El Economista - 73 años
Versión digital

mie 17 Jul

BUE 13°C
Balotaje

Gane quien gane, empresarios y banqueros esperan el resultado entre pesimismo y muchas dudas

En la city la incertidumbre es total. La consultora 1816, muy cercana a los bancos, publicó sus impresiones.

Gane quien gane, empresarios y banqueros esperan el resultado entre pesimismo y muchas dudas
Leandro Gabin 17 noviembre de 2023

Se decide la batalla final en medio de un nivel de incertidumbre no visto en mucho tiempo. 

Ni Javier Milei ni Sergio Massa generan expectativas positivas excepto entre la militancia 100% propia que, en realidad, es mucho menor a la intención de votos que los candidatos tienen. Las encuestas dan para un lado y para el otro, sin ser demasiado confiables, pero con la tendencia de que será una elección pareja. 

¿Lo será? En la previa parece que no tanto. Más bien, parece la pelea entre David y Goliat. 

El tigrense viene peleando por llegar al más alto cargo que puede otorgarle la política hace diez años cuando rompió con el kirchnerismo y quiso ser alternativa de poder. Cuando se le dio la oportunidad, como ahora, no ahorró en tomar todo el poder del Estado para lograr su objetivo. El ministro candidato exprimió los recursos públicos para convencer a votantes (el plan "platita" que incrementó el déficit en más de 1,5 puntos del PIB) y proliferar la campaña del miedo contra su adversario. 

"Lo único que le importa a Massa es llegar. No le importa cómo. Es uno de los políticos que más constancia tuvo para llegar a este momento. Y está dispuesto a hacer lo que tenga que hacer", reseñó un consultor ligado al peronismo que lo conoce muy bien. 

Massa es el candidato del status quo. Lo dejó muy en claro con sus acercamientos a la UIA y a los sindicatos. Incluso en la reunión del Consejo de Inversiones para el Comercio y la Producción (Cicyp), donde se paseó sonriendo a los empresarios, mostró el acompañamiento de sus aliados del sector privado como Francisco De Narváez (uno de sus principales financistas en las sombras de Massa y quien podría llegar a tener un importante cargo en el gobierno) y Jorge Pablo Brito, el presidente del Banco Macro e hijo del ya fallecido Jorge Brito al cual Massa llamaba "tío". 

El tigrense es quien tiene mayor apoyo empresario. Sin embargo, incluso dentro de ese círculo rojo rige la incertidumbre. "Hay que ver si puede hacer algo más de lo que vimos este año y medio, que fue muy flojo", sinceró un hombre de negocios que estuvo en Hotel Alvear. 

Los empresarios saben que incluso haciendo las cosas bien, la economía caerá el año que viene y la inflación será mayor a la de este año. "No es muy creíble que vaya a bajar el dólar y la inflación porque vamos a exportar más", replicó a los dichos del ministro.

El paso de Milei por la misma convocatoria, pero un día atrás, sorprendió por lo positivo. Se lo vio más moderado y menos disruptivo, algo que espanta a los hombres de negocios. El libertario les prometió, de ser elegido en las urnas, mantener un diálogo fluido con ellos y tener una línea abierta para escuchar sugerencias. "Creo que bajó el tono, mantiene su perfil técnico pero está tratando de demostrar que no es un loco, que es una persona con la cual se puede dialogar", decían desde el famoso Grupo de los 6. 

Otro empresario que forma parte del grupo de WhatsApp "Nosotros la Dolarización", que está en línea mayoritariamente con las ideas del libertario (si bien muchos otros no comulgan con esa idea), contó que la expectativa es que Milei termine ganando el domingo y "así se termine el kirchnerismo". Pero su mirada no es unánime. "En el grupo te diría que está parejo entre los que votarán a Milei y los que lo harán por Massa. Está ahí todo", apuntó.

En el mercado de apuestas, donde miles de personas ponen dinero para ver si la pegan en estas elecciones, Milei está 10 puntos arriba. Las casas de apuestas marcan 55% de probabilidades de que gane el libertario versus 45% de Massa. No es una encuesta, impublicable en medio de la veda, pero es una idea del sentimiento de aquellos que ponen plata apostando a distintos resultados. 

En la city la incertidumbre es total. La consultora 1816, muy cercana a los bancos, publicó sus impresiones. Dijo que el balotaje termina siendo entre Milei, que promete reformas pero no tiene estructura, y Massa, que tiene la gobernabilidad asegurada pero no garantiza reformas. 

"Lo positivo es que hoy ambos escenarios son mejores de lo que parecían pre primera vuelta, en el caso Milei por apoyo de parte del PRO (que volvió algo menos radical el perfil del libertario) y en el caso Massa por las definiciones aperturistas (Ministro de Economía de otro espacio y medio Directorio BCRA para oposición)", sostiene. Pero admite que hay dudas sobre los programas de los candidatos. "De modo que además del resultado el mercado estará muy atento a discursos y anuncios", apuntó.

Para la consultora de los ex Banco Mariva, hay dos caminos para Milei. A saber:

Milei insiste que su plan es dolarizar y que "no es negociable". El mercado duda si avanzará porque las reservas netas son US$ -10.500 millones, los pasivos en pesos del BCRA al CCL son US$ 37.500 millones y el país no tiene financiamiento. Solo parece posible dolarizar a un FX ridículamente alto, incluso mayor al FX al que dolarizó Ecuador (el doble que el histórico). 

Si quiere hacerlo, seguramente tendrá que hacerlo sin apoyo del Congreso, dado que tiene solo el 14% de Diputados, el 10% de Senadores y esos porcentajes apenas suben a 24%. Podría intentar un referéndum, aunque nada asegura conseguir el 50% de los votos de la población. Otra opción es dolarizar vía decreto, pero el Congreso podría voltear cualquier norma. En nuestra opinión, el escenario de dolarización es caótico en materia económica (sólo parece posible dolarizar con una hiper), financiera (los bancos tendrían pérdidas significativas por sus bonos en pesos aumentaría el riesgo de corridas bancarias, por la consolidación de encajes en dólares y pesos) y política (situación Congreso). 

El escenario Milei sin dolarización no es mucho más sencillo. Es que el plan de estabilización alternativo (que necesariamente requiere que el mercado confíe en la moneda local) tendría credibilidad limitado por la postura histórica de Milei. Si como parte del programa alternativo al ajustar los precios relativos la inflación sube a la zona de 30% mensual, el mercado dudará si no preferirá terminar dolarizando. 

Milei intentará dolarizar: es un escenario altamente riesgoso, pero si sale bien dará frutos a tiempo para influir en elecciones de medio término reversible.

Y dos caminos con Massa:

Massa es el pragmatismo total. Eso significa que podría dar un giro ortodoxo, pero también que el mercado percibirá que cualquier política es reversible. Dado su track record, necesitará dar señales de un cambio contundente e incluso quizás deba "atarse de manos" para ganar credibilidad. En lo fiscal habrá medidas para eliminar déficit (reducción de gastos e ingreso por impuestos) pero la encrucijada está en lo cambiario, dado que ahí el statu quo no existe. 

Lo menos disruptivo es desdoblar. ¿Lo bueno? No implicaría un shock enorme al principio. ¿Lo malo? La brecha sería alta, dificultando sumar reservas aun sin sequía (en 2021-2022, con agro récord, no se acumularon reservas), y el mercado podría percibir un desdoblamiento como una procrastinación de reformas, lo que evitaria que comprima el riesgo país, arriesgando una reestructuración de la deuda Hard Dollar en 2024/2025.

La otra opción es cuasi liberar el mercado de cambios al principio (una liberación completa la descartó el propio ministro), aprovechando que la oposición estaría atravesando un realineamiento y que (pensamos nosotros) en la interior del PJ no habría condicionamientos al inicio. Esta estrategia implicaría concentrar costos del ajuste en los primeros 6 meses de gestión, con el objetivo de llegar a la elección 2025 con la economía más normalizada (si sale bien). ¿Lo bueno? El PJ puede enfrentar las consecuencias de una devaluación importante. ¿Lo malo? Con datos a octubre de este año calculamos que la inflación necesaria para realinear precios relativos es de al menos 43%. 

Es posible que el plan de Massa ni siquiera esté diseñado aún y no hay señales evidentes acerca de qué puede estar pensando. Nuestra impresión es que tendrá una oportunidad importante de cambiar el rumbo al inicio del mandato, pero no está claro si decidirá transitar ese camino.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés