El Economista - 70 años
Versión digital

mar 31 Ene

BUE 25°C
Versión digital

mar 31 Ene

BUE 25°C
Preocupación

Sequía: se perdieron 10,6 millones de toneladas de trigo y las lluvias siguen escaseando

El mal clima afecta a los productores y a las reservas del BCRA

Argentina dejaría de recibir divisas por algo más de US$ 4.000 millones
Argentina dejaría de recibir divisas por algo más de US$ 4.000 millones
13-12-2022
Compartir

La sequía sigue golpeando fuerte al campo y las lluvias intensas siguen sin aparecer: para esta semana se prevé el pasaje de dos frentes fríos que afectarían el centro oeste y norte del país con probabilidad de lluvias y tormentas de variada intensidad pero no se esperan precipitaciones significativas sobre la región pampeana, según el Informe Agrometeorológico Semanal del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta).

Las lluvias estarían por encima de la media sólo en el oeste de Cuyo y La Pampa, y el sudeste de Buenos Aires. Para el oeste del NOA, Cuyo y la región pampeana sur se prevén valores normales y para el resto del país se esperan valores inferiores para la época.

Si bien durante el fin de semana se registraron precipitaciones siguen siendo insuficientes y para rematar en el sudoeste de la provincia de Buenos Aires ocurrió una granizada que impactó en la zona que va desde Azul hasta Tapalqué y Saladillo.

La tormenta afectó a los lotes de trigo preparados para cosechar y los campos sembrados de maíz y soja.

El trigo es el más afectado y la pérdida estimada de 10,6 millones de toneladas generará importantes efectos en la economía nacional, de acuerdo a un informe de la Escuela de Economía y Negocios de la Universidad de San Martín.

El cereal es el tercer cultivo en importancia, por detrás del maíz y la soja. A la vez, es el segundo producto agrícola en importancia de volumen exportado, y el principal insumo para algunos de los principales alimentos en Argentina, como son los productos panificados, galletitas y pastas.

En consecuencia, se generan muchas actividades que giran en torno al trigo, como lo son el transporte de carga especialmente por camión, y los servicios agropecuarios.

La caída en la producción, tal como se presenta, equivale a una pérdida aproximada de 118.520 horas de trabajo de cosecha, razón por la cual la sequía afecta también al ingreso en las comunidades ligadas a la actividad agrícola y a la economía de su población.

"Desde el punto de vista fiscal, el descenso en la recaudación a valores de noviembre de 2022 en más de $43.000 millones sumados a los $80.460 millones por Derechos de Exportación tienen un importante impacto en las arcas públicas nacionales, como así también los casi $6.200 millones por Ingresos Brutos que perciben las provincias", detalló el informe.

En lo que respecta al impacto económico, de acuerdo con las estimaciones realizadas, la sequía implica alrededor del 0,6% del PIB, sólo a través del trigo. 

El país dejaría de recibir divisas por algo más de US$ 4.000 millones a precios del cereal a noviembre de 2022.

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés