El Economista - 70 años
Versión digital

vie 24 May

BUE 11°C
Se multiplican los casos

En EEUU también pasa: cortan los cables de los cargadores de autos eléctricos para robar el cobre

La red de supercargadores de Tesla sufrió hechos de vandalismo en diferentes puntos de California. El precio de este metal se eleva a medida que avanza la electrificación.

En EEUU también pasa: cortan los cables de los cargadores de autos eléctricos para robar el cobre
16 mayo de 2024

Es habitual encender la televisión y ver en las noticias que el alumbrado público de tal zona de Buenos Aires o Rosario está fuera de servicio debido al robo de cables. Incluso la semana pasada se originó un choque de trenes debido, en parte, a la falta de señalización en la zona por este motivo.

Cortar el cableado para luego vender el cobre es un recurso al que algunos delincuentes echan mano aún a riesgo de exponer su propia vida pero no es algo que sólo ocurre en nuestro país sino que se replica incluso en Estados Unidos, en zonas donde la marginalidad está en aumento.

En las últimas horas se viralizaron imágenes de un puesto de la red de supercargadores de Tesla totalmente inoperable a raíz de que sus cables fueron amputados.El video fue registrado en la zona de Vallejo, California pero lo mismo sucedió hace unos días en San Francisco.

No es un tipo de robo nuevo ya que se vienen sucedieron hechos desde 2022 no sólo en California (el estado donde hay mayor número de autos eléctricos) sino también en ciudades como Seattle, lo que obligó a las autoridades a tomar medidas y reforzar la seguridad.

Se estima que a pesar del importante grosor de los conductores, la mayoría es material aislante por lo que apenas quedan aproximadamente US$10 de cobre disponibles para la venta.

Tesla tiene la red de supercargadores de autos eléctricos más importante de Estados Unidos.
Tesla tiene la red de supercargadores de autos eléctricos más importante de Estados Unidos.

En contrapartida, el costo para reemplazar cada uno de estos elementos y volver poner en funcionamiento uno de estos tótems ronda los US$2.000 en materiales y US$500 en mano de obra.

El robo de cables aparece como una amenaza potencial y un nuevo escollo en la transición hacia la electromovilidad, en particular hacia Tesla que es el principal proveedor de este servicio.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés