La economía comenzó a crecer

20-01-2017
Compartir

Por Mariano Cúparo Ortiz

Todo parece indicar, nuevamente, que en diciembre se consolidó un poco más la noción de que la caída de la actividad logró tocar su piso y de que, aun dentro del pozo, comenzó a mostrar variaciones positivas. El Índice General de Actividad (IGA) de Orlando Ferreres y Asociados de diciembre, si bien dio una caída interanual de 0,8% respecto al mismo mes del 2015, mostró una mejora de 1% en la comparación desestacionalizada con noviembre. Por su parte, el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) de Consultora Ledesma dio un crecimiento intermensual de 0,5%, a pesar de que la variación interanual dio -1,5%.

Que sea con salud

Aun así, el informe del IGA sostuvo que más allá de las variaciones positivas es preciso garantizar que la mejora sea sostenible en el tiempo: “Si bien es importante notar que las variaciones mensuales registradas a lo largo del último cuarto del año pasado fueron positivas (algo que no es menor de cara al futuro inmediato), una mirada en retrospectiva da cuenta de que la economía local se encuentra transitando por un período de estancamiento desde el año 2012. A pesar de que esperamos que la economía vuelva a crecer en 2017, será fundamental que el Gobierno ahonde los esfuerzos para consolidar un proceso de expansión sostenido en el tiempo, sobre todo si se tiene en cuenta que el contexto internacional no será particularmente benévolo y presenta importantes signos de interrogación a mediano plazo”.

Sin ir más lejos, las discusiones respecto a la actividad ya no pasan tanto por si ocurrirán variaciones positivas o no. Se descuenta que sí, pero las preguntas apuntan a si será sostenible en el tiempo, por un lado, y a si servirán para algo más que para empatar los niveles de fines de 2015 o si serán sólo variaciones dentro del pozo.

Datos positivos

Así, tras un tercer trimestre que según los datos del Indec mostró una insistente caída de 3,8% (aunque el desestacionalizado contra el segundo trimestre se había moderado a -0,2%), y tras un octubre que según el Indec dio 0% en la comparación con septiembre y 0% en la tendencia ciclo, lo que marcó la llegada al piso en el desplome del producto, estos nuevos datos marcan el fin de la caída.

Ya el IGA de octubre había dado una variación intermensual positiva de 0,3% y en noviembre una de 0,4%. El EMAE de Consultora Ledesma, por su parte, había dado una variación intermensual positiva de 1,2%. Para Gabriel Caamaño Gómez, director socio, el cuarto trimestre mostró una caída interanual de 2,8% respecto al mismo período de 2015, pero una mejora de 0,3% en comparación con el segundo trimestre, “cortando una racha de cuatro trimestres consecutivos con variaciones negativas”.

Para Ferreres la caída total del 2016 fue de 2,8%. Para Consultora Ledesma de 2,4%. La caída de 2014, la elegida por muchos como punto de comparación por algunas similitudes en cuanto a que fueron años en los que la actividad estuvo deprimida a causa de la corrección de precios relativos (dólar y tarifas en ambos casos), fue de 2,5%.

Acerca del desempeño 2016, Ferreres reseñó: “En particular, los sectores productores de bienes exhibieron una baja del 5,3% producto del mal desempeño industrial y de la construcción, mientras que los productores de servicios cedieron 2,3%, liderados por un sector comercial que padeció la caída del salario real”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés