El Economista - 70 años
Versión digital

lun 27 May

BUE 8°C
#1

Historia de la Copa América: 1863 hasta 1916

Un recorrido histórico por las ediciones del torneo continental de selecciones más antiguo del mundo.

La Copa América es organizada desde 1916 por la Confederación Sudamericana de Fútbol (CSF)
La Copa América es organizada desde 1916 por la Confederación Sudamericana de Fútbol (CSF) .
Leandro Ezequiel Gómez 02 mayo de 2024

Estrellas interplanetarias. Competencia. Magia. Juego. Hazañas deportivas. Desilusiones impensadas. Megadifusión al instante. Pasión de pasiones. Negocio de negocios. El fútbol en su más genuina expresión.

Estamos a las puertas de una nueva edición de la Copa América, la competencia organizada desde 1916 por la Confederación Sudamericana de Fútbol (CSF). Los fanáticos del deporte más popular sólo tendrán ojos, durante tres semanas, para ver a la pelota impulsada por algunos de los más destacados futbolistas del mundo. Uno de ellos, acaso, el mejor de todos los tiempos.

Las que siguen son notas con la cronología del torneo continental de selecciones más antiguo del Mundo. Esta primera reseña inicia con los orígenes del fútbol en América de Sur y finaliza con la primera edición del Campeonato Sudamericano.

+ + +

El fútbol, casi igual en sus reglas deportivas a como lo conocemos hoy, se había estandarizado en Inglaterra hacia 1863. El primer torneo considerado oficial por The Football Association (FA) se realizó en 1871/72. Ese certamen, ganado por el Wanderers, es la actual FA Cup.

Aquel deporte que ya entusiasmaba en algunas partes de Europa ingresó a Sudamérica especialmente gracias a los marineros mercantes que surcaban el Atlántico. El Río de la Plata fue el primer gran receptor de los entusiastas practicantes, que esperaban llegar a los puertos de Buenos Aires o de Montevideo para divertirse luego de semanas en altamar.

Aunque quizás hoy parezca llamativo, en Brasil el desarrollo fue algo más tardío, especialmente porque los clubes británicos asentados privilegiaban el remo y el cricket, que eran muy populares en Río de Janeiro, San Pablo y Santos.

El fútbol sí llegó de los barcos, y lo hizo como entretenimiento al aire libre; como juego asociado. Pese a su origen, en tierras sudamericanas nacieron y se formaron desde niños los mejores futbolistas de la historia: nadie ha jugado por encima del nivel de Di Stéfano, Pelé, Maradona y Messi.

En los inicios, la terminología inglesa nombraba todo lo relativo al football y a los teams. También las palabras marineras: capitán, escuadra, cañonero, la defensa hace agua...

En 1867, el inglés Thomas Hogg, algo así como el abuelo del fútbol argentino, fundó el Buenos Aires Football Club, que suele ser considerado el primer club en Sudamérica dedicado a la práctica de este deporte. En esos años, el tendido de vías ferroviarias en Argentina era dirigido y llevado a cabo por británicos. Casualidad o no, así como en 1863 se habían consolidado las reglas del deporte, ese mismo año el Ferrocarril Central Argentino empezó sus operaciones. La fundación del BAFC se realizó en la calle Temple, que actualmente se denomina Viamonte. En esa misma calle, pero a unos 700 metros del lugar de aquella reunión inicial, tiene hoy su sede la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). En ese edificio descansan tres réplicas de la FIFA World Cup... y 15 de la Copa América.

El 20 de junio de 1867, en el barrio de Palermo, 16 integrantes del BAFC se dividieron en dos teams (Blancos y Rojos) y disputaron el primer partido en Sudamérica. La semilla había sido plantada.

El fútbol tomó un mayor impulso en 1884, cuando -también en Buenos Aires- el escocés Alexander Watson Hutton fundó el English High School, que fue la base del Alumni Athletic Club, hegemónico club multicampeón de inicios del siglo XX. A la vez, en Montevideo, en el English School, William Leslie Poole fundó el Football Associtation, que en 1891 se convirtió en el Albion FC, que actualmente compite en la segunda división uruguaya.

Copa América
ALEXANDER WATSON HUTTON (Glasgow, 1853 - Buenos Aires, 1936), fundador del English High School en Buenos Aires -antecedente del Alumni Athletic Club- y de la a Argentine Association Football League en 1891 (refundada en 1893). Fuente: Wikipedia.

Hacia 1889 había partidos entre los denominados "Buenos Aires Team" y "Montevideo Team", integrados por colectividades británicas. Aún así, son los antecedentes de uno de los enfrentamientos más apasionantes del planeta, el "Clásico del Río de la Plata", ese que disputan las selecciones de Argentina y Uruguay, ganadoras cada una de 2 medallas de oro de los Juegos de la Olimpíada, de 3 y 2 Copas Mundiales de la FIFA respectivamente y de 15 Copas América por bando.

Los clubes que se iban formando, todos con futbolistas amateurs -algo inimaginable hoy, en tiempos en que incluso los petrodólares ya casi dominan el deporte-, se agruparon para competir. Así surgieron las ligas, especialmente por ciudades, aunque en sus nombres llevaran acaso pretensiosamente, y a la vez, con visión de futuro, el nombre o gentilicio de cada país.

En 1891 se formó la Argentina Association Football League (AAFL), con Watson Hutton al mando. La Liga se disolvió en 1892 pero se reorganizó al siguiente año. Casi que puede decirse que los problemas organizativos del fútbol argentino -sí, hoy campeón de América, intercontinental y del Mundo- surgieron con su misma fundación.

Los demás países actualmente miembros de la CSF fundaron sus  federaciones en los siguientes años: Chile, en 1895; Uruguay, en 1900; Paraguay, en 1906, Brasil, en 1914; Perú, en 1922; Colombia, en 1924; Bolivia y Ecuador, en 1925 y Venezuela, en 1926.

El 22 de abril de 1904 The Football Association de Inglaterra afilió a la AAFL, lo que se difundió en Buenos Aires el 6 de junio. Por ese entonces, la FIFA tenía sólo tres semanas de vida. La comunicación de la FA incluía a clubes de Rosario y Montevideo.

Copa América
WILLIAM LESLIE POOLE (Londres, 1866 - Montevideo, 1931), fundador en 1884 del Football Associtation, que en 1891 se convirtió en el Albion FC. Fuente: "Conmebol. 80 años" (Asunción, Paraguay, 1996).

En Brasil, en 1898, se fundó el Athletic McKenzie College como primera institución para práctica de fútbol, en San Pablo. Ese mismo año se fundó el Hans Nobiling Quadro, y el primer partido lo disputaron al año siguiente los dos clubes. La liga paulista se formó en 1901. En Río de Janeiro, todavía capital del país, el desarrollo del fútbol fue más lento: los clubes británicos seguían apuntando en especial al remo. Los dos primeros partidos "Río de Janeiro vs. San Pablo" se jugaron en 1901, ambos en tierras paulistas. Para 1903 el fútbol era un boom en Porto Alegre. Los primeros torneos en las grandes ciudades brasileñas comenzaron a disputarse en la primera década del siglo.

Por esos años vinieron a Sudamérica los clubes ingleses Everton, Nottingham Forest, Totthenham Hotspur y Southampton, entre otros. El interés popular por el fútbol crecía a pasos geométricos.

El primer Argentina - Uruguay se jugó en 1901, aunque el primero oficial se disputó en 1905, con la Copa Lipton (empresa inglesa de té) en juego. El duelo inicial entre Argentina y Brasil se celebró en 1908, mientras que ese también cautivante clásico entre brasileños y uruguayos se jugó por primera vez en 1911.

Un año antes, en 1910, el doctor Ricardo Aldao, presidente de uno de los principales clubes de Argentina, Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires (GEBA), le propuso a la liga, liderada por Watson Hutton, que para las celebraciones del Centenario de la Revolución de Mayo se realizara una competencia de football. Ese fue el primer germen de lo que es hoy la Copa América de la Conmebol. Así, un evento político ocurrido hacía 100 años fue la excusa para organizar un torneo. La vinculación entre política y fútbol viene, así, desde hace más de un siglo.

La Copa Centenario Revolución de Mayo fue disputada en 1910 por los equipos de Argentina, Chile y Uruguay en Buenos Aires, en las canchas de los clubes Colegiales y GEBA. Fue la primera vez que más de dos equipos disputaban un trofeo. Argentina ganó los dos partidos y la copa. En el último match los locales vencieron a Uruguay 4 a 1, ante 8 mil personas, lo que sin lugar a dudas debe ser considerado un éxito.

Pese a esa experiencia positiva, el incipiente fútbol sudamericano atravesaba por problemas organizativos, en especial por las diferencias que había en los distintos países respecto a la cuestión "amateurismo vs. profesionalismo".

Por ejemplo, en 1912 en Argentina un grupo se separó de la Liga y creó la Federación (no reconocida por la FIFA): en la primera quedaron los clubes que propiciaban el amateurismo, y en la otra los que impulsaban la profesionalización. La división duró hasta 1915. Boca Juniors, Estudiantes de La Plata y Racing Club tenían jugadores uruguayos desde 1911, por lo que es claro que los profesionales iban encontrando su lugar en el mundo, aunque de un modo disfrazado. En 1919 se produciría otra división similar, que duraría hasta 1926 -en Uruguay hubo un cisma similar de 1922 a 1925-.

Argentina volvería a celebrar un Centenario en 1916: esta vez, el de su Independencia. Y se volvió a pensar en el fútbol para los festejos, como había ocurrido seis años antes. Para esta ocasión se invitó a Brasil. El Ministerio de Relaciones Exteriores donó la "Copa Centenario".

Para el cuadrangular llegó desde Uruguay  el dirigente (presidente de Montevideo Wanderers), y periodista Héctor Rivadavia Gómez, que fue el impulsor de que se formara una confederación de fútbol a escala sudamericana, idea que tenía desde hacía algún tiempo. Rivadavia Gómez adscribía al amateurismo en el fútbol.

Copa América
HÉCTOR RIVADAVIA GÓMEZ (Dolores, 1880 - Montevideo, 1931), periodista, presidente de Montevideo Wanderers y uno de los principales impulsores de la creación de la Confederación Sudamericana de Fútbol. Fuente: Conmebol.

El 2 de julio, ante 10 mil personas en las tribunas de GEBA, tuvo lugar su inicio la "Copa Centenario": Uruguay y Chile jugaron el primer partido. Uruguay ganó por 4 a 0. Los estadios ya se llenaban. Los seis partidos se disputaron en GEBA y Racing Club, en Avellaneda. Uruguay se coronó campeón el 17 de julio, tras empatar 0 a 0, en el último partido, con Argentina en la cancha de Racing Club.

El partido debía jugarse en GEBA el día anterior, pero la multitud que acudió generó un desmadre, y luego, cuando se supo que el partido se suspendía, incendiaron el estadio -de tablones de madera-. Los actos de violencia no son nuevos en el fútbol de estas tierras.

Uruguay alistó en esa virtual final a Saporiti, Benincasa, Foglino, Zibechi, Delgado, Varela, Somma, Tognola, Piendibene, Gradín y Marán. Argentina puso en cancha a Isola, Díaz, Reyes, Martínez, Olazar, Badaracco, Heissinger, Ohaco, H. Hayes, E. Hayes y Perinetti.

El goleador del torneo fue el uruguayo Isabelino Gradín, con tres tantos. La asociación de Chile dijo que Gradín era africano, y que por ello el equipo uruguayo no había cumplido las reglas. Felizmente, la CSF no dio curso a tamaño despropósito -además de que Gradín sí era uruguayo-. El jugador de Peñarol de Montevideo, insider izquierdo, causó sensación por sus cualidades futbolísticas y también porque era el recordman sudamericano de los 200 y 400 metros llanos.

Uruguay se coronó campeón gracias a sus victorias ante Chile y Brasil, mientras que Argentina derrotó a Chile pero empató sus otros dos partidos. Brasileños y chilenos empataron el partido restante.

Copa América
ISABELINO GRADÍN (Montevideo, 1897 - 1944), insider izquierdo de Peñarol, figura y goleador del primer Campeonato Sudamericano. Fuente: Wikipedia.

El 9 de julio, coincidentemente con el Centenario de la Declaración de la Independencia del virreinato del Río de la Plata, se fundó la Confederación Sudamericana de Fútbol (CSF), hoy también denominada Conmebol (término que no es una sigla sino un acrónimo cablegráfico, muy utilizado a principios del siglo XX). La idea del uruguayo Rivadavia Gómez -un visionario en la historia del deporte - se había corporizado. Así, la "Copa Centenario" se transformó en el primer Campeonato Sudamericano de fútbol. Esta, podría decirse, fue una improvisación feliz.

Este primer certamen se jugó con un formato que sería único hasta la edición de 1967 inclusive: todos contra todos (literalmente, una liga; o liguilla).

En el torneo de 1916 no se puso en juego la Copa América, porque el trofeo se adquirió recién al año siguiente en una joyería de Buenos Aires, a un precio de 3.000 francos suizos. Es la misma copa que se entrega hoy, más de un siglo después, al equipo campeón. Por no haber habido un trofeo en disputa, a aquel primer sudamericano oficial se lo denomina "extraordinario" o "extra", y no "Copa América". 

Copa América
Recorte del diario El Comercio, de Perú, que da cuenta de los incidentes previos a partido entre Argentina y Uruguay, que fue suspendido y se jugó al día siguiente, en la cancha de Racing Club de Avellaneda. Fuente: El Comercio.

El campeonato continental inicial de la historia había coronado a su primer campeón. Recién cuarenta años después se inauguraría otro certamen de esa escala: fue la Copa Asiática, en 1956. Luego vendrían las copas de África (1957); Europa (1960), que ya había celebrado 5 Copas de Clubes Campeones; de América Central,  del Norte y Caribe (1963), reunidos en la ConCaCaF, y Oceanía (1970).

En aquel lejano 1916 la FIFA tenía 23 asociaciones afiliadas (19 de Europa, 2 de América del Sur y 2 del América del Norte). Las selecciones formadas eran aún muy pocas. Además, era un tiempo sin aviación comercial. Y los futbolistas seguían siendo amateurs.

Precisamente, las divisiones en torno a la discusión por el  profesionalismo impedían una correcta organización y el buen desarrollo del fútbol. La división de la liga o asociación en cada país implicaba que los secesionistas fuesen desafiliados de la CSF y de la FIFA. Cualquier similitud con los actuales y cada tanto recurrentes amagues de algunos clubes europeos de formar una "superliga" paralela, fuera de la tutela de la UEFA, acaso no sea mera coincidencia.

En diciembre de 1916 se sortearon las sedes de los próximos Campeonatos Sudamericanos: se disputarían en Uruguay (1917), Brasil (1918), Chile (1919) y nuevamente en Argentina (1920).

Estaba más que claro: el Campeonato Sudamericano tendría muchas ediciones más. Y con ellas, se multiplicarían las historias, tristezas y hazañas.

Copa América
Selección de Uruguay de 1916, ganadora del primer certamen continental de fútbol de la historia. Fuente: Copa América.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

MÁS NOTAS

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés