El Economista - 70 años
Versión digital

vie 14 Jun

BUE 16°C
A 8vos y más allá

Fútbol total en el momento ideal

El equipo de Scaloni demuestra que no sólo puede tener un buen equipo titular sino que tiene uno de los ingredientes esenciales para competir en el fútbol actual: un plantel completo de jugadores de jerarquía

Lionel Messi está jugando su quinto mundial
Lionel Messi está jugando su quinto mundial
01 diciembre de 2022

Por Nicolás Piñón.

Fútbol en estado puro. Así fue la exhibición con clasificación de la Argentina ante la pobrísima Polonia. Y así es que la Scaloneta les confirma a todos que está a punto caramelo justo cuando en Qatar empieza el Mundial que todos quieren ver, el verdadero Mundial. Cuando las papas empiezan a quemar y los pingos se ven en la cancha. 

El hincha argentino presente en Qatar está enloquecido, desaforado. Tras la mejor producción futbolística, con 2-0 incluido, el equipo dirigido por Lionel Scaloni clasificó primero del grupo C y jugará el sábado a las 16 horas ante Australia.

El team de Scaloni viene in crescendo pero si hay algo que no cambió desde que se estrenó en tierra qatarí es el suspenso que le imprime a sus partidos. Además de asegurarse la clasificación en el último partido, algo con poca lógica por la escasa jerarquía de sus rivales, los tres partidos se le hicieron cuesta arriba. 

Sacando desde el vamos la derrota con Arabia Saudita, ante México se disfrutó tras sufrir y con Polonia no fue la excepción. Claro, en sendos triunfos la orquesta terminó a toda máquina con bombos, pito y trompeta y los hinchas de fiesta. 

Pero para que llegue el éxtasis ante Polonia al principio también hubo que cultivar la paciencia. Pero fue una paciencia bien trabajada. A diferencia del primer tiempo ante México, la Selección jugó un futbol de alto vuelo de principio a fin anoche. Y el principal responsable de ello tiene nombre propio: Lionel Scaloni. 

Sí, por sobre cualquier jugador, el técnico de la albiceleste tomó el toro por las astas y metió cambios pesados para salirle a jugar al equipo de Lewandowski. Adentro Enzo Fernández y Julián Alvarez y afuera Guido Rodríguez  y Lautaro Martínez. Y todos respondieron de la mejor manera. 

Así, el equipo de Scaloni demuestra que no sólo puede tener un buen equipo titular sino que tiene uno de los ingredientes esenciales para competir en el fútbol actual: un plantel completo de jugadores de jerarquía. Scaloni sabía que se jugaba un partido clave en su corta vida como DT de la selección y que debía jugarse un pleno. Y sin medias tintas metió a Alvarez y Enzo de titulares. Un gran acierto del DT, que reivindica su figura.

Lógicamente que enfrentar a un rival tan inexpresivo como Polonia ayudó para que la Scaloneta se luciera de principio a fin, pero igualmente es oportuno detenerse en la producción argentina. Básicamente, acorraló desde el vestuario a su rival, le creó situaciones de peligro constantemente y no recibió una sola jugada de riesgo en contra en toda la noche. 

¿Lógico dominar a Polonia? Puede ser. 

Sin embargo, el conjunto polaco, limitado pero disciplinado, le tejió una telaraña al argentino que pudo haberlo complicado más de la cuenta, la cual Argentina evitó muy bien. La trampa de los europeos, de cerrarse por el medio y llevar a la Argentina a jugar por los costados a tirar centros invitaba a la búsqueda fácil. Sin embargo, Lionel Messi y cía. apelaron al circuito de juego que más éxito le brindó a la Scaloneta en los últimos años: movilidad y juego por abajo, constantemente. 

Para ello, Enzo, Alexis Mac Allister y De Paul, los bastiones del mediocampo, fueron claves. Buena dinámica para mover rápido la pelota durante el 0-0, sentido común para direccionar las jugadas, buena lectura y criterio para saber cuándo acelerar, cuando dejar de tirar centros. Justo el mediocampo argentino era lo que más tenía a maltraer (en el buen sentido) a Scaloni y tras la actuación de estos intérpretes, el once inicial parece haber encontrado el punto de cocción exacto. 

La apuesta de Scaloni salió más que bien y Argentina suma argumentos para ilusionarse. Más y mejores herramientas para la caja de primeros auxilios de la Scaloneta.

Otro de gran labor fue Mac Allister, un acierto más del DT. El volante del Brighton inglés, con sobriedad, inteligencia y madurez, metió el 1-0 clave, minutos después de que Messi desperdiciara el penal y las dudas y viejos fantasmas empezaban a aparecer. Similar brillo tuvo Julián Alvarez, quien en su debut mundialista de titular, se cansó de tirar diagonales y liquidó a Polonia con un derechazo al ángulo tras asistencia de Enzo Fernández.

El entusiasmo tras el triunfo y la clasificación se empañó un poco al final sabiéndose que Angel Di María salió con una molestia muscular que quizás lo sacaría del duelo ante los australianos. 

Sin embargo, lo que es para aplaudir, además del logro del primer puesto en sí, es que la Selección está elevando su nivel cada vez más de la mano de un grupo amplio de jugadores donde las diferencias entre titualres y suplentes no se notan. Salud y fútbol para seguir soñando en Qatar. 

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

MÁS NOTAS

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés