El Economista - 70 años
Versión digital

mar 27 Sep

BUE 25°C
Versión digital

mar 27 Sep

BUE 25°C
Lo que viene

Ajuste fiscal y procrastinación cambiaria: Massa teje apoyo internacional para su plan

El plan Massa sigue su rumbo. Rubinstein le aconsejó al ministro enfocarse en el tema fiscal sabiendo que no hay margen para un "saltito" del dólar.

"Todo parece indicar que los desafíos cambiarios permanecen intactos"
"Todo parece indicar que los desafíos cambiarios permanecen intactos"
Leandro Gabin Leandro Gabin 26-08-2022
Compartir

La agenda económica, de por sí compleja, se empieza a manchar con una situación política que genera incertidumbre en el mundo empresario y financiero. El pedido de 12 años de presión del fiscal Diego Luciani a Cristina Kirchner unió al peronismo mientras que la desafortunada aparición de Alberto Fernández en TN unió a la oposición (que no hace distinción entre halcones y palomas) y algunos diputados salieron a pedirle el juicio político al presidente.

En el medio, Sergio Massa confirmó su gira por Estados Unidos donde irá a verse cara a cara con Kristalina Georgieva por primera vez. Pondrá a prueba su margen de maniobra en medio de la crisis económica y, de escalar, un terremoto político en ciernes. 

Por ahora ajeno el vendaval político, el plan Massa sigue su rumbo: ajuste fiscal y procrastinación cambiaria. La primera es justamente para extender el status quo de la ficción existente con el dólar oficial. Gabriel Rubinstein, el flamante viceministro, le aconsejó a Massa enfocarse en el tema fiscal sabiendo que no hay margen para un "saltito" del dólar y mucho menos una devaluación más relevante.

De ahí que el consultor dice que la apuesta debería ser exagerar el apretón fiscal para que impacte en la brecha. Por ahora los dólares financieros siguen en torno a 300 pesos y el gap con el valor oficial vuelve inviable que ingresen divisas. El mal resultado del plan para que los sojeros liquiden US$ 5.000 millones fue el primer trago amargo para Massa y un choque directo con la realidad. Con la política no alcanza. 

Pero el resultado fiscal de julio mostró esa idea medular del equipo económico. Apostar todo al ajuste. "El principal pilar sobre el que ha estado trabajando el nuevo equipo económico es la búsqueda del equilibrio fiscal. Sin acceso al financiamiento externo y con un mercado de capitales locales que se enfoca en el corto plazo, la necesidad de cuadrar las cuentas fiscales es cada vez mayor. En julio se vieron ya las primeras señales de ese esfuerzo, con una reducción significativa del ritmo de expansión del gasto primario", dice MegaQM, la administradora de fondos comunes donde está Isela Costantini y Miguel Kiguel. 

En ese marco, creen que la meta de 2,5% de déficit primario para 2022 puede ser alcanzable, aun considerando que el impacto de la segmentación tarifaria es muy bajo este año. "Requiere esfuerzo, pero los niveles de inflación pueden ayudar a lograrlo", advierten. 

Mientras que el eje se mantiene en lo fiscal, el equipo económico viajará en septiembre a Estados Unidos para presentar su plan económico. Massa se verá con la número uno del FMI, funcionarios de la administración Biden y empresas petroleras, entre otros. "La misión apunta a consolidar apoyos en EE.UU. para la estabilización de la economía argentina y fortalecer las reservas a través de más mercados para las exportaciones nacionales, más inversiones productivas en sectores estratégicos como energía, gas, agroindustria, proteínas, servicios basados en el conocimiento, minoría y más ingreso de divisas por turismo receptivo", dijeron desde el Gobierno. 

Massa buscará el apoyo político del Gobierno americano cuando se vea con Juan González, asesor de Joe Biden para América Latina en el Consejo de Seguridad Nacional. El tigrense tiene una estrecha relación con el colombiano que se remonta desde hace tiempo.

Compartieron varias reuniones en Washington cuando el ahora ministro de Economía era el presidente de la Cámara de Diputados y buscaba apoyo de EE.UU .por el acuerdo con el FMI. E incluso en 2021 cuando González estuvo en la Argentina fue a comer un asado a la casa de Massa en el Rincón de Milberg. 

Pero el plato fuerte será el encuentro de trabajo entre Massa y Georgieva. El primer "cara a cara" entre ambos contará con la presencia, además, de los equipos técnicos del ministerio, integrado por Leonardo Madcur, Lisandro Cleri (ya confirmado en el Banco Central) y Marco Lavagna, mientras que podría sumarse Silvina Batakis. 

"Hay buena sintonía entre Massa y el Fondo porque vino (el ministro) a no dejar dudas que el camino es el del orden fiscal. Eso se lo había apuntado Kristalina a Batakis, que también entendía e iba por esa línea. Pero claramente es marcado lo que está haciendo esta gestión", sostuvo una fuente en Washington ligada al organismo. 

¿Eso hará que los multilaterales le suelten dólares e incluso que puede pedir plata del nuevo Fondo de Resiliencia y Sostenibilidad (FRS)? La vocera de Alberto Fernández confirmó que la Argentina solicitará la asistencia del organismo en el marco de su FRS, algo que empujó en su momento Martín Guzmán.

Pero, otra vez, será para maquillar las reservas porque son DEG y no dólares contantes y sonantes. Así, el Banco Central incrementará las reservas brutas pero no así su poder de fuego para intervenir o liberar más el cepo. Se cree que podrían llegar el equivalente a US$ 1.300 millones.

Las reservas brutas se mantienen en U$S 37.026 millones pero las reservas netas están alrededor de U$S 1.000 millones y las "líquidas" son ampliamente negativas (se habla de US$ 6.000 millones).

Esto, a pesar de que "mejoró" la performance de la mesa de dinero del Central con más cepo y menos demanda de divisas por energía. "Con las compras de los últimos días el BCRA vuelve a quedar positivo en la acumulación de divisas en 2022. La comparación con 2021 muestra que está US$ 7.300 millones por debajo de aquellos niveles", recuerda Aurum Valores. 

Pero el esquema de dólar-soja atrajo ventas por US$ 400 millones y resultó un completo fracaso en el sentido de adelantar flujos de dólares por prefinanciaciones de exportaciones. Está la expectativa de lo que será un nuevo esquema para ver si esta vez pueden tentar a que se liquide. El mecanismo de “dólar-soja” vence en apenas 6 días hábiles, lo que podría implicar novedades sobre mayores incentivos para los productores.

"Bajo esta dinámica, resulta muy difícil que el Gobierno pueda cumplir con la meta de septiembre de reservas netas. Esto puede enfrentar al Gobierno a su primer waiver con el Fondo Monetario en la siguiente revisión del acuerdo hacia fin de año, que implicaría algún tipo de compromiso para corregir los desvíos observados", asevera Delphos Investment. 

En este contexto, recuerdan que el endurecimiento del “cepo importador” dispuesto por el Banco Central finaliza el 30 de septiembre, lo que seguramente obligará a una reevaluación de estas restricciones a la luz de los efectos negativos sobre el nivel de actividad. "Todo parece indicar que los desafíos cambiarios permanecen intactos y el Gobierno deberá seguir explorando alternativas", afirman. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés