El Economista - 70 años
Versión digital

sab 18 May

BUE 12°C
Sergio Massa es la gran esperanza del Frente de Todos
Panorama

Batacazo, derrota digna o jefe de la oposición: dilemas del "Massa candidato" y una economía que se empioja

El ministro está en una posición expectante en la que se entrecruzan la estrategia electoral y los datos de la economía

Leandro Gabin 16 febrero de 2023

La inflación, que después del dato de enero y su aceleración en febrero (que continuaría también en marzo), empieza a generar tensiones en el oficialismo que podría perder a su único candidateable para las presidenciales. 

Los analistas políticos y los economistas empiezan a preguntarse si finalmente Sergio Massa tendrá los incentivos para pelear una contienda electoral o dejará pasar la invitación para otra ocasión. 

Si con el resultado de la gestión no alcanza para ser -a priori- competitivo, el tigrense tendrá la opción de inmolarse contra la oposición y aspirar a una derrota digna, o bajarse y contentarse con ser -muy posiblemente- el líder de la oposición a partir del 2024. 

"Empezó a perder volumen ese éxito que había logrado Massa", definió Carlos Melconian durante un webinar de Puente. "Estabilizar la inestabilidad no le hace ser competitivo en las elecciones", arriesgó el economista. 

Para "Melco", a la hora de la verdad, el ministro de Economía tendrá que evaluar si lo que hizo vale como para presentarse y eventualmente tener una derrota digna, "o irse para la casa". "Va a ver (Massa) donde ponerse en este ciclo terminado. Puede generar que el oficialismo no tenga candidato", advirtió. 

Claramente, la inflación condiciona. Ahora Economía dio un giro de 180 grados y se bajó de la marketinera idea de tener una inflación en torno al 3% en abril. Gabriel Rubinstein, el viceministro que habla (en Twitter) únicamente con el permiso explícito de Massa, posteó que "esperamos que, hacia fines de año, el IPC se acerque al 3%". 

El manto de realismo no es agorero para lanzar una candidatura que entusiasme y competir en agosto en las PASO. "La gente va a ir a votar con una inflación del 100%", aseguró Melconian y dijo que "este gobierno no puede bajar la inflación no porque no sepa, sino porque es su aliada, licúa todo".  

De la suerte del oficialismo, dice el analista político Gustavo Marangoni, hay que esperar a lo que diga Cristina Kirchner. Se espera lo que vaya a decir en el acto del 24 de marzo. En el peronismo se piensa dejará en claro hacia dónde tiene que ir el Frente de Todos en las elecciones. 

¿Hay chances de que quiera jugar? El especialista dice que el plan de acción de Cristina "lo tiene muy bien guardado" y habrá que esperar. Nadie descarta nada y la sorpresa es lo que la mantiene viva a pesar de las condenas judiciales y un gobierno (el suyo) que defraudó hasta al votante kirchnerista (que igualmente la volvería a votar tantas veces sea necesario). 

La mesa electoral del Frente de Todos que propuso el presidente es poco útil para definir la real estrategia, algo a lo que Marangoni calificó como una "reunión de consorcio". Alberto mantiene la idea de mostrarse líder cuando nadie en el armado político del oficialismo lo considera como tal. Hugo Yasky, de la CTA, fue muy olocuente cuando se le pregunta sobre las posibilidades del presidente: "Está en todo su derecho, pero el sabe que no es el candidato". 

Si no es Alberto, ni tampoco los gobernadores y Cristina en medio de sus problemas con la Justicia sólo actúa como veedora y armadora, ¿qué le queda al peronismo?

"Si Massa logra poner más o menos en caja la situación económica, el candidato es él. Sino, no importa quien sea porque con una situación económica como tener una inflación del 6% o más ya sabemos que el oficialismo perdería con cualquier candidato", explica Marangoni. 

Y dice que hay un dilema para el oficialismo: si no le va bien a Massa, qué hace el resto y cómo hace una campaña con una economía que va mal. "Si llega con una inflación un poco por debajo, quién le puede discutir al ministro que no es por su intervención desde el año pasado". Todo se juega ahí, y no tanto.

El otro factor para "Massa candidato" es la vicepresidenta. Cristina es una filosa observadora del resultado económico que está teniendo el tigrense y si bien sus referentes siguen "bancando" al ministro públicamente, nadie le da un cheque firmado.  "Me parece que de esa variable económica y de la valoración política que tenga Cristina (sobre Massa) saldrá la decisión de lo que suceda con el Frente de Todos", afirmó Marangoni. 

En la City también prendieron sus alarmas por el dato de inflación. Invertir en Bolsa (IEB) alertó que la economía entra en una fase de aumento en la nominalidad, caída de la actividad y drenaje constante de reservas. "Es un escenario complicado, sobre todo por ser 2023 un año electoral. De sostenerse el incremento de la nominalidad y dado el objetivo del gobierno de controlar la brecha cambiaria es posible que en los próximos meses la autoridad monetaria se vea forzada a una suba de tasas", señala. 

"Podemos imaginar lo que significa esto en una economía en franca desaceleración, con importaciones pisadas y en un año electoral en el que un salario real aún más deprimido es lo último que quiere el oficialismo. De esta manera creemos que las tensiones políticas se irán incrementando repercutiendo directamente en la coyuntura macro", sostuvieron en un reporte a clientes. 

La economía seguirá siendo piantavoto. El dilema es qué tanto y si en todo caso, el oficialismo puede pasar de unas PASO (o primer vuelta) con chances de revertirlo. No pudo hacerlo Mauricio Macri en 2019. ¿Podrá hacerlo el peronismo? 

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés