El Economista - 73 años
Versión digital

vie 19 Jul

BUE 12°C
En busca de la tercera

Qatar 2022: la última gambeta de Messi

A diferencia de los últimos torneos, el Mundial de Qatar se desarrollará a fin de año para evitar las temperaturas de hasta 50°C del verano qatarí

Lionel Messi.
Lionel Messi. -
21 diciembre de 2021

Entre el 21 de noviembre y el 18 de diciembre de 2022, se desarrollará en Qatar la XXII edición de la Copa Mundial de Fútbol de la FIFA.

A diferencia de los últimos torneos, que se celebraron entre junio y julio, esta vez se desarrollará a fin de año para evitar las temperaturas de hasta 50°C del verano qatarí. 

Sin embargo, aunque el período entre noviembre y febrero es considerado como la temporada de invierno en el país asiático, las temperaturas muchas veces superan los 30°C. 

Otra de las particularidades de esta edición es que, además de ser la tercera vez que un mundial se disputa en Asia (Corea y Japón 2002 y Rusia 2018), esta será la última vez en la que participarán 32 selecciones, puesto que a partir de 2026 pasarán a ser 48. 

Argentina ya se encuentra clasificada y Lionel Messi, reciente ganador del Balón de Oro, disputará, con 35 años, su quinto y probablemente último mundial e intentará conseguir la tan ansiada tercera copa para nuestro país. 

Según la FIFA, la inversión total será de US$ 1.696 millones, mientras que espera generar ganancias por casi US$ 4.000 millones. Se estima que un turista que desee asistir al evento deberá desembolsar, como mínimo, entre US$ 6.000 y US$ 10.000.

Más allá de la cuestión futbolística, habrá aspectos políticos y sociales a tener en cuenta. Por un lado, la religión oficial de Qatar es el islam y, por ejemplo, la homosexualidad es considerada un delito; las mujeres son discriminadas y el consumo de alcohol está muy restringido.

Sin embargo, Qatar es una de las naciones musulmanes más “moderadas”. En ese sentido, Nasser Al Khater, Director Eecutivo del comité organizador del torneo, dijo que la comunidad LGTB será bien recibida, aunque insistió en que no deben realizarse muestras de “afecto” en público. 

Por otra parte, las construcciones de las instalaciones durarán hasta pocos días antes de que se inicie la competencia. Por ello, es probable que continúe la polémica por las condiciones laborales de los empleados extranjeros. Diversas ONG han denunciado que los obreros trabajan en condiciones inhumanas y que hubo muchas muertes durante las obras. Otro problema puede ser el alojamiento para los fanáticos.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

MÁS NOTAS

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés