitral de Rosario.

De cara a la semana que comienza hoy, el "resaltado" de la agenda es la publicación del informe de inflación de diciembre, con lo que se completarán el resultado del avance de precios de 2022.

También se darán a conocer algunos estudios que son reflejo del nivel de actividad económica nacional y comenzará a regir un nuevo impuesto sobre los pasajes aéreos, entre otros puntos. 

El IPC anual

El próximo jueves el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) dará a conocer el informe de diciembre del Índice de Precios al Consumidor (IPC). Con ello, por supuesto, se podrá tener la "película completa" de la evolución de los precios durante todo el año pasado.

Por lo pronto, los pronosticadores consultados en el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que elabora el BCRA proyectaron una inflación del 5,5% para diciembre. De confirmarse ese valor, el año habrá cerrado con un IPC total el 95,5%, un número que está por debajo de la temida "barrera de los tres dígitos", pero que superaría por 44,6 puntos porcentuales a la inflación del 2021.

De cualquier forma, sea cual sea el resultado, el avance de los precios seguirá siendo una de las principales preocupaciones del Gobierno. Es que no solo hay una serie de incrementos sensibles programados para la primera parte del año, como los que se dan en las tarifas por las quitas de subsidios y los aumentos de los combustibles, sino que, además, la deuda en pesos sigue creciendo y el ritmo de emisión monetaria parece estar lejos de ceder. Todo esto, en el comienzo de un año electoral.

En lo estrictamente estadístico, es importante recordar que la inflación desaceleró en noviembre, pero en el acumulado de los once meses el IPC mostró un incremento del 85,3%.

Actividad industrial

Un punto de análisis que no ha traído demasiados dolores de cabeza para el Gobierno durante este año es el uso de la capacidad instalada de la industria, que a nivel general ha venido creciendo casi todos los meses, en términos interanuales. No obstante, cuando se desglosa el índice general se encuentra que no a todos los sectores les fue comparativamente bien en 2022.

El miércoles el Indec publicará los resultados de noviembre. Habrá que esperar para tener el historial completo de todo el 2022, pero al menos se podrá observar hacia donde se inclinó la balanza de los rubros "dudosos" en la parte final del año.

Los estudios anteriores mostraron con claridad que en gran parte del año pasado hubo actividades industriales que traccionaron mucho y compensaron las caídas de otros rubros. Es el caso por ejemplo de la metalmecánica, que en octubre por ejemplo mejoró más de 9 puntos porcentuales el uso de su capacidad instalada en relación al año anterior. También fue fuerte el impulso de la industria automotriz y la de "sustancias y productos químicos".

En contraparte, venían cayendo otros sectores de mucho peso económico, como la industria de alimentos y bebidas, la refinación de petróleo y la elaboración de productos textiles. 

Servicios públicos

Se le suele restar importancia al Indicador sintético de servicios públicos, pero lo cierto es que ese estudio ofrece una mirada interesante del comportamiento de la actividad económica. En este caso, el próximo miércoles, el Indec publicará los resultados del mes de octubre.

Un dato que es recomendable seguir es la evolución intermensual que muestre el índice general. Ya se acumularon tres meses consecutivos de caídas y una eventual baja en octubre podría confirmar una tendencia definitivamente negativa. 

Parte de la caída de septiembre se explica por el desempeño del transporte de cargas, que en septiembre pasado sufrió una caída mensual desestacionalizada del 3,9% en su nivel de actividad. Tampoco vienen siendo buenos los resultados de los rubros de "servicio de correo", "peajes", "recolección de residuos" y "electricidad, gas y agua".

Entre los sectores mencionados, el transporte de cargas es el más trascendente respecto al nivel de actividad económica, dado que se relaciona con los volúmenes de mercadería distribuidos en todo el territorio nacional. 

Los dólares del turismo

Este martes de Indec hará público su informe de "Estadísticas de turismo internacional" de noviembre. En función de lo que ha venido ocurriendo durante todo el año, está claro que el estudio abrirá las puertas a dos puntos de análisis. 

Por un lado, se podrá observar seguramente un notable incremento en la cantidad de turistas que se movilizaron durante el penúltimo mes del año, en comparación con el mismo mes del año anterior. El crecimiento es más que predecible, considerando que a fines de 2021 aún no había una flexibilidad total del transporte aéreo internacional, ni demasiada confianza para viajar por el mundo.

Por otra parte, se podrá poner la lupa sobre la balanza turística, una más de tantas batallas que lucha el Gobierno para evitar la fuga de divisas. Se trata de una batalla que al menos hasta octubre venía perdiendo de forma contundente. Las estadísticas actualizadas al décimo mes del año mostraban que hasta ese momento habían llegado al país 1.296.800 turistas extranjeros por vía aérea, mientras que salieron al exterior 1.956.900 argentinos.

Esa diferencia negativa de 660.100 personas es sinónimo de millones de dólares que se están perdiendo, sin tener un retorno de parte de los turistas que vienen del exterior (esto, agravado por la escasa liquidación en el MULC). Esto, pese a las medidas de desincentivo para viajar al exterior, como los recargos aplicados sobre las compras fuera del país. 

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés